Ovulación: Qué es, test, calendario y síntomas.

La ovulacion es un proceso complejo
Tiempo de lectura: 6 minutos

Si tus periodos son regulares o te has quedado embarazada sin dificultad, lo más seguro es que nunca le hayas dado demasiadas vueltas al complejísimo proceso fisiológico que es la ovulación.

En este proceso influye prácticamente todo, desde el estrés, a tus niveles de azúcar en sangre, el sobrepeso… también la hipertensión puede dificultar el embarazo, o que este llegue a buen término. Como este es uno de los problemas más habituales, te he enlazado un artículo sobre ello.

La ovulación, consiste en la liberación de un óvulo desde el ovario, y es imprescindible para que después éste pueda ser fecundado, dando lugar al cigoto, después al embrión y finalmente al feto y el bebé.

En una mujer en edad fértil y sana, este proceso se da todos los meses, y es la fase más importante del ciclo menstrual. Tras la ovulación el óvulo tan solo permanecerá viable entre 4 y 24 horas, como ves no es mucho tiempo.

¿Cómo se produce la ovulación?

Para que la ovulación se dé, deben de coordinarse diversas hormonas, que variarán su concentración en cada momento del ciclo menstrual. Esto trae telita, porque hay un montón, pero las más importantes para la menstruación son las siguientes:

Hormonas fundamentales:

  1. FSH u hormona folículoestimulante: que favorece que varios ovocitos comiencen a madurar dentro de sus folículos, en el ovario.
  2. Estrógenos: producidos por los folículos (entre otros lugares), inducen a su vez la producción de la hormona lutropina. Son responsables también del desarrollo de los caracteres sexuales femeninos.
  3. LH, lutropina u hormona luteinizante: que produce la liberación del óvulo del ovario, tras un brusco incremento de su concentración llamado pico de lutropina. Fundamental por tanto para que haya ovulación.
  4. Progesterona: es secretada por el ovario tras la ovulación. Sirve para preparar al endometrio y favorecer en él la implantación del embrión, si es que ha habido fecundación.

Cuando no hay fecundación los niveles de progesterona bajan desencadenando el desprendimiento del endometrio y con é el sangrado menstrual, pero… ¿Qué pasa si por cualquier causa no hay ovulación? Pues que se producirá insuficiente progesterona, y también se producirá un sangrado.

Por eso las mujeres pueden presentar sangrado menstrual, sin estar ovulando, lo que puede dar lugar a mucha confusión.

Respecto a las hormonas vamos a dejarlo aquí, que no quiero convertir este post en una clase de fisiología reproductiva… creo que fue por el profesor pero… te confieso que cuando me tocaron acababa con la cabeza como una peonza.

Después descubrí que, bien explicado, es un tema fascinante, complejo y casi misterioso por lo que aún nos falta por saber. Una muestra más de lo maravilloso que es nuestro cuerpo.

Por eso, por si te apetece saber un poco más sobre ello te enlazo el manual médico MSD, en su versión para profesionales, concretamente su apartado sobre ovulación y endocrinología reproductiva.

Los test de ovulación

Debido a que la edad a la que las mujeres nos proponemos ser mamás se ha retrasado, el uso de estos dispositivos se ha disparado, pues es bien sabido que con los años es más difícil conseguir un embarazo, y este tipo de test nos indican si se va a producir la ovulación, por tanto si estamos en los días en los que hay más probabilidad de embarazo.

Los test de ovulacion pueden ser dificiles de interpretar
Hay diferentes tipos de test de ovulación

Vamos a explicar esto. Por suerte para las que no quieren ser mamás, y por desgracia para las que sí quieren serlo, los días fértiles en la mujer son tan solo cinco (aproximadamente).

Esos 5 días coinciden casi exactamente con los 5 que preceden a la ovulación, pues el óvulo tan solo es viable durante un máximo de 24 horas.

La explicación a esto es sencilla, y es que los espermatozoides son viables 5 días dentro del aparato reproductor femenino.

Por tanto, si mantenemos relaciones sexuales dentro de los 5 días previos a la ovulación, la probabilidad de embarazo será mucho mayor que en cualquier otro día del ciclo.

Tipos de test

Hay distintos tipos de test de ovulación, pero  todos ellos se basan en medir la producción de la hormona LH, que como ya comentamos, cuando aumenta rápidamente, provoca la  ovulación.

Test digitales

Los test de ovulación más sencillos de usar son los digitales, que contienen una varilla que deberás poner en contacto con tu orina para que tome una muestra de ella.

Después se introduce esa varilla en un dispositivo electrónico que medirá los niveles de LH en la muestra.

Si son elevados te lo indicará con algún color llamativo o imagen, y esto querrá decir que la ovulación está cerca, por tanto nos encontramos en los días claves para conseguir un embarazo.

Test de varillas

Otro tipo de test de ovulación muy populares son los de varillas, considerablemente más baratos que los anteriores. Su inconveniente estriba en que son más difíciles de interpretar.

En este caso la varilla se pone nuevamente en contacto con la orina, para valorar los niveles de LH. En la varilla hay ya inicialmente una rayita de color, denominada “control”, junto a ella, al tomar la muestra de orina, aparecerá otra rayita.

Pues bien para que se considere que estamos en los días fértiles la nueva raya debe de ser de un color de igual intensidad, o mayor que la primera, la llamada control.

El problema está en que, en ocasiones, comparar la intensidad del color no resulta sencillo, por tanto pueden dar lugar a más errores.

Calendario de ovulación

Un aspecto muy importante a conocer es cuándo debe de realizarse un test de ovulación, y para ello debes conocer tu ciclo, y calcular, aproximadamente, cuando crees que será tu ovulación. A por ello.

El primer día de regla es en realidad el primer día de tu ciclo menstrual. Ahí es cuando tu cuerpo ha interpretado que no hay fecundación y entonces se produce el sangrado.

Al mismo tiempo, comienza  de nuevo la estimulación para la maduración de los ovocitos, y aproximadamente 14 días después, tan solo uno de ellos habrá finalizado su maduración, el óvulo, que saldrá de su folículo. Se ha producido la ovulación.

Si las mujeres fuésemos como un reloj de precisión, podríamos decir que la ovulación se da el día 14 del ciclo, contando desde el primer día de sangrado.

Calcular el día de ovulacion puede ser complicado
El calendario de ovulación ayuda a calcular tus días fértiles

Pero la realidad es que esto no es así ¡Qué más quisiéramos! Aunque en teoría el ciclo reproductivo de la mujer dura 28 días, lo cierto es que algunas suelen tenerlos más cortos, y otras más largos.

Se ha comprobado que la fase del ciclo menstrual que es más regular, es la fase luteínica, que es la que se sucede desde la ovulación, hasta el sangrado. Esta sí que suele durar 14 días en la gran mayoría de las mujeres.

Por eso para calcular nuestra ovulación es más sencillo tener en cuenta cuando creemos que comenzará nuestra menstruación, y a partir de ahí restar 14 días.

Ejemplo para calcular la ovulación

Para simplificar un poco todo esto, pongamos un ejemplo práctico para calcular el día de la ovulación. Imaginemos a una mujer que sabe que sus ciclos suelen ser de 26 días, un poco más cortos de lo teóricamente “normal”.

Supongamos que su último periodo ha comenzado en el día 4 del mes, por tanto calcula que el siguiente se dará el día 30, 26 días después.

Pues bien para calcular sus posibles días de ovulación debe tomar como referencia ese día 30, y restarle 14 días, que es lo que dura la fase luteínica, como te decía la fase de duración más estable, y que comienza justo tras la ovulación.

En este caso al día 30 del mes, al quitarle 14, nos da el día 16. Pues bien ese sería el día en el que más probabilidades tendría de ovular, y los 5 días previos, los más fértiles, especialmente justo los 2 antes de la ovulación.

Es por esto que los test de ovulación deben comenzar a usarse unos  5 días antes de cuando se calcula que será la ovulación, pero debemos saber que la ovulación puede retrasarse, y entonces deberá probarse durante varios días más.

En caso de que el test no indique ningún pico de LH, deberías consultar con tu ginecólogo por si no se estuviera dando la ovulación, te enlazo un post sobre la importancia de las revisiones ginecológicas, pues es mucho mejor prevenir que esperar a detectar un problema.

Síntomas: Cómo saber si estás ovulando

La práctica nos ha demostrado que las matemáticas no son todo lo útiles que nos gustarían para calcular cuando se produce la ovulación, y que incluso en mujeres con ciclos regulares, puede darse en diferentes días, un ciclo el día 12, otro el 17, etc…

Por eso otro buen consejo es tener en cuenta que, pocos días antes de la ovulación, el flujo vaginal se vuelve más fluido. Esto tiene todo el sentido desde el punto de vista reproductivo, pues así se favorece el desplazamiento de los espermatozoides.

Por otra parte también es cierto que tras la ovulación aumenta un poco la temperatura corporal, entorno a medio grado, pero si queremos conocer nuestra fecha de ovulación para ayudarnos a quedarnos embarazadas, con la temperatura llegaremos tarde.

¿Por qué? Pues porque como el óvulo puede permanecer viable muy poco tiempo, incluso solo 4 horas (máximo 24), es mejor que las relaciones sexuales se den previamente. Así que si te interesa, toma nota… Espero que este post te haya aclarado algunos conceptos y sobretodo que te resulte útil. Sí, sé que esto de las hormonas y la ovulación no es lo más sencillo que has leído últimamente, pero conocer lo complejo que es nuestro cuerpo, debería animarnos a cuidarlo ¿No te parece?