Peligros de las dietas y los métodos detox

En los últimos años se han puesto de moda las llamadas dietas detox o depurativas. Se trata de un tipo de dieta que puede ofrecer resultados impactantes a corto plazo, pero que tiene unos peligros que no podemos ignorar.

Cuando se habla de dietas desintoxicantes no estamos hablando de nada nuevo. Realmente, las dietas depurativas se vienen realizando a lo largo de toda la historia. Desde dietas basadas en el ayuno con contenido místico, hasta dietas basadas en la depuración del cuerpo a partir de determinados alimentos o sustancias.

Sin embargo, en los últimos años se han puesto muy de moda las dietas detox basadas en consumir solamente zumos verdes y dejando de ingerir alimentos sólidos.

De entrada, el hecho de dejar de ingerir alimentos sólidos no resulta en absoluto saludable para una persona sana. Existen dietas saludables como la dieta mediterránea que puede ayudar a alargar tu vida, pero todas ellas se basan en la ingesta de sólidos.

Es cierto que el resultado inmediato de este tipo de dietas puede ser impactante. El ejemplo más evidente es el de un documental que ha trascendido en los últimos años hasta convertirse en best seller. En dicho documental una persona se alimenta durante 60 días exclusivamente de zumos verdes, bajando su peso en cerca de 40 kilos y afirmando, haber sanado de una enfermedad alérgica previa. Visto desde la perspectiva de personas con sobrepeso, puede parecer una panacea, pero la realidad es muy distinta.

En primer lugar hay que tener en cuenta que el origen de este tipo de dietas se basa en cortos periodos de tiempo para su aplicación. Más de 3 días ya es mucho tiempo para no ingerir sólidos. Obviamente, el cuerpo humano puede aguantar mucho más tiempo, pero el precio físico que se paga por ello es elevado. En general, periodos prolongados basados en el consumo exclusivo de zumos verdes puede traer consigo graves déficits nutricionales en el mejor de los casos. De hecho, puede complicarse y producir alteraciones mucho más severas.

No sólo se dan casos de déficits nutricionales como decíamos, sino que se han registrado casos de hiponatremia, por exceso de agua y falta de sal en el organismo, principios de desnutrición, trastornos digestivos, trastornos psicológicos

Si bien es cierto que nuestro cuerpo produce toxinas, no es menos cierto que el organismo, sin ser un sistema perfecto, posee herramientas suficientes para librarnos de dichas toxinas. Un periodo corto de ayuno, o de ingesta de vegetales y fruta, puede ser hasta interesante desde el punto de vista de resetear ciertos hábitos nocivos en la alimentación. Lo que no es, en ningún caso, es la piedra filosofal que ayudará a que nuestro cuerpo esté en mejor estado. Por supuesto, multiplicado por más período de tiempo, el efecto negativo se incorpora.

Se habla mucho, de la gran reducción de peso que se puede llegar a obtener con este tipo de dietas. Pero se habla muy poco del enorme efecto rebote que trae consigo. Puede ser, ahí está el documental, que existan personas que sean capaces de pasarse a una alimentación saludable tras 60 días sin ingerir sólidos. Pero la gran realidad es que la inmensa mayoría de personas con trastornos alimentarios o con exceso de peso, no sólo vuelven a tener ganas de comer, sino que, la compulsión hacia el alimento aparece con mucha frecuencia. A todo esto, sumamos qué, si bien, la hidratación del cuerpo es absolutamente necesaria, un exceso de líquidos constante puede ser muy perjudicial.

No existen milagros en la alimentación. De la misma forma que no existen alimentos milagrosos, no existen dietas milagrosas. La mejor dieta para bajar de peso y encontrarse lo más saludable posible, es la que se prepara mano a mano con tu nutricionista. Son dietas que se ajustan a una alimentación sana, que se basa en el control de la cantidad de alimentos que ingieren y su calidad. Que van a requerir un cambio de hábitos alimentarios, la incorporación de ejercicio a tu vida, y, que no van a ser rápidas ni inmediatas, pero si eficaces.

Muchas veces, buscamos el camino más rápido para mejorar nuestra salud y caemos en trampas, medias verdades y soluciones milagrosas que no lo son tanto. En el caso de las dietas deportivas es sin duda una de estas medias verdades con las que debemos tener mucho cuidado.