Por qué abusamos de la comida basura y cómo ponerle remedio

Que abusamos de la comida basura es un hecho. Vamos a conocer un poco más los motivos por los que abusamos de este tipo de comida y las opciones que tenemos para ponerle remedio.

En la actualidad la comida rápida es una de las preferencias elegidas por muchas personas a la hora de almuerzo. Los motivos son muchos, y en algunos casos difíciles de erradicar y nos alejan de una alimentación saludable que, como puedes comprobar aquí, se debe basar en una pirámide nutricional lógica.

Por qué comemos tanta comida basura

Se trata de comida que generalmente ofrece un precio accesible, esto la acerca mucho a las personas jóvenes, pero también a todo tipo de edades. Por otro lado a diferencia de otras opciones, el acceso a este tipo de comida es muy sencillo, bien a domicilio, bien en locales durante largos periodos de tiempo, incluso fuera de horarios habituales de comida.

Una población cada vez más urbana, una vida cada vez más rápida, y la necesidad de ahorrar tiempo, es el contexto en el que se mueve como pez en el agua la comida basura. Pero, por supuesto, hay mucho más.

Los ingredientes con los que se prepara la comida basura modifican nuestro comportamiento hormonal y nos incitan a seguir comiendo, es una suerte de adicción incluso cuando nuestras necesidades ya están satisfechas. Aquí se incluyen cuestiones como los altos niveles de azúcar y sal con los que estos alimentos se preparan y que inhiben la sensación de saciedad en el organismo. Determinados zumos industriales o refrescos son una parte importante también de la comida basura ya que contribuyen a lo anterior.

Es decir, se nos presenta una comida que resulta barata, cuyos ingredientes generan una incitación a comer más de lo necesario, y en cuya preparación el aporte calórico suele convertir estos alimentos en bombas hipercalóricas, en las que la presencia de grasas malas para el organismo es tremendamente abundante. Pero aquí no se acaban los motivos por los que nos sentimos inclinados a comer este tipo de alimentos.

La exposición publicitaria a la comida basura es enorme. El despliegue de anuncios en todo tipo de medios y soportes no recuerda de manera constante su presencia, su disponibilidad, y, su bajo precio. Esta enorme plataforma publicitaria global hace que convivamos de manera directa con la comida chatarra prácticamente a todas horas.

Ten en cuenta que la comida basura es lo opuesto a una dieta saludable. Aunque no se le conceda una atribución directa, una alimentación basada en este tipo de productos se asocia con la aparición de enfermedades graves como diabetes tipo 2, hipertensión, determinados tipos de cáncer… Y, desde luego, con una de las plagas más importantes del siglo XXI la obesidad que se cobra anualmente millones de vidas.

Parece por tanto claro que deberíamos tratar de evitar la tentación de esta comida, pero, no resulta tan sencillo. Vamos a repasar algunas claves que nos pueden ayudar a la hora de abandonar el hábito de esta mala alimentación.

Cómo alejarse de la comida basura

Como ya hemos indicado no va a resultar fácil, sobre todo si eres un habitual de este tipo de comidas, dejar la comida basura. Pero hay una serie de pautas que puedes seguir para lograrlo.

En primer lugar debes tomar conciencia de lo que este tipo de alimentación supone para tu organismo. Si no entiendes que la comida basura no te beneficia, al contrario, te perjudica y mucho, va a ser difícil que te propongas abandonarla. Por tanto, estudia si quieres un poco más la relación directa entre una mala alimentación y una mala salud. Una vez tomada la decisión comienza el proceso.

En primer lugar debes deshacerte de todos los alimentos procesados industriales o comida basura que tengas en casa. Es más, si es posible elimina los contactos de reparto a domicilio y no aceptes publicidad de este tipo de alimentos. Es cierto que los vas a seguir teniendo a mano si quieres, pero, cuanto más los alejes de tu entorno directo mejor.

Una vez hecho lo anterior deberías dar un paso algo complicado, por los ritmos de vida que seguimos hoy en día, pero que sería fundamental: cocina tus propios alimentos. El recurso a la comida basura en muchos casos tiene que ver con la falta de tiempo, o con el descuido a la hora de haber preparado tu comida. Busca un espacio entre tu tiempo para cocinar, usa el congelador para guardar platos cocinados, y, si trabajas fuera de casa, puedes utilizar fiambrera para llevar tu propia comida. Si no te queda más remedio que comer fuera de casa elige siempre menús equilibrados, aléjate de las grasas, y por supuesto de la comida basura. Además, como puedes comprobar en este artículo, realmente cocinando en casa puedes ahorrar dinero.

Trabaja tu ansiedad y estrés. Las personas con mayor inclinación a comer de manera compulsiva comida basura suelen presentar ciertos trastornos de ansiedad. Esto hace que sea, transitoriamente, satisfactorio acudir a la comida rápida, pero, como ya sabemos el remedio será peor que la enfermedad. La práctica del ejercicio, y aquellas actividades que contribuyan a trabajar nuestros niveles de ansiedad como la meditación, el yoga, etcétera, pueden ser ideas buenas en tu cruzada contra la comida basura. Si tus niveles de ansiedad se disparan cuando dejas esta alimentación y tienes ganas de darte atracones es que estás cerca de la adicción a la comida, si no estás en ella ya, en este caso es muy recomendable acudir a tu médico.

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.