Tipos de pruebas diagnósticas que debe cubrir un seguro

Tipos de pruebas diagnósticas que debe cubrir un seguro

La comodidad y tranquilidad de acceder a una prueba diagnóstica cuando la necesites es uno de los beneficios de tener un seguro médico. Esta rapidez es un punto diferencial para muchas personas.

Una prueba diagnóstica es cualquier tipo de examen que sirva para diagnosticar una enfermedad, patología o diagnóstico. Como ves, una definición muy amplia que incluye muchas cosas. Lo importante para ti es que tu seguro de salud cuente con las pruebas diagnósticas que es más probable que necesites a lo largo de tu vida.

Un buen seguro incluirá pruebas de diagnóstico básicas y generales como análisis de sangre y radiografías. Se trata de dos test relativamente simples y que proveen información de gran utilidad sobre diferentes enfermedades o afecciones.

Queremos cuidarte estés donde estés. Servicio de telemedicina 24 horas, 365 días del año

¿Qué tipos de prueba diagnóstica no debe faltar en tu seguro?

Existen diferentes tipos de prueba diagnóstica para recabar información sobre una dolencia o patología. Las hay muy simples y rutinarias. Algunas incluso se hacen como parte del reconocimiento anual dentro del seguro de salud.

Por ejemplo, con el seguro de salud Aegon Conecta el reconocimiento anual ya cuenta con análisis de sangre, de orina y un electrocardiograma. En otras palabras, tres pruebas de diagnóstico básicas, pero de las que se pueden extraer muchos datos sobre tu estado de salud.

Además de esas, hay otros medios de diagnóstico y pruebas que es interesante revisar y sumar a tu seguro. Estas son las más importantes.

1. Pruebas de laboratorio

Los análisis de laboratorio clínico y pruebas de diagnóstico son un tema nuclear en cualquier seguro de salud. Estas pruebas de laboratorio y análisis clínicos incluyen las básicas que has visto y también deberían sumar laboratorio con pruebas bioquímicas, enzimáticas y radioinmunoensayo.

2. Anatomía patológica y citología

Este tipo de prueba diagnóstica analiza las células de tejidos y tumores cuando se trata de anatomía patológica.

Es una de las pruebas diagnósticas del cáncer y en el caso del cáncer cervical se puede realizar a través de una citología vaginal o test de Papanicolau. Este test sirve para detectar cáncer de cuello uterino.

Las pruebas de anatomía patológica van más allá del cáncer de cérvix y pueden detectar otras patologías.

3. Pruebas de cardiología

Los exámenes cardiológicos del seguro médico pueden ser de lo más variado, igual que las enfermedades del corazón.

Entre las pruebas diagnósticas que el seguro de salud debería incluir figuran el cateterismo cardíaco, ecocardiografía, electrocardiografía y las pruebas pruebas de esfuerzo. Este último examen debería parte del reconocimiento anual de un seguro de salud que apueste por la medicina preventiva.

4. Endoscopias

Las endoscopias utilizan un endoscopio para que el médico especialista pueda ver lo que hay dentro de tu cuerpo. Hay diferentes tipos de endoscopias según la parte del cuerpo y organismo que se estudie.

Las endoscopias que debe incluir el seguro son las bronquiales, digestivas y urológicas.

5. Medicina nuclear

Las pruebas de medicina nuclear forman parte de las pruebas diagnósticas en el cáncer. Entre los test que se pueden hacer figuran estudios nucleares con gammagrafías de hígado y vías biliares, tiroides, óseas, pulmonares y cerebrales.

Las pruebas diagnósticas del seguro también deberían incluir la tomografía por emisión de positrones (PET) que se usa para diagnosticar cáncer, enfermedades cardíacas y trastornos neurológicos.

cosas más que debes revisar

6. Pruebas de neurofisiología clínica

Esta especialidad médica se centra en el sistema nervioso. Los test diagnósticos de un seguro en este ámbito serán electroencefalografía, electromiografía, potenciales evocados y polisomnografía.

7. Pruebas de diagnóstico por imágenes

Aquí están las pruebas diagnósticas radiológicas. Estos test permiten al médico ver el interior del cuerpo como medios como las mamografías o la radiología, que puede realizarse de forma general, con contraste o de forma invasiva o intervencionista.

8. Densitometría ósea

Son los exámenes de densidad ósea también llamados DXA o absorciometría de rayos X de energía dual. A través de él se pueden descubrir indicios de osteoporosis y tomar medidas para evitar futuras lesiones.

9. Ecografía Doppler

Son las ecografías tradicionales que sirven tanto como pruebas diagnósticas en el embarazo como para detectar otros problemas. Un Eco-Doppler permitirá detectar problemas en el flujo sanguíneo como arterias ensanchadas o bloqueadas.

10. Pruebas diagnósticas en el embarazo

Además del eco-doppler, los medios de diagnóstico prenatal incluyen ecografías, que pueden ser tradicionales o en 3D y 4D.

Llegado el caso, también deberán incluir punciones como la amniocentesis en caso de ser necesario o sistemas alternativos menos intrusivos.

11. Resonancia magnética

La resonancia magnética puede detectar tumores en diferentes zonas del cuerpo, así como enfermedades hepáticas y problemas cardíacos.

Dentro de los medios diagnósticos de tu seguro de salud Aegon Conecta se incluye, además, la resonancia vertical.

seguro de salud

12. Punciones y aspiraciones de órganos

Las punciones y aspiraciones sirven para extraer tejido o líquido que después podrá ser analizado mediante pruebas de laboratorio.

13. Tomografía axial computarizada

Esta prueba diagnóstica muestra imágenes de los órganos, tejidos blandos y huesos de tu cuerpo. A diferencia de la resonancia magnética, se realiza con una máquina de rayos X y las hay de diferentes tipos. Con tu seguro Aegon Conecta tendrás hasta la de 64 cortes.

Dos cosas más que debes revisar

Conocer las pruebas diagnósticas del seguro está bien, pero no deberías quedarte ahí. Y es que, una cosa es las pruebas que incluye y otra diferente cuándo podrás utilizarlas.

Para asegúrate de que las tendrás cuando las necesites y sin esperar hay dos cosas que debes revisar.

  1. La primera es qué pruebas forman parte íntegra del seguro y cuáles necesitan una autorización especial. Las primeras serán siempre más rápidas, mientras que las segundas estarán supeditadas a la evaluación de la aseguradora sobre tu caso.
  2. La segunda cuestión que debes evaluar es el periodo de carencia del propio seguro. Los periodos de carencia son el espacio de tiempo que pasa desde que contratas el seguro hasta que puedes usar todas tus coberturas.

Es habitual incluir estos plazos para evitar que se contrate el seguro por un tema puntual e inmediato. Un ejemplo son los periodos de carencia en el caso de embarazo y parto, aunque también se pueden aplicar a otras pruebas diagnósticas.

Consulta los periodos de carencia de tu seguro antes de contratarlo y cuenta con que todas las pólizas tendrán alguno.

Con el seguro Aegon Conecta podrás acceder a todas las pruebas diagnósticas más habituales y otras adicionales por un precio limitado y con periodos de carencia muy acotados. Descubre tu precio.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.