Si no te gusta comer verduras, ¡bébetelas!

Aegon - Si no te gusta comer verduras, ¡bébetelas!

“Un idealista es un hombre que, partiendo de que una rosa huele mejor que una col, deduce que una sopa de rosas tendría también mejor sabor “. Ernest Hemingway.

Las verduras son esos maravillosos alimentos llenos de vitaminas, minerales y fibra que tantísimos beneficios aportan al organismo. Sin embargo, un sector muy amplio de la población reniega de ellas. Su alejamiento de los sabores dulces tan deseados o de la jugosidad de otros productos alimenticios hace que resulten poco atractivas para los consumidores. Son sus múltiples posibilidades culinarias las que han ayudado a que se introduzcan con más consistencia en nuestra dieta. Entre estas variantes, siendo todavía grandes desconocidos, se encuentran los zumos y los batidos vegetales. Son de sobra conocidas las ventajas de los zumos y batidos de frutas, ya que forman parte de la rutina alimenticia de muchas personas; en cambio, no se aprecia en su justa medida las propiedades de estas bebidas, cuando su ingrediente principal son las verduras y hortalizas.

DIFERENCIAS ENTRE LOS ZUMOS Y BATIDOS VEGETALES

Por diferenciar levemente entre los zumos y los batidos y para que se pueda entender la pequeña diferencia en los beneficios que aportan, es importante aclarar que los batidos incluyen la pulpa del alimento en cuestión, mientras que los zumos presentan el producto exprimido. Por ello, los batidos tienen más fibra que los zumos. Para la elaboración de los batidos, suele ser necesaria la inclusión de un líquido que mejore la textura y favorezca la mezcla. Ese líquido generalmente es agua, aunque también suele utilizarse leche o incluso otros zumos.

La elaboración de zumos y batidos vegetales permite la obtención de todas las propiedades de sus ingredientes, eliminando las barreras que suponen en muchos casos las texturas y los sabores de las verduras.

Propiedades

Si queremos aprovechar al máximo las propiedades de estas bebidas, no tenemos más que elegir adecuadamente los ingredientes en función de los objetivos que pretendamos conseguir. Por ejemplo, obtendremos enormes propiedades antioxidantes y muchos beneficios para la vista y para la piel en aquellos que lleven zanahorias y tomates. Tienen propiedades diuréticas  los que contienen apio; y son laxantes y digestivos los que tienen acelgas. No podemos olvidar tampoco la función preventiva de ciertas enfermedades que poseerían estas bebidas si tuviesen como ingrediente el brócoli.

Con todos los batidos conseguiremos una mejora del tránsito intestinal, favorecida por la cantidad de fibra que contienen; lo cual ayuda también a la depuración del organismo.

Uno de los mayores aportes nutricionales de este tipo de bebidas lo obtenemos en su bajo contenido calórico. La cantidad de nutrientes que posee por caloría es muy elevado, ayudando de este modo a conseguir las cantidades diarias aconsejadas por la OMS de los diversos nutrientes manteniendo en niveles bajos el contenido calórico de la dieta.