Yoga: posturas para antes de dormir, cuidar la espalda y reducir el estrés

Aegon practicando-yoga-naturaleza

“Hay algo tan necesario como el pan de cada día, y es la paz de cada día; la paz sin la cual el mismo pan es amargo.» Amado Nervo

Yoga es un término sánscrito que significa unión. El concepto tiene dos grandes aplicaciones, por un lado, el conjunto de disciplinas físicas y mentales que se originaron en la India y que buscan la perfección espiritual y la unión con lo absoluto, y por otro lado, el yoga está formado por las prácticas modernas que derivan de dicha tradición hindú y que promueven el dominio del cuerpo y una mayor capacidad de concentración

Entre los numerosos beneficios del yoga podemos encontrar la activación energética del organismo, la mejora de la flexibilidad de músculos y articulaciones, aumento de la forma física, ayuda a la mejora de la respiración.

Considerado un ejercicio físico que trabaja diversas zonas musculares y regula la respiración, el yoga ayuda a liberar tensiones y fomenta la relajación. Esta circunstancia en muchas ocasiones puede traducirse en efectos fisiológicos concretos que favorece el sueño, la digestión y mejora los síntomas del estrés, entre otros. Además, dentro de las posturas, o asanas en su propia terminología, incluidas en la práctica del yoga podemos encontrar algunas específicamente indicadas para la consecución de objetivos concretos.

De este modo podemos encontrar la Balasana o Postura del Niño  o la Uttanasana como posturas que ayudan a combatir el estrés y la ansiedad o Baddha Konasana o postura  de ángulo ligado para combatir el insomnio y favorecer el sueño.

Existen muchos centros especializados que ayudan en la iniciación de estas prácticas. Es importante saber elegir y seleccionar el lugar y la persona con la que comenzar a sumergirse en el mundo del yoga, ya que aunque son inmensamente contrastados sus beneficios, una mala ejecución de las posturas o un exceso de intensidad en las mismas puede provocar que no se consigan los efectos deseados pudiendo incluso llegar a provocar diversos tipos de lesiones.

En la red podemos encontrar diversos manuales y viñetas ilustrativas que indican paso a paso como ejecutar los distintos asanas. Esta información puede ser de mucha utilidad para aquellas personas que, habiéndose iniciado ya en esta disciplina, han adquirido cierta destreza en la ejecución de los movimientos y en las técnicas de respiración y posturales, pero no así para el que se inicie por primera vez, ya que son muchos y diversos los aspectos que han de tenerse en cuenta para hacer de la práctica del yoga una costumbre saludable de la que se puedan exprimir al máximo todos los beneficios que ofrece.