Claves para ahorrar en la vuelta al cole

claves para AHORRAR VUELTA AL COLE

Aunque pueda parecer que la vuelta al cole aún queda lejana, lo cierto es que en poco más de un mes nuestros hijos volverán a retomar la actividad lectiva. Y con ellos llegan los gastos de inicio de curso.

Ahorrar en la vuelta al cole primeros pasos

Puede que te parezca un poco alarmista comenzar ya mismo a preocuparte por estos gastos, pero, como suele ocurrir con muchas cosas, la antelación es un elemento clave para ahorrar en la vuelta al cole. La vuelta al cole afecta más a los padres que a los hijos, asumir los gastos que va a generar es uno de los motivos.

De hecho, si ya has aprovechado parte de la rebajas de verano para algunas compras relacionadas con el inicio del curso, ya estarás poniendo en práctica esta idea de anticiparse al gasto.

Probablemente ya estemos pensando en  preparar la salud de los niños para la vuelta al cole, esto es sin duda muy necesario. Pero, también es importante que te preocupes por la salud de tu bolsillo, ten en cuenta que los gastos de inicio de cursos son uno de los gastos estacionales más elevados

Puede parecer demasiado evidente, pero, lo primero que siempre debemos hacer es planificar al máximo lo que realmente vamos a necesitar adquirir. Dejar para última hora todas las compras es sinónimo de gastar más de lo necesario, máxime cuando nos dejamos llevar por los propios impulsos de los niños. Piensa en los costes añadidos que en determinadas marcas o recursos comerciales añaden a mucho material escolar como mochilas, carpetas, ficheros, etc.

Por tanto, lo primero es calibrar de manera clara lo que se necesita. Y en segundo lugar, de lo que se necesita, calcular qué es lo que se tiene y qué es lo que hay que adquirir.

Una vez tenemos claro lo que nos hace falta y no tenemos, podemos realizar una actividad de información entre nuestros familiares y amigos. Puede que ese material, esa prenda o cualquier cosa necesaria para la vuelta al cole ya lo tenga alguien que no lo va a utilizar. Existen en Internet espacio de intercambio incluso para personas que no se conocen pero que desean intercambiar materiales, ropa, etcétera.

Dado el paso anterior llega el momento de ponerse a comparar precios. Debes tener en cuenta que las diferencias de precios pueden ser realmente elevadas. Y aquí, también hay que tener en cuenta que lo que se busca no es siempre lo más barato sino una relación calidad precio lo más ajustada posible. De nada sirve adquirir un producto barato que vamos a tener que reponer por desgaste o rotura al cabo de poco tiempo.

Si no se puede acceder a programas de gratuidad o de intercambio sobre los libros de texto, hay que buscar las opciones más económicas. Generalmente estas nos las vamos a encontrar o en las librerías en Internet o en las grandes superficies.

Promociones financiación becas

Cada vez encontramos con mayor antelación promociones orientadas a la vuelta al cole. O incluso, podemos encontrar promociones no específicas que pueden encajar bien con nuestras necesidades. Se trata, en definitiva, de acumular el máximo nivel de ahorro posible sobre todo lo que tengamos que adquirir, recuerda, todo lo que ya hemos listado anteriormente y a lo que no podíamos acceder en gratuidad o en intercambio.

En caso de necesidad podemos tratar de acudir a la financiación como herramienta para acceder a las compras que necesitamos realizar. Sin embargo, financiación y ahorro no suelen ir unidos de la mano. Por tanto, antes de acudir a cualquier tipo de financiación para las compras de la vuelta al cole deberías conocer bien los detalles de lo que se te ofrece. Lógicamente, si la propuesta es un aplazamiento del pago sin intereses, puede resultar interesante fraccionar el gasto y repartirlo en varios meses. Algunas grandes superficies ofrecen un modelo similar de financiación, que, incluso en algunos casos, proponen un aplazamiento del pago inicial.

Por supuesto, las becas y las posibles subvenciones son una parte interesante que deberías repasar a fondo. Infórmate bien de todas las posibles ayudas a tu alcance, y de las que tu familia es susceptible, puede suponer un ahorro más que importante.

Repensar los gastos que das por sentado

Esta parte tal vez sea la menos evidente, y, sin embargo, puede marcar una diferencia incluso superior a las demás. Por ejemplo, si nos centramos en el transporte escolar. Damos por sentado en muchas ocasiones el gasto que supone y no nos paramos a plantear alternativas posibles, alternativas que tal vez no sean sencillas pero que pueden darse. Lo mismo ocurre cuando hablamos del comedor, o de gastos extra escolares.

Realmente, de lo que se trata es de analizar a fondo hasta qué punto podemos plantear alternativas a todo esto. A veces están más cerca de lo que parece y suponen un ahorro que compensa de lejos la comodidad que este tipo de servicios pueden llegar a ofrecer