Cómo la nueva Ley Hipotecaria afecta a la contratación cruzada de productos

cambios ley hipotecaria

La nueva Ley Hipotecaria ha nacido con el objetivo principal de proteger al consumidor.

Lo hace en aspectos tan importantes como el deber de información previa y la obligación de consulta con hasta diez días de antelación de toda la documentación ante el notario. También busca la formación de precios más transparentes, especialmente en el caso de costes de demora, que no castiguen al ciudadano.

Por todo ello, también ha legislado sobre un aspecto polémico y abusivo: la obligatoriedad de contratar productos para conceder una hipoteca. El cambio y diferenciación clara entre la vinculación obligatoria, que queda eliminada, y la regulación de la contratación opcional de productos para mejorar las condiciones de la hipoteca se ha convertido en un punto esencial de la nueva Ley Hipotecaria como a continuación explicamos.

Voluntariedad de contratación a beneficio del consumidor

La contratación obligatoria de seguros (vida, hogar, protección de pagos, …), cuentas bancarias, tarjetas e incluso planes de pensiones se había convertido en una práctica muy común en muchas entidades financieras. El problema principal es que como era condición obligatoria esta vinculación llevaba a dificultar la baja de estos productos, que en muchos casos suponían a la larga un sobrecoste para el consumidor. Incluso se aseguraban el pago en productos como seguros de vida abonando su totalidad como prima única en el momento de contratación de la hipoteca (a veces hasta se financiaba este desembolso a través del préstamo).

Con la entrada en vigor de la nueva Ley Hipotecaria estas prácticas quedan prohibidas. El cliente tiene libertad para elegir con quién y cómo contratar estos productos y buscar la oferta que por precio y condiciones sea la más beneficiosa.

Cómo se regula la contratación de productos ahora

Esto no significa que se prohíba que el prestamista ofrezca seguros que conlleven una mejora en el precio (interés y/o comisiones) de la hipoteca, pero si cambia radicalmente el escenario para que quede claro esta voluntariedad.

Ahora el producto no es vinculado (obligatorio), es combinado.  Por todo ello se debe informar claramente de sus beneficios y riesgos y proporcionar escenarios simulados cuando proceda. También se desglosa el coste de cada producto o servicio y se separa siempre entre al menos dos ofertas. Una primera, con las condiciones de la hipoteca sin la contratación de estos productos y al menos otra con los costes y condiciones si se contratan estos productos opcionales.

Los seguros y la nueva ley Hipotecaria

Por ser el producto más importante en esta contratación cruzada, los seguros se merecen una mención especial. Así, la nueva Ley detalla que si se decide contratar con el banco se deben cumplir una serie de condiciones:

  • Que tengan un vencimiento anual (eliminando la fórmula de prima única).
  • Que el tomador tenga la libertad para renovarlos o cambiar de entidad aseguradora.

Con todo esto, la nueva legislación deja claro que la cancelación no podrá afectar de forma desfavorable a las condiciones de la hipoteca. Incluso en seguros obligatorios, como es el de daños del inmueble, puedes presentar un seguro con cualquier entidad siempre que tenga las mismas condiciones y prestaciones.

Con todo ello, el cliente gana en transparencia y libertad de elección, una flexibilidad que puede llevar a mejorar las condiciones y conseguir ahorro.