¿Se puede desgravar el seguro de vida?

Aegon Seguros -desgravar-seguro-vida

“Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida”. Arthur Schnitzler 

¿Piensas en contratar un seguro de vida y te agobias? ¿Te parecen un lío y un gasto innecesario? Quizás no sepas que puedes desgravarte o tener algunas ventajas fiscales gracias a tu seguro de vida, además de poder estar más tranquilo en tu día a día ante los imprevistos que puedan pasar, claro. Vamos por partes:

 

¿Tienes un seguro de vida asociado a la hipoteca de tu vivienda habitual y la contrataste antes del 1 de enero de 2013?

¡Buenas noticias! Puedes sumar lo que has pagado en las primas del seguro de vida (y también el de hogar si iba asociado a la hipoteca) a las cuotas de la propia hipoteca y desgravarte en tu declaración. Eso sí, el máximo, sumando cuotas y seguros, es de 9.040 euros, sobre los que Hacienda reducirá un 15%.

Presentando un simple certificado de tu aseguradora a Hacienda podrás beneficiarte de la desgravación.

Si no lo sabias, y hasta ahora no te has desgravado por el seguro de vida, recuerda que puedes rellenar un escrito para reclamar a Hacienda el dinero que te debe explicando el tema.

 

¿Y qué sucede cuando se cobra el seguro?

La tributación depende de las circunstancias:

  • En caso de invalidez permanente: las prestaciones que recibas como asegurado y beneficiario, las tributarás por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, es decir, el IRPF. Si llega el caso tendrás que comprobar si te puedes beneficiar de reducciones según el grado de minusvalía.

 

  • En caso de fallecimiento, si el beneficiario es una persona física (no una empresa o similares), el capital tributará en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Llegado este caso, es importante fijarse que algunas aseguradoras, no todas, ofrecen como ventaja añadida un adelanto del capital para liquidar este impuesto. Es algo que puede ser muy útil para los familiares o quien sea beneficiario del seguro en unos momentos tan duros tanto a nivel emocional como económico.

Y recuerda que, si no tienes un seguro de vida asociado a una hipoteca de antes de 2013, mientras está en vigor el seguro, es decir, hasta que llega el momento de cobrarlo el beneficiario, no tiene ninguna repercusión fiscal.