Enfermedades Cardiovasculares: coberturas en el Seguro de vida

Aegon-Enfermedades-cardiovasculares

Enfermedades Cardiovasculares ¿Por qué son importantes que las cubra mi seguro de vida?

Las enfermedades vasculares, ya sean circulatorias, isquémicas del corazón (como infarto o angina de pecho) o cerebrovasculares, continúan siendo la principal causa de defunción en nuestro país, con una tasa de aproximadamente 267 fallecidos por cada 100.000 habitantes.

Aunque se hacen continuos esfuerzos en cuanto a la prevención de estas con prácticas saludables como deporte o hábitos alimenticios, esta tasa se reduce lentamente. La Sociedad Española de Cardiología (SEC) en el análisis que realiza de forma continua de estos datos así lo constata, ya que, en 2004, las enfermedades del sistema circulatorio representaban 333 fallecidos por cada 100.000 habitantes. Del lado positivo, esta disminución es más rápida que otras dolencias que le siguen, como tumores y enfermedades respiratorias, cuya evolución en el tiempo si se mantienen más estable, aunque ligeramente a la baja.

La falsa percepción de que solo es dolencia de hombres

El problema está en que mientras si desciende de forma importante las defunciones por este tipo de enfermedades o dolencias entre los hombres, hasta bajar de las 255 muertes por 100.000, en las mujeres se mantiene en tasas más altas, hasta acercarse a las 360 muertes por cada 100.000.

Este es un punto importante, ya que son muchos los que creen que este tipo de dolencias sólo se producen entre hombres, cuando tiene una incidencia mucho más elevada entre mujeres, de un 6% superior.

Todos estos datos no deben sólo poner en evidencia la importancia de estas dolencias, para todos, hombres y mujeres y con incidencia en todos los grupos de edades, sino que nos deben animar a una prevención activa de todos los riesgos que pueden llevar a tener este tipo de dolencias.

¿Por qué es importante tener una cobertura adicional por enfermedades cardiovasculares?

Si bien las políticas de prevención han conseguido que muchos apliquen hábitos de vida más saludables no es general y de hecho, en un aspecto tan básico como la alimentación sana, vemos algunos datos alarmantes como el incremento de la obesidad entre los más jóvenes.

Este punto nos lleva a otra de las claves sobre las enfermedades cardiovasculares. Si es cierto que su principal incidencia es con edades ya más avanzadas, a diferencia de otras dolencias si afecta a un número elevado de personas con edades jóvenes.

Todo esto tiene su efecto económico.  Aunque a cualquier edad es necesario tener un seguro de vida que cubra tanto nuestras necesidades en caso de invalidez o las de nuestros familiares en caso de fallecimiento, las cargas familiares suelen ser superiores cuando la persona está en edad laboral que cuando uno ya se ha jubilado. En ese momento están muy ligados a los ingresos pagos como hipotecas o los gastos de manutención y estudio de los hijos, algo que no ocurre cuando ya te has jubilado. Por ello es importante tener un capital adecuado y tener prestaciones adicionales como la cobertura enfermedades cardiovasculares con indemnización de 30.000 euros que puedes contratar en los seguros de vida de Aegon y que cubre tanto Infarto de miocardio como accidente cerebrovascular.

Una cobertura opcional que puede ayudar a los que más quieres en un momento difícil ante uno de los riesgos más importantes para nuestra salud.