¿Es suficiente con el seguro de vida que me da mi empresa?

AEGON Seguro de vida de empresa

La remuneración en especie, es decir, a través de algún producto, es una práctica bastante general en las empresas. No sólo ocurre en las grandes empresas, cada día son más las pymes que retribuyen a sus trabajadores con cheques restaurante, cheques guardería, seguros de salud o seguros de vida entre otras formas de remuneración.

Como toda remuneración, recibirla aunque sea en especie, es positiva, pero siempre que tengamos muy en cuenta que es lo que realmente supone. Esto es especialmente relevante para el seguro de vida. Mientras que en otro tipo de remuneraciones se percibe su beneficio y prestaciones directamente, en el seguro de vida no lo es tanto. Por ejemplo, si tenemos cheques restaurante esta claro que recibimos, por ejemplo 9 euros de lunes a viernes para consumirlo en esa jornada de trabajo, pero ¿Qué ocurre con un seguro de vida?

Los riesgos de depender de este tipo de seguros

El primer riesgo es no conocer las coberturas y en la mayoría de los casos sobrevalorarlo. Es decir creer que como “la empresa me paga un seguro” ya tengo todas las coberturas de vida suficientes y me olvido de contratar un producto.

Los errores principales suelen ser:

  • Cubren sólo un pequeño capital: Generalmente las cantidades de los seguros de vida de empresa de un trabajador medio suele hacerlo por una cantidad pequeña o moderada que no suele ni cubrir deudas importantes como la hipoteca y que suele limitarse a 1 o 2 anualidades de sueldo. Lo recomendado está entre 3 – 5 años para permitir que tu familia tenga cubierta todas las necesidades hasta que pueda cómodamente adaptarse a la nueva situación.
  • Puede cubrir los riesgos de forma más limitada: También suelen ser limitados en las coberturas, tales como invalidez o accidente.
  • No suelen tener coberturas adicionales: Tan importantes muchas veces como asesoría legal, asistencia psicológica o que se adelante el cobro de la cantidad necesaria para liquidar el Impuesto de Sucesiones.
  •  Son limitados al tiempo que tienes tu relación laboral: Aunque es lógico a muchos se les olvida que el seguro acaba cuando finaliza la relación laboral, con lo que hay suplirlo rápidamente si se da el caso para evitar un periodo sin ninguna cobertura de vida.

 Por todo ello, estos seguros de vida se tienen que tomar como complementarios a un seguro principal el cuál controlamos y cubre todas nuestras necesidades o en todo caso que sume las cantidades necesarias para ello. Si este es el caso, no debemos olvidarnos de subir el capital si perdemos la cobertura de este seguro al cambiar nuestra relación laboral.