Las 5 peores excusas para no contratar un seguro de vida

Aegon Vida -peores-excusas-para-no-contratar-seguro-de-vida

“Aprende a dudar y acabarás dudando de tu propia duda; de este modo premia Dios al escéptico y al creyente.” Antonio Machado

Excusas para no contratar un Seguro de Vida

A la hora de plantarse la contratación de un seguro de vida aparecen diversas razones que, aunque carentes de fundamento, sostienen la decisión del consumidor de no contratarlo, cometiendo un error sin valorar los beneficios con el rigor que se merece. Por ello vamos a ayudar a resolver estas cuestiones proporcionando un razonamiento lógico, para que la decisión se base en razones de verdadero peso.

Me da un poco de reparo pensar en las posibles desgracias que puedan suceder.

A muchas personas se les ponen los pelos de punta con el mero hecho de nombrarles que una desgracia puede suceder, pero tan inevitable es que se estresen con pesarlo como que las desgracias aparezcan. Es mejor pasar el mal trago un rato y amortiguar las posibles consecuencias, que sufrir todos los efectos que situaciones no deseadas pueden causar en la familia.

Y si contratarlo fomenta que pase algo

Aunque parezca raro esta es una razón que, aunque suele costar reconocer, preocupa a muchos consumidores. Como comentamos en el punto anterior, es difícil quitar este pensamiento de la cabeza de las personas a las que les aparece. La realidad es que esa causa-efecto no existe y puestos a jugar con probabilidades y posibilidades, es más probable que ocurra una desgracia de manera natural que dicha desgracia ocurra motivada por la contratación de un seguro.  Por ello, puestos a prevenir es mejor prevenir que ocurra de manera natural que prevenir que ocurra por hablar de ello.

Mis allegados pueden desear mi desgracia para quedarse con todo

Este es quizás el punto más sencillo, los beneficiarios que quieran la desgracia de alguien la van a querer aún sin seguro de vida, y si pensamos que el dinero puede ser una motivación extra, habría que poner todas las circunstancias bajo el mismo paraguas y vivir con lo mínimo posible por si acaso alguien quisiera quitárnoslo.

Todavía es pronto, soy joven

La juventud hace que los seguros de vida sean más económicos y que los beneficios que se puedan obtener de ellos sean mayores, ya que generalmente cuanto más joven se es, más dura son las consecuencias de la posible desgracia.

No tengo deudas ni nadie que dependa de mí

Los seguros de vida no solo cubren a los allegados, también cubren las imposibilidades de ejecución de labores que le puedan surgir a uno mismo.

La contratación de un seguro de vida como hemos visto, nos ayuda a planificar nuestro futuro y el de las personas que más queremos y, cuanto antes comencemos nuestra inversión, más económico nos saldrá y mayores beneficios podremos obtener del mismo.