¿Es necesario tener un seguro de decesos si ya tengo contratado un seguro de vida?

AEGON - Es necesario tener un seguro de decesos si ya tengo contratado uno de vida

En España existe una importante tradición de contratar un seguro de decesos que permite hacer frente a los gastos de un entierro. Aunque es cierto que se concentra especialmente en las zonas rurales y gente de edad avanzada, que muchas veces también se hace cargo de el seguro de sus hijos, también es una realidad la mayor comercialización en los últimos años.

El mecanismo y lo aparentemente atractivo de los seguros de decesos es sencillo. Se paga una cuota durante años, una cantidad aparentemente pequeña, para que, llegado el triste momento de la defunción, cubrir los costes del sepelio. ¿Es rentable este seguro? ¿Es mejor alternativa un seguro de vida? Te damos los puntos clave.

¿Es tan barato el seguro de decesos?

El seguro de decesos tiene una enorme diferencia conceptual frente al seguro de vida. Mientras el seguro de vida lo que nos ofrece es un capital o cantidad económica determinada en la póliza, en el seguro de decesos lo que se cubre es un servicio, en concreto los gastos de sepelio del asegurado.  Estos pueden ser muy variables. Es muy distinto el coste que puede tener un entierro en un pueblo que, en una gran ciudad, como lo son otros costes que pueden existir como repatriación o traslado. Como regla general un entierro raramente supera los 3.000 euros de coste y en muchos casos es una cantidad muy inferior.

Frente a estas coberturas pagamos una cuota que puede considerarse baja, pero que no lo es tanto si la enfrentamos a lo que recibimos, más cuando trasladamos esta exigua cantidad a la contraprestación que en forma de capital podemos recibir a través de un seguro de vida.

Desde luego, las razones para contratar un seguro de vida son muchas, variadas e importantes, pero económicamente por una prestación equivalente al seguro de decesos podemos cubrir económicamente todos los gastos del sepelio de forma más barata. Los gastos de sepelio no dejan de ser una parte de los costes que tiene cubrir los beneficiarios de un seguro de vida en caso de fallecimiento. No olvidemos que el motivo principal de la contratación es precisamente ayudar a los familiares de un fallecido económicamente a estabilizar su situación tras el fallecimiento.

De hecho, seguros como toda la gama de Aegon, ofrece entre sus coberturas adicionales,  en caso de fallecimiento del asegurado, y siempre que los beneficiarios lo solicitan, la posibilidad de adelantar hasta 3.000 euros para gastos de sepelio. Una cantidad que cubre todos los gastos o la parte más importante de los mismos si estos son muy elevados (si vives en una gran ciudad o tienes que hacer un traslado, especialmente) y que luego se descontará del capital a pagar.

De nuevo, un buen seguro de vida es la mejor alternativa para cubrir las necesidades de los tuyos en caso de fallecimiento, incluidos los gastos de sepelio.