Por qué un soltero sin hijos debe hacerse un seguro de vida

soltero sin hijos seguro vida

Son muchos los que asocian un seguro de vida con un producto para protegerte cuando tienes responsabilidades familiares, como cónyuge o hijos. Nada más lejos de la realidad. Aunque es cierto que uno de los objetivos es garantizar el bienestar económico de los que más queremos, este objetivo es compatible con el que debe ser el principal, nuestra propia protección y la de nuestro patrimonio.

No hay que olvidar que un buen seguro de vida cubre una contingencia tan importante como la invalidez y, por tanto, los beneficiarios de las prestaciones económicas somos nosotros mismos, los tomadores. Unas prestaciones económicas que en estas circunstancias son incluso más importantes. Por todo ello, el seguro de vida es fundamentan en todas las circunstancias tal y como os explicamos.

Protección de la invalidez

Tener una protección económica adecuada en caso de invalidez es fundamental por confluir dos razones: tener más gastos y tener una reducción importante de los ingresos.

Por el primer punto, tener una invalidez, aunque dependerá del grado que determine el Tr, multiplica los gastos médicos y de asistencia, especialmente si se requiere el cuidado o ayuda de una tercera persona. Hay que añadir además que estos gastos pueden ser a muy largo plazo, con lo que, aunque supongan pequeños desembolsos extra mensuales su coste global puede ser muy elevado.

Por el segundo punto, los ingresos se reducen drásticamente. Aunque existen diferencias en las prestaciones económicas en caso Incapacidad permanente absoluta y gran invalidez, todas se calculan de acuerdo con tus bases de cotización y con unos topes máximos que conlleva en la mayoría de los casos una disminución importante de ingresos. Esta caída es especialmente importante en uno de los colectivos, el de los autónomos. La mayoría de los trabajadores por cuenta propia (un 85% según los últimos cálculos) cotiza por la base mínima, por lo que una pensión por Incapacidad permanente absoluta, en las que se cobra el 100% de la base de cotización, esta cuantía estará ligeramente por encima de los 900 euros actualmente. Todo ello cuando los gastos corrientes no disminuyen.

Siempre tenemos a alguien cerca

Aunque no tengamos hijos, tenemos amigos o familiares cercanos a los que seguramente ayudamos, prestando trabajo y tiempo, ahora y en especial, en el caso de los padres, más en el futuro. Por ejemplo, si tienes vivienda con hipoteca el seguro de vida servirá para cubrir esa deuda y poder heredar el bien sin cargas o simplemente para su cuidado cuando lleguen a la vejez.

Un seguro de vida también garantiza esta ayuda a los más cercanos, aunque solo sea desde el punto de vista económico para cuando más lo necesiten.

Por todo ello, aunque estés soltero y no tengas cargas familiares el seguro de vida es uno de los productos de previsión fundamentales para por muy poco asegurar tu presente y futuro.