¿Qué cubre un seguro de vida?

Seguro de Vida
Tiempo de lectura: 8 minutos

¿Alguna vez te has planteado qué cubre un seguro de vida? El seguro de vida es un seguro personal que cubre fundamentalmente el riesgo de fallecimiento pero también permite distintas modalidades que, además de ampliar las coberturas, pueden convertirlos en excelentes productos de ahorro e inversión.

Pero centrándonos en el fin más universal de lo qué cubre un seguro de vida, la garantía fundamental de un seguro de vida es el fallecimiento por cualquier causa. El asegurador se compromete al pago del capital estipulado en la póliza en caso de muerte del asegurado. Esto ocurre con independencia de la causa y tan sólo teniendo en cuenta las exclusiones estipuladas en el contrato.

Principales coberturas de un seguro de vida

Con los seguros de vida se consigue garantizar la estabilidad de ingresos en una familia en el caso de que se produzca una invalidez o un fallecimiento. Como decíamos, el seguro de vida cubre en caso de fallecimiento del asegurado, pero no sólo eso. Las coberturas del seguro de vida van más allá de esta cobertura principal. Muchas pólizas incluyen garantías complementarias, que pueden ser muy interesantes tanto por las necesidades específicas del asegurado como para tener una mayor tranquilidad para nosotros y nuestra familia.

💡 Si quieres ampliar información sobre su funcionamiento, no te pierdas nuestro artículo Qué es un seguro de vida y para qué sirve.

Fallecimiento

Cuando nos preguntamos qué cubre el seguro de vida, la cobertura esencial y base es el fallecimiento. Este es el factor común para todas las pólizas de vida. En esta cobertura suelen incluirse los gastos de sepelio y el capital que percibirán los beneficiarios irá en función de las condiciones que se hubiesen contratado. Las causas del fallecimiento también están contempladas en las pólizas, si es por muerte natural, enfermedad o accidente.

Incapacidad permanente y absoluta

El seguro de vida cubre por incapacidad permanente y absoluta, derivada de enfermedad física o mental, que impida la realización de una actividad profesional. Es una garantía muy importante ya que en esta circunstancia suelen confluir por un lado menores ingresos (la pensión por estos supuestos suelen suponer una reducción muy importante en la remuneración mensual) a la vez que aumentan los gastos por los mayores cuidados requeridos.

Enfermedad grave

El seguro de vida cubre en caso de que el asegurado sufra una enfermedad grave, tales como cáncer de mama o de próstata, diagnosticados tras la contratación del seguro. Recibir un capital para cubrir estas necesidades  es una ayuda muy importante para afrontar una situación complicada y de la que se derivan importantes gastos.

seguro de vida beneficiario

Anticipo de gastos

El seguro de vida también nos ayuda con el anticipo de gastos, de todo tipo. Desde los derivados de si el fallecimiento sucede en el extranjero, como para el pago del impuesto de sucesiones. No hay que olvidar  que la percepción de dinero por parte de los beneficiarios de un seguro de vida como consecuencia de la muerte de la persona asegurada, está sujeta al Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

La cantidad recibida por el beneficiario se ha de acumular al valor de los bienes y derechos que formen parte de su parte en la herencia. Y las entidades aseguradoras no pueden hacer efectivo el pago de la póliza si no se justifica haber presentado a liquidación la documentación correspondiente o haber ya autoliquidado el impuesto.

Accidentes de acompañante

En el caso de accidente de tráfico, la cobertura la tenemos garantizada como por cualquier fallecimiento, pero el problema se multiplica si en el mismo fallece nuestro cónyuge y este no tiene seguro de vida propio. Incluir este tipo de cobertura es muy económico (supone una mínima subida mínima en la prima) y nos proporciona una tranquilidad adicional.

Otras coberturas adicionales del seguro de vida

Tras el fallecimiento los familiares se encuentran con el problema de afrontar una situación difícil a la vez que se les requiere la realización de toda una serie de trámites (certificados, tramitación de pensiones, impuestos…) complicados. Recibir ayuda tanto en lo personal (tratamiento psicológico) como en lo profesional (ayuda o asesoramiento en los trámites pendientes) es un punto muy importante a valorar a la hora de contratar nuestro seguro de vida.

Analizar el coste y las coberturas nos permitirá configurar nuestro seguro acorde a nuestras necesidades.

Protección de la invalidez

No hay que olvidar que un buen seguro de vida cubre una contingencia tan importante como la invalidez y, por tanto, los beneficiarios de las prestaciones económicas somos nosotros mismos, los tomadores. Unas prestaciones económicas que en estas circunstancias son incluso más importantes. Por todo ello, el seguro de vida es fundamentan en todas las circunstancias tal y como os explicamos. Tener una protección económica adecuada en caso de invalidez es fundamental por confluir dos razones: tener más gastos y tener una reducción importante de los ingresos.

Por el primer punto, tener una invalidez, aunque dependerá del grado que determine el Tr, multiplica los gastos médicos y de asistencia, especialmente si se requiere el cuidado o ayuda de una tercera persona. Hay que añadir además que estos gastos pueden ser a muy largo plazo, con lo que, aunque supongan pequeños desembolsos extra mensuales su coste global puede ser muy elevado.

Por el segundo punto, los ingresos se reducen drásticamente. Aunque existen diferencias en las prestaciones económicas en caso Incapacidad permanente absoluta y gran invalidez, todas se calculan de acuerdo con tus bases de cotización y con unos topes máximos que conlleva en la mayoría de los casos una disminución importante de ingresos.

Importancia del seguro de vida para autónomos

Esta caída es especialmente importante en uno de los colectivos, el de los autónomos. La mayoría de los trabajadores por cuenta propia (un 85% según los últimos cálculos) cotiza por la base mínima, por lo que una pensión por Incapacidad permanente absoluta, en las que se cobra el 100% de la base de cotización, esta cuantía estará ligeramente por encima de los 900 euros actualmente. Todo ello cuando los gastos corrientes no disminuyen.

asi es como funcionan los seguros de vida

¿Cómo funcionan los seguros de vida?

A continuación explicamos cómo funcionan los seguros de vida, según la forma en la que preferimos que nos cubra:

Seguro de Vida Riesgo

Es el seguro de vida tradicional en el que se ofrece a los beneficiarios una cobertura económica en caso de fallecimiento. De esta manera, el beneficiario recibiría un capital que se ha fijado de manera previa cuando el asegurado ha suscrito la póliza. Aquí te puedes encontrar con dos modalidades diferentes:

  • El seguro de vida entera que ofrece el pago de la indemnización de manera inmediata tras el fallecimiento del asegurado.
  • El seguro de vida temporal, que cubrirá el riesgo de muerte durante un periodo de tiempo concreto, que se estipula la póliza, y transcurrido el cual dejará de tener efecto la protección.

Seguro de Vida con Ahorro

El seguro de de vida con ahorro se trata de un modelo de seguro de vida diferente, pero, que ha crecido mucho en los últimos años. En el seguro de vida ahorro, la pervivencia del asegurado le garantiza recibir el capital aportado más los intereses pactados si vive cuando la póliza se cumple.

Realmente podría compararse, por acercar la idea, a un depósito en el que además se incluya una cobertura de vida para los beneficiarios en caso de fallecimiento durante la duración del mismo. Este tipo de seguros se utilizan cada vez más no sólo como herramienta de protección, sino también como producto de ahorro para la jubilación.

Ten en cuenta también que en algunos casos puedes acceder a ofertas de seguros en las que las coberturas se duplican en caso de fallecimiento por accidente (hablamos por ejemplo de Aegon Vida extra), o simplemente por diagnóstico de enfermedad que te incapacite para ejercer tu profesión en el futuro.

Por último, a la hora de entender cómo funcionan comos seguros de vida, cabe destacar que en algunos casos pueden ofrecerse fórmulas mixtas o personalizadas.

seguro de vida con ahorro

¿Quiénes son los beneficiarios de tu seguro de vida?

Los seguros de vida te van a permitir elegir libremente aquellas personas que sean beneficiarias de tu aseguramiento. Es decir, podrás ser tú mismo quien determine hacia qué personas se dirige la indemnización en caso de tener que activarla. Esto, que la propia aseguradora te facilita, hace que la decisión recaiga sobre ti y por supuesto que debas valorar en consecuencia quién es el beneficiario adecuado.

¿Cuál es la cantidad asegurada en un seguro de vida?

Cuando nos planteamos qué cubre el seguro de vida, es clave tener en cuenta cuál es la cantidad asegurada que se está incluyendo en dicho seguro. En algunos casos estas cantidades vienen prefijadas en diferentes escalas y, lógicamente, se relacionan de manera directa con el coste de la póliza: a mayor nivel de protección mayor coste de la póliza de vida.

La mejor manera de determinar lo que realmente necesitas es calcular lo que ocurriría durante un periodo de tiempo determinado si tus ingresos dejarán de llegar a tu familia, bien sea por fallecimiento o por invalidez. Este cálculo puede ayudarte a la hora de elegir cuál es la cantidad asegurada que realmente necesitas.

Generalmente se tiende a valorar cuestiones como poder liquidar el resto de costes de hipoteca y préstamos vigentes a la hora de suscribir la póliza, así como un periodo de tiempo determinado equivalente al sueldo que ingresas. Éste periodo de tiempo puede ir desde los tres años hasta los cinco años. Pero, recuerda, cada persona es diferente y cada necesidad familiar de protección también lo es. Debes determinar la tuya.

El precio del seguro de vida

El precio del seguro de vida va en consonancia a todo lo que anteriormente hemos repasado. Hoy en día las compañías aseguradoras ofrecen pólizas de vida a precios muy asequibles, y además, con mecanismos de pago realmente flexibles en general.

La cuestión está en que muchas personas siguen viendo la contratación del seguro de vida como un gasto, y tal vez deberían comenzar a verlo de otra manera, como una inversión. Desafortunadamente, a lo largo de nuestra vida pueden ocurrir muchas cosas, buenas y malas, mantener la seguridad en el futuro de nuestra familia independientemente de lo que ocurra es un valor en el que merece la pena invertir. Sobre todo porque no son cantidades elevadas, al contrario, se puede asegurar que el día cualquier economía familiar puede acceder a un seguro de vida adecuado.

¿Cuándo contratar un seguro de vida?

Y si contratarlo fomenta que pase algo… Aunque parezca raro esta es una razón que, aunque suele costar reconocer, preocupa a muchos consumidores. Como comentamos en el punto anterior, es difícil quitar este pensamiento de la cabeza de las personas a las que les aparece. La realidad es que esa causa-efecto no existe y puestos a jugar con probabilidades y posibilidades, es más probable que ocurra una desgracia de manera natural que dicha desgracia ocurra motivada por la contratación de un seguro.  Por ello, puestos a prevenir es mejor prevenir que ocurra de manera natural que prevenir que ocurra por hablar de ello.

¿A qué edad es más conveniente contratar un seguro de vida?

Muchas personas no se lo plantean al considerar que todavía son jóvenes. La juventud hace que los seguros de vida sean más económicos y que los beneficios que se puedan obtener de ellos sean mayores, ya que generalmente cuanto más joven se es, más duras son las consecuencias de la posible desgracia.

¿Tiene sentido contratar un seguro de vida si no tengo familia?

Los seguros de vida no solo cubren a los allegados, también cubren las imposibilidades de ejecución de labores que le puedan surgir a uno mismo. Son muchos los que asocian un seguro de vida con un producto para protegerte cuando tienes responsabilidades familiares, como cónyuge o hijos. Nada más lejos de la realidad. Aunque es cierto que uno de los objetivos es garantizar el bienestar económico de los que más queremos, este objetivo es compatible con el que debe ser el principal, nuestra propia protección y la de nuestro patrimonio.

La contratación de un seguro de vida como hemos visto, nos ayuda a planificar nuestro futuro y el de las personas que más queremos y, cuanto antes comencemos nuestra inversión, más económico nos saldrá y mayores beneficios podremos obtener del mismo.