¿Qué es un seguro de vida y para qué sirve?

Pareja en la nieve
Tiempo de lectura: 6 minutos

A nadie le gusta pensar que va a suceder algo malo, y mucho menos a nosotros mismos ni a nuestros familiares o conocidos más cercanos. Pero la verdad, es que los accidentes ocurren cuando menos lo esperamos.

Por eso, y para disfrutar plenamente de la vida, lo más recomendable es poder estar prevenidos antes de que llegue el momento.

Y la mejor manera de enfrentarse a las incertidumbres de la vida es contando con una buena y amplia protección. Así que sigue leyendo porque, a continuación, vamos a explicarte qué es un seguro de vida y para qué sirve, y qué beneficios puede aportarte.

¿Qué es un seguro de vida?

Un seguro de vida es la garantía de poder mejorar, o sostener, nuestra economía, o la de nuestra familia, en el caso de fallecimiento o invalidez.

Es decir, existen muchos tipos de seguros de vida, pero, aunque cada uno tiene sus coberturas específicas, su principal es la propia vida, la supervivencia o la incapacidad.

Cuando una persona está contratando una póliza de vida, está garantizando que en el caso de que le pase algo, ya sea una invalidez permanente o un fallecimiento, sus beneficiarios cobrarán la cantidad de dinero contratada para poder hacer frente a los acontecimientos que sucedan al momento.

Existen 3 figuras dentro de la póliza de vida. En primer lugar, el tomador, que es quien contrata el seguro. Esta persona puede hacer la contratación para él mismo o para una tercera persona. Es, también, quien se encargará de hacer efectivo el pago mensual, trimestral o anual.

En segundo lugar, está el asegurado. Las coberturas recaerán sobre éste. Y, por último, los beneficiarios. Estos últimos deben ser especificados concretamente, ya que el seguro de vida no va asociado a la designación testamentaria. Los beneficiaros son quienes cobrarán el dinero pactado en caso de fallecimiento y no tienen por qué ser los mismos que los herederos del fallecido.

Para saber qué es un seguro de vida y para qué sirve, es también importante tener claro que se fundamenta en un contrato privado entre el propio interesado y la compañía aseguradora. Y aunque es muy recomendable tenerlo contratado, no es obligatorio.

Su validez es renovable anualmente y su vencimiento se hace efectivo en el momento en el que se dejan de abonar las cuotas pactada. Existen compañías que no marcan límites de edad para la contratación, aunque lo común es entre los 18 años y los 65 o 80 años.

Por último, es imprescindible saber que para que una póliza de vida sea efectiva, el asegurado debe rellenar un cuestionario médico e, incluso, en el caso de ser necesario someterse a una revisión médica por parte de la compañía aseguradora.

¿Para qué sirve un seguro de vida?

Saber qué es un seguro de vida y para qué sirve es esencial para poder entender la necesidad de contar con uno. Una vez se entiende este punto, se hace fundamental para cualquier persona.

Con los seguros de vida se consigue garantizar la estabilidad de ingresos en una familia en el caso de que se produzca una invalidez o un fallecimiento.

Pongamos un ejemplo para que quede más claro. Imaginemos una familia común, de cuatro miembros. Los progenitores y dos hijos de, por ejemplo, 12 y 14 años. Uno de los progenitores sufre un accidente que le provoca una invalidez permanente y, por tanto, los ingresos recurrentes que percibía mensualmente dejan de hacerse efectivos.

Aunque la Seguridad Social le otorgue una pensión de incapacidad permanente, la cantidad que percibirá nunca será la misma que cuando estaba en activo.

Por suerte, esta familia tenía contratado un seguro de vida y, al suceder esta situación, la familia percibe, o bien en un solo pago, o mensual o trimestralmente, el importe que se había contratado. De este modo, la estabilidad económica de la familia no se ve afectada, y pueden seguir haciendo frente a sus vidas y a sus nuevas circunstancias con más facilidad.

El otro supuesto sería que uno de los progenitores falleciera. Los miembros restantes cobrarían la cantidad de dinero acordada y, así, podrían hacer frente a todos los gastos que fueran asociados al fallecimiento. También podrían mantener, dentro de las circunstancias, un ritmo de vida similar al que llevaban hasta el momento, y hacer frente a las posibles deudas contraídas por el fallecido.

¿Qué es lo que cubre un seguro de vida?

Ahora que sabes qué es un seguro de vida y para qué sirve, pasemos a las coberturas.

Las coberturas de un seguro de vida irán en función del tipo de póliza que se haya contratado. Están las más básicas hasta las más completas, y sus coberturas dependerán de lo que el cliente haya solicitado. Algunas de ellas son:

La cobertura más básica de un seguro de vida es el fallecimiento

Éste es el factor común para todas. En esta cobertura suelen incluirse los gastos de sepelio y el capital que percibirán los beneficiarios irá en función de las condiciones que se hubiesen contratado. Las causas del fallecimiento también están contempladas en las pólizas. Si es por muerte natural, enfermedad o accidente.

Invalidez absoluta permanente

Algunas pólizas de vida aseguran también la invalidez absoluta permanente, sin importar la causa que lo haya ocasionado, siempre y cuando esté recogida dentro de las condiciones del seguro. En estos casos, la persona que cobraría la indemnización sería el propio asegurado.

Doble o triple capital por accidente (o de tráfico)

Algunos seguros de vida incluyen, entre sus coberturas, el doble capital asegurado, en el caso de invalidez por accidente, o el triple capital si la invalidez es a consecuencia de un accidente de tráfico.

Incapacidad permanente total

Cuando el asegurado no pueda seguir desarrollando su trabajo habitual.

Incapacidad permanente temporal

Cuando el asegurado no pueda realizar su trabajo durante un tiempo determinado debido a alguna de las causas recogidas en la póliza.

¿Qué beneficios tiene un seguro de vida?

Los beneficios de un seguro de vida son los que inclinan la balanza hacia la contratación de las pólizas. El principal de todos es, sin dudarlo, la tranquilidad que aportan al asegurado sabiendo que, en el caso de que algo sucediera, tanto él como su familia quedaría cubiertos. Y, además, a continuación, te explicamos algunos más a tener en cuenta;

  • Según el caso, el asegurado o sus beneficiarios reciben una indemnización llevado el momento.
  • La indemnización de los seguros de vida no está sometida a embargos y, además, no van asociadas al testamento, siempre y cuando éste se haya hecho con anterioridad a la póliza.
  • El capital a percibir, en caso de fallecimiento, no está sometido al pago del IRPF ni al Impuesto de Sucesiones y Donaciones.
  • Como autónomos, se puede deducir hasta 500 euros por las primas abonadas en concepto de seguro de vida.
  • Las pólizas pueden ir modificándose con el paso del tiempo y adaptándola a las situaciones reales de cada momento.

¿Qué tipos de seguros tenemos en Aegon?

En Aegon Seguros nos preocupamos por ti, por tu familia y por tu tranquilidad. Por ello, te ofrecemos diferentes tipos de seguros de vida que se adaptan, a la perfección, a tus necesidades reales.

Ojalá nunca tengas que hacerles uso, pero, llegado el caso, puedes estar tranquilo porque nosotros nos haremos cargo de la situación.

Además de las condiciones especiales de cada uno de ellos, debes saber todos tienen en común el anticipo para gastos de sepelio, el testamento online, la atención psicológica, la asistencia legal y la orientación médica telefónica 24 horas.

  • Aegon Esencial Vida. A un precio realmente accesible para todos los bolsillos, con la contratación de esta póliza podrás asegurar el futuro de tu familia en caso de que se produzca tu fallecimiento. Además, también estarás cubierto ante un diagnóstico de enfermedades graves.
  • Aegon Completo Vida. Por menos de 10 euros al mes, asegúrate una cobertura por fallecimiento y por una invalidez permanente absoluta.
  • Aegon Extra Vida. Con cobertura en fallecimiento, invalidez permanente y absoluta y doble capital por accidente.
  • Seguro de Vida Dúo. Un seguro de vida pensado para parejas donde la protección familiar es la clave.

Ahora que ya conoces a fondo lo que es un seguro de vida y para qué sirve, toma cartas en el asunto y protege tu bienestar y el de tu familia. Como has podido ver, es esencial para poder llevar a cabo una vida tranquila y estar prevenido ante cualquier imprevisto.

En Aegon Seguros estamos para ayudarte, atenderte y aconsejarte. Así que no lo dudes más y llámanos. Te asesoraremos sobre el tipo de póliza que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Te ha parecido útil este artículo? ¡Compártelo con tus amigos en las Redes Sociales!