Estos son los seguros que tiene que tener un campamento de verano

Seguros Campamento Verano

Conciliar los dos meses y medio de vacaciones escolares de los más pequeños con las más cortas de los padres es una labor complicada que explica el auge de los campamentos de verano. Ya sean urbanos, de idiomas, deportivos, de naturaleza… las opciones son muchas y su objetivo combinar convivencia, aprendizaje y mucha diversión.

Pero los padres también buscan que se cumpla otro punto, tener la tranquilidad, no solo de dejar a sus hijos en manos de los mejores profesionales, sino que el campamento cumpla con todos los requisitos, entre los que se encuentran los seguros.

Seguros obligatorios en un campamento

Cuando tiene lugar un campamento hay dos seguros imprescindibles: el de responsabilidad civil y el de accidentes. Son los organizadores de los campamentos los que tienen que garantizar que todas las contingencias están perfectamente cubiertas gracias a estos dos productos, ya que incluso si la actividad la organiza el colegio no está bajo el paraguas del seguro escolar.

El primero, el seguro de responsabilidad civil, se ocupa de proteger al organizador del campamento ante un problema de gravedad que puede acarrear una reclamación por parte de alguien que es perjudicado. El segundo, el de accidentes, cubre los percances que puedan tener los niños en el tiempo en el que están en el campamento.

Protección para la empresa, seguridad para los padres

Como en los centros educativos o en los torneos deportivos, el seguro de accidentes es imprescindible y obligatorio en un campamento de verano ya que al realizar actividades con un número elevado de niños es probable que suceda alguna lesión que deba ser revisada por un especialista.

El seguro de responsabilidad civil, por su lado, tiene un enfoque más económico, en el sentido de cubrir indemnizaciones de todo tipo, desde lesiones que sufran los propios monitores, negligencias, intoxicaciones alimenticias o incluso problemas derivados de las instalaciones e infraestructuras.

Las ventajas que debe aportar un seguro para un campamento de verano es que combine por un lado la protección de la empresa organizadora del campamento (seguro responsabilidad civil) y también para los participantes debido a la variedad de riesgos a los que se enfrentan en un campamento de verano. Lo normal es que se ofrezca ambas coberturas en un único producto con lo que se simplifica la gestión.

Las ventajas de un seguro de salud

Aunque no es obligatorio, la mayoría de los campamentos relacionados con actividades deportivas o al aire libre suelen incluir un seguro de salud. Este proporciona una cobertura opcional que da la seguridad a los padres de acceder a servicios de urgencia, pruebas médicas e incluso hospitalización con independencia de dónde se realice el campamento.

En este sentido son muy interesantes las coberturas adicionales que pueda ofrecer como desplazamiento y alojamiento de una persona acompañante del asegurado hospitalizado o traslado del enfermo a su ciudad de origen. En definitiva, los seguros obligatorios u opcionales proporcionan seguridad para quien organiza el campamento, pero también tranquilidad para los padres.