¿Cuáles son los síntomas de la insolación y cómo tratarla?

sintomas-insolacion-como-tratarla

Dolor de cabeza, malestar general, mareo, sudoración excesiva… Si empiezas a sentirte así en verano, durante una jornada en la playa o en la piscina, o al despertar, es posible que estés padeciendo una insolación. Esta es una afección muy común en verano, y nos puede arruinar un buen día de ocio junto a nuestra familia o amigos. En este artículo te contamos qué hacer si te sucede en este periodo estival.

¿Qué síntomas sientes cuando estás padeciendo una insolación?

Los efectos de una insolación son diferentes:

  • Sensación de piel enrojecida y cálida como si tuvieras fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio físico, fatiga, mareos.
  • Venas de las piernas muy marcadas, en especial si tenemos mala circulación.
  • Sudoración abundante. En el golpe de calor la piel puede estar seca y caliente.
  • Calambres.
  • Naúseas y vómitos.
  • Sed intensa.
  • Visión borrosa.

¿Qué causas suelen estar detrás de una insolación?

Tenemos que diferenciarla de lo que se llama comúnmente “un golpe de calor”, que es más grave. En estos casos, el cuerpo no es capaz de controlar la temperatura y podemos llegar a perder la conciencia. Esto está provocado por estar expuesto, durante mucho tiempo, a altas temperaturas (más de 40º), por lo que una medida inmediata es acudir a urgencias. Sin embargo, la insolación puede ocurrir cuando el cuerpo incrementa la temperatura, por no poder regularla, como consecuencia de una exposición prolongada al sol, sin tener la protección adecuada (Puedes leer nuestro artículo sobre qué protector solar usar).

En definitiva, una insolación se produce cuando el cuerpo pierde agua y sales minerales esenciales como el sodio y el potasio. Suele ser a consecuencia de un exceso de calor y de falta de hidratación.

¿Cuánto puede durar?

La duración de los síntomas depende de su gravedad. En general el paciente suele recuperarse entre 24 y 48 horas, aunque en casos más graves pueden tardar más. Si la persona permanece demasiado tiempo a una temperatura alta puede haber secuelas.

Queremos cuidarte estés donde estés. Servicio de telemedicina 24 horas, 365 días del año

¿Cómo debemos actuar en caso de experimentarlo o de que a alguien cercano le ocurra?

  • Lo primero de todo es intentar obtener ayuda de un profesional sanitario, llamando a los servicios de urgencias, si fuera necesario. Y mientras llegan, todo lo reseñado a continuación.
  • Si nos encontramos a alguien que está sufriendo una insolación debemos trasladarle a un lugar con sombra y fresco, es decir, retirarle lo más rápidamente del calor.
  • Colócale en posición semisentada en un lugar cómodo y con la cabeza ligeramente elevada para favorecer la respiración y así la entrada del aire.
  • En caso de encontrarse en estado de inconsciencia, la posición mejor es tumbada con las piernas flexionadas mientras llamamos y esperamos a los servicios de urgencias.
  • Tratar de reducir la temperatura corporal de la persona afectada: desabrocharle o quitarle ropa, echarle aire fresco, mojarla con paños húmedos en algunas zonas como frente y muñecas.
  • Si la persona se encuentra consciente, puede beber pequeños sorbos de agua fresca de manera regular. Impedir siempre que beba tragos largos porque puede aumentar su malestar.
  • Una vez terminemos de aplicar estos pasos, es recomendable llevar a la persona afectada a un centro de salud para que le hagan una exploración exhaustiva de su estado de salud.
  • Si los síntomas son graves o hay pérdida de conciencia, siempre es preferible llamar a los servicios de urgencias.

¿Cómo podemos prevenirla?

Como dice el refrán, y nosotros apoyamos, “siempre es mejor prevenir que curar”. Por ello te damos algunos consejos:

  • No salir a pasear ni hacer deporte en horas de máximo calor.
  • No ingerir bebidas azucaradas o alcohólicas para hidratarse.
  • Especialmente en caso de niños y ancianos no dejarles en el coche durante mucho tiempo en horas de máximo calor.
  • Vestir con ropa holgada y ligera.
  • Hidratarse con agua de manera frecuente o con zumos no azucarados, a ser posible naturales.
  • Consumir productos con alto contenido en agua como melón, sandía y gazpacho, típicos de nuestra dieta mediterránea.
  • Aplicar siempre fotoprotector, especialmente si vamos a estar expuestos a la luz solar.
  • Hidratar nuestra piel tras la exposición solar prolongada. Te contamos más en nuestro post sobre la importancia de la hidratación de la piel.
  • No tomar el sol en momentos álgidos de calor. Debemos evitar la exposición “incontrolada” al sol durante mucho tiempo. Este punto es muy importante, no solo hablamos de la exposición al sol en playas sino tambien en la vida cotidiana diaria, en ciertas ciudades, en el campo, etc.
  • Bañarse y mojarse de forma frecuente.
  • Permanecer en lugares frescos en momentos de mucho calor.

Cuando la insolación afecta a los niños

Los niños y ancianos son especialmente vulnerables a esta problemática que principalmente se produce en verano. Por ello tenemos que estar muy pendientes de ellos siguiendo pautas básicas:

  • Ofreciéndoles agua de forma frecuente.
  • Protegiéndoles con cremas y gorras.
  • Evitando dejarles en el coche al sol, puesto que los coches son especialmente peligrosos ya que atrapan el calor y la temperatura sube de forma rápida.
  • Evitar que se expongan al sol en horas punta de calor o que realicen actividades físicas.
  • Cuidar de su alimentación
  • Prestar atención a su estado de ánimo, puesto que esto nos puede percatar de que está sufriendo de una insolación.

Si nuestro hijo sufre de una insolación, debemos seguir los mismos pasos que con los adultos. Y, sobre todo, se recomienda mojarles con paños o darles un baño con agua fresca en el caso de los bebés. Muy importante es no darles agua si no están conscientes.

Es un gran alivio, si te pasa a ti o a tu familia durante vuestras vacaciones, tener la ayuda a mano que te brinda un buen seguro familiar de salud, y que este te permita acudir a un centro médico de confianza. Así sólo os tendréis que preocupar de disfrutar del verano.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Whatsapp
Whatsapp
Doctor en Medicina y Cirugía

Profesional con 33 años de experiencia en diferentes estructuras sanitarias. De ellos ,14 años en medio asistencial, como médico generalista y como médico de empresa. Control de incapacidades ITCC en Mutua de accidentes de trabajo. En la gestión sanitaria, como director/gerente médico, en 2 compañías de seguros , 1 de prevención de riesgos laborales  y 1 de gestión asistencial.