Diferencias entre SARS, gripe aviar y coronavirus

Tiempo de lectura: 5 minutos

Hoy nuestros expertos nos hablan del SARS, gripe aviar y coronavirus. Qué son, cuáles son las diferencias y mucho más.

SARS, gripe aviar y coronavirus

En las últimas décadas hemos tenido que hacer frente a diferentes tipos de virus, como el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), la gripe aviar o, el que actualmente está afectando al mundo entero, el coronavirus COVID-19.

El principal rasgo en común que comparten todos ellos es que causan daños respiratorios en las personas contagiadas. En ocasiones con síntomas leves o incluso asintomáticos y, en otros, de gran gravedad, causando neumonías y hasta llegando a ocasionar la muerte de algunos individuos.

Desde Aegon Seguros queremos explicaros qué son y en qué consisten cada uno de ellos. Y así poder distinguir sus síntomas, formas de contagio y consecuencias. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el SARS?

Según las informaciones de los organismos competentes en Salud, como el Ministerio de Sanidad, el SARS fue un virus nuevo, hasta aquel momento desconocido en humanos, perteneciente a la amplia familia de los denominados coronavirus. La primera vez que los científicos identificaron este virus fue en China, en la provincia de Guangdong, en el mes de noviembre del año 2002.

A partir de ese momento, su contagio se extendió a más de 30 países, causando un brote de más de 8.000 contagios mundiales y alrededor de 775 muertes.

A día de hoy aún no se conoce la procedencia exacta de este virus, aunque se cree que podría estar originada en gatos civeta, que se vendían como alimento en un mercado de animales vivos y que, a su vez, habían estado infectados por murciélagos.

El método de transmisión entre humanos del SARS es de persona a persona y por contacto cercano. A través de las pequeñas gotas de saliva que todos eliminamos al hablar, toser o estornudar.

El síndrome agudo respiratorio severo (SARS) provoca fiebre alta, escalofríos, espasmos musculares, tos seca, mialgia, diarrea y dolor de garganta en sus primeros días de incubación. Posteriormente, se inicia una segunda fase en la que los síntomas se elevan causando dificultades respiratorias y pudiendo desembocar en una neumonía muy grave que lleve hasta la muerte.

El SARS fue considerado la primera enfermedad grave transmisible del siglo XXI y, aunque su grado de mortalidad está alrededor del 3%, todavía no se ha desarrollado un tratamiento que sea completamente eficaz, ni una vacuna que garantice la erradicación de los contagios.

Pese a ello, las medidas de contención que se pusieron en marcha consiguieron, por el momento, frenar los contagios y disminuir por completo la aparición de este virus en humanos. A la espera, claro está, de que en algún momento pueda volver a aparecer.

Su estacionalidad es parecida a otras enfermedades respiratorias de origen viral, ciñéndose a la estacionalidad. Es decir, que cuando el calor aparece, el SARS desaparece y, con la llegada del frío, vuelve a surgir.

¿Qué es la gripe aviar?

La gripe aviar es otro virus que tiene su origen en el mundo animal y que, por primera vez en el año 1997, se detectó en Hong Kong el contagio en humanos.

A partir de ese momento, el contagio se extendió por los Países Bajos, el sudeste asiático y algún caso en Europa. En España, a día de hoy, solo se detectó un caso.

Según informa la OMS (Organización Mundial de la Salud), y tras los estudios realizados, se sabe que este tipo de virus afecta, fundamentalmente, a las aves y que, en casos muy excepcionales, éstas pueden transmitirlo a los humanos. Pero, para ello, debe haber un contacto muy directo, frecuente y cercano con aves enfermas y coincidir que el material genético del virus mute para realizarse su transmisión.

Las cepas conocidas son las denominadas H5N1 y H7N9, y ambas provocan los mismos síntomas.

En primer lugar, los contagiados tienen muchísima dificultad respiratoria, tos, fiebre, malestar general, dolores musculares, dolor de garganta, conjuntivitis… y, en los casos más graves, desarrollan una neumonía persistente y difícil de tratar. La mortalidad relacionada a este virus es muy elevada, principalmente en los casos que desarrollan síntomas de gravedad.

¿Qué es el COVID-19?

El COVID-19, la enfermedad provocada por el virus que, en la actualidad, ha provocado una pandemia a nivel mundial. Y por el que, a día de hoy, todos los ciudadanos debemos llevar a cabo medidas de protección que faciliten la erradicación de los contagios.

📌 ¿Quieres más información sobre qué es una pandemia? Descúbrelo en nuestro post Epidemia y Pandemia diferencias

Este virus se denomina coronavirus SARS-CoV-2, pertenece a la amplia familia de los coronavirus, y provoca la enfermedad llamada COVID-19

Pese a que todavía no se conoce su procedencia exacta, se especula que podría ser de origen animal. Ya que los primeros casos de contagio se descubrieron en diciembre de 2019 en un mercado de venta de animales vivos en Wuhan, China.

Al ser un virus tan nuevo, del que poco conocimiento se tiene, los expertos sanitarios y científicos están en continuo estudio de todo lo referente a él, aunque con los casos que ha habido hasta el momento, se sabe que su transmisión se lleva a cabo a través de las gotas de saliva que las personas eliminamos al hablar, toser o estornudar. Por ello, se recomienda el uso de mascarillas y mantener distancias de, al menos, dos metros. Así como la continua desinfección de las zonas comunes y la higiene constante con agua y jabón de las manos.

Como ha informado el Ministerio de Sanidad, los síntomas de este coronavirus que provoca el COVID-19 pueden ser asintomáticos o leves. Causando tos, fiebre, malestar general, pérdida de gusto y sabor… O, complicarse más llegando a los casos más graves, en los que se desarrolla una neumonía, dificultad respiratoria y, en algunos casos, la muerte.

Hoy en día no se conoce cuál es el tratamiento específico para tratar la enfermedad ni existe una vacuna para ello, aunque, como hemos dicho, sí los posibles métodos para controlar los contagios.

Los virus que van apareciendo como el SARS, gripe aviar y coronavirus y de los que, por tanto, nada se sabe, suponen un gran peligro para la humanidad.

Pese a ello, y a todas las pérdidas humanas que provocan a su paso, los científicos mundiales no cesan en su empeño por descubrir con la mayor rapidez posible cómo son, qué provocan, cómo controlarlos y hasta cómo poder llegar a erradicarlos.

El COVID-19 está actualmente en nuestras vidas causando verdaderos estragos. Pero si la sociedad en conjunto lleva a cabo las recomendaciones y exigencias marcadas por los diversos organismos oficiales a nivel mundial, podremos hacerle frente hasta que se encuentre una vacuna que lo controle.

En Aegon Seguros, como siempre, nos ponemos a tu disposición para ayudarte a resolver todas aquellas dudas, miedos o incertidumbres que puedas tener. El bienestar de todos nuestros clientes es el mayor de nuestros objetivos, así que no dudes en ponerte en contacto con nosotros si así lo necesitas. ¿Te ha parecido útil este post sobre el SARS, gripe aviar y coronavirus?