¿Cómo saber si ha llegado la hora de visitar al sexólogo?

visitar el sexologo puede ayudar a mejorar la salud sexual de la pareja

El sexo es un tema tabú en nuestra sociedad y más cuando implica problemas. Sin embargo, visitar al sexólogo no debería ser diferente de ver a cualquier médico especialista.

Cuando algo no va bien en nuestra salud, solemos acudir a un especialista para pedir ayuda. No obstante, de la misma manera que años atrás ocurría con la visita a un psicólogo, hoy en día resulta muy complicado buscar ayuda sexual. En la mayoría de los casos, simplemente por vergüenza o pura falta de conocimiento.

Sin embargo, una buena vida sexual es parte de ese grupo de cosas que hacen una vida más saludable. Por ello, queremos aconsejarte sobre aquellos momentos en los que resulta más conveniente acudir al sexólogo.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti
Más de 50.000 especialistas
Más de 1.000 clínicas a tu disposición

Infórmate

¿Por qué la sexología te puede ayudar?

Empecemos por el principio. La sexología es la ciencia que estudia todo lo relacionado con la sexualidad humana. Además, el sexo es un tema muy recurrente en la televisión, el cine, la publicidad… Y a pesar de ello seguimos encontrando dificultades para reconocer un problema sexual o buscar ayuda profesional.

Por mucho que queramos ocultar nuestros problemas sexuales, siempre llega un punto en el que se pueden convertir en algo tremendamente insoportable. En ese momento, acudir a un sexólogo ya no es una opción, es una prioridad.

A continuación planteamos algunas circunstancias ante las cuáles podrías contar con la ayuda de un sexólogo:

Baja frecuencia sexual

Este es uno de los motivos más habituales para decidirse a visitar el sexólogo. Y es que la pérdida de ganas a la hora de mantener relaciones sexuales con una pareja es mucho más común de lo que parece.

Cabe destacar que el apetito sexual o deseo sexual está muy relacionado con nuestros genes, pero estos factores genéticos y evolutivos no son los únicos que lo determinan. Este deseo también se ve directamente influido por factores emocionales, de lo que comunmente hablamos como la pérdida de la “chispa”. Esto ocurre cuando entramos en una etapa de rutina y monotonía, que se traduce a su vez en monotonía sexual, y que en consecuencia deriva en falta de interés.

El tratamiento de estos casos tiene su base en la importancia de la comunicación, para así tratar de abordar cambios positivos en nuestra vida que nos ayuden a volver a disfrutar. Es importante que se hable de ello, de una forma sincera, y a partir de ahí ahondar en la búsqueda de una mayor motivación y un mayor entendimiento. Factores como el cansancio laboral, los hijos, la casa, etc. pueden ser el origen de esta baja frecuencia sexual.

📺 Ya disponible el episodio de Charlas Con Cariñoterapia sobre conflictos de pareja “Se nos rompió el amor”👉presentado por Ana Morgade y con Verdeliss y la psicóloga Silvia Congost como invitadas especiales

Pérdida repentina de libido

Estamos ante otra de las principales causas abordadas en las consultas de sexología. Cuando hablamos de la libido, hablamos del deseo de sentir placer sexual. En el ámbito sanitario se conoce a la pérdida de libido como el deseo sexual hipoactivo, y se trata de un problema mucho más frecuente de lo que se piensa, que afecta tanto a mujeres como hombres.

Existen diferentes formas de experimentar esta pérdida de libido:

  • Carencia de deseo primario: cuando no se tiene capacidad para tener fantasías sexuales.
  • Carencia de deseo secundario: se relaciona con una baja o nula frecuencia de erecciones.
  • Carencia de deseo generalizada: se identifica con las personas asexuales, que no sienten deseo sexual por nadie.
  • Carencia de deseo situacional: en este caso la falta de deseo sexual obedece a una situación concreta o a las relaciones con una persona concreta.
sexologia

Vaginismo

El vaginismo es una afección sexual a través de la que los músculos de la vagina se contraen y se tensan involuntariamente. Esto puede ocurrir en respuesta a la penetración sexual; pero también ante otro tipo de situaciones, como en un examen ginecológico o en el intento de introducir un tampón. Cabe destacar entre las causas, que el vaginismo no está relacionado con el tamaño de la vagina. Este tamaño suele ser normal, pero los músculos internos que la conforman tienden a contraerse.

Ante la incapacidad de mantener relaciones sexuales sin causar dolor, esto origina en muchas ocasiones situaciones complicadas que derivan en altos niveles de estrés y ansiedad. Los síntomas del vaginismo suelen detectarse durante la adolescencia o la edad temprana adulta, con inicio de la menstruaciones y de las primeras relaciones.

Además, entorno a esta afección también existen algunos otros factores que pueden influir y deben ser tenidos en cuenta: haber tenido una primera relación sexual dolorosa, problemas de pareja o miedo a quedarse embarazada, entre otros muchos.

Por ello, el tratamiento recomendado para combatir el vaginismo va a depender mucho de las causas que lo estén provocando, pero podemos destacar algunas soluciones como:

  • Dilatadores vaginales
  • Ejercicios de suelo pélvico
  • Cirugía
  • Terapia sexual
  • Etc.

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil o impotencia se basa en la incapacidad de conseguir mantener una erección, imposibilitando a quién lo padece a mantener relaciones sexuales con normalidad.

Aquí es importante destacar que se trata de un problema que puede darse con una frecuencia puntual o bien de forma continua. En aquellos casos en los que se convierte en una disfución continua, es en los que debemos hablar de un problema real de disfunción eréctil. Y es este tipo de impotencia, continuada en el tiempo, es la que acarrea consigo otro tipo de complicaciones, afectando de lleno a la confianza de quiénes la padecen y contribuyendo a generar estrés y conflictos de pareja.

Pero sobre todo, es importante entender que estos problemas para mantener una erección, en caso de darse de forma continuada, pueden ser signo de una afección de salud preexistente, por lo que debe ser tratado y revisado a tiempo.

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una disfunción sexual masculina muy frecuente. Ocurre cuando un hombre eyacula antes de lo deseado, de forma repentina al poco tiempo de iniciar la penetración. Si bien esta situación también puede darse en ocasiones de forma puntual, sólo se considerará disfunción sexual cuando se da de forma prolongada en el tiempo. Esta puede obedecer tanto a factores psicológicos como biológicos.

El tratamiento de la eyaculación precoz puede suponer una mejora muy importante en la vida sexual de quiénes la sufren. Existen tratamientos médicos y psicológicos para combatirla, así como técnicas sexuales que ayudan a retardar la eyaculación.

Adicción al sexo

Como decíamos al inicio de este artículo, tener sexo es sano, pero siempre y cuando no se convierta en una obsesión incontrolable. En ese caso estamos ante un problema de adicción al sexo. La adicción al sexo o sexoadicción, como también es conocida, es considerada una enfermedad crónica que requiere de un tratamiento específico.

El origen de esta afección está en una activación psicofisiológica que lleva a tener una dependencia incontrolable de todo lo relacionado con el sexo. Esta dependencia incrementa de tal modo que impacta muy negativamente, haciendo que para quien la padece el sexo se convierta en el centro de su día a día, alejándolo de todo lo demás.

Entre los síntomas de la adicción al sexo está la identificación de un patrón persistente de fracaso a la hora de tratar de contolar el impulso. Quiénes lo padecen suelen sufrir sentimientos de culpabilidad y vergüenza. Por ello, la adiccion al sexo, como toda enfermedad, requiere un tratamiento dirigido a mejorar y conseguir una vida sexual saludable.

Dificultad para alcanzar el orgasmo

El término médico que define esta dificultad para alcanzar el orgasmo es la anorgasmia. Se trata de la disfunción sexual por la cual las personas se ven incapacitadas para alcanzar el orgasmo durante sus relaciones sexuales y durante la masturbación. Si bien la anorgasmia afecta a mujeres y hombres, es más frecuente en las mujeres. En los hombres el diagnóstico suele estar relacionado con otras disfuciones también comentadas en este artículo (disfunción erectil, problemas de eyaculación, etc.) También hay que tener en cuenta que en el caso de la mujer la anatomía de los órganos sexuales es más compleja que la del hombre.

Se diferencian dos tipos de anorgasmia:

  • Primaria: siempre ha estado presente.
  • Secundaria: la anorgasmia se inicia repentinamente tras un periodo de normalidad en el que se alcanzaba el orgasmo con regularidad.

Dispareunia

La dispareunia es la disfunción sexual que hace relación a la existencia de dolor durante las relaciones sexuales, y afecta principalmente a las mujeres. Este dolor ocasionado por el coito puede aparecer justo antes, durante, o inmediatamente después de la relación sexual. Y bien puede ser un dolor localizado en la zona genital o en la zona pélvica.

Se trata de situación muy habitual tras un parto vaginal. En estos casos deben transcurrir varias semanas hasta que la relación sexual ya no resulte dolorosa.

En los hombres es una condición infrecuente, que puede observarse cuando existen infecciones de la próstata, de transmisión sexual, etc.

banner te llamamos gratis

Otro tipo de asesoramiento

En el caso de que no padezcas ninguna de estas enfermedades, en un sexólogo también es posible recibir asesoramiento sobre diversos temas, entre ellos:

  • Cómo superar una infidelidad.
  • Métodos anticonceptivos.
  • Masturbación o autoestimulación.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Orientación, identidad y desarrollo sexual.
  • Anatomía, orgasmos o fantasías sexuales.
  • Adaptación del sexo en etapas especiales de la vida como el embarazo, la menopausia y recuperación de una enfermedad.

Conclusión

Puede que te haya sorprendido, pero es la realidad. En la consulta de un sexólogo puedes encontrar un espacio para hablar abiertamente de cualquier aspecto de tu intimidad. La cantidad de sesiones que son necesarias para tratar el problema o las dudas que tengamos, varía en cada caso.

El sexólogo educa y analiza factores del problema y ayuda al paciente. En la consulta podrás saber que no estás solo y que no tienes por qué seguir viviendo con tus problemas.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.