Desde conocer el virus hasta tener una cura: cómo se fabrica la vacuna contra el coronavirus

vacuna contra coronavirus
Tiempo de lectura: 7 minutos

Desarrollar una vacuna para el COVID-19 es la fórmula más eficaz de terminar con la pandemia a largo plazo y por eso todo el mundo se ha embarcado en una vertiginosa carrera por desaObviamente, esto se complementa con el desarrollo de fármacos capaces de combatir la enfermedad, pero la necesidad una vacuna aparece en el horizonte médico como una solución clave a futuro.

En eso están trabajando diferentes países y farmacéuticas con diferentes modelos. Así es como buscan un tratamiento eficaz contra el COVID-19.

Desarrollar una vacuna para el COVID-19 es la fórmula más eficaz de terminar con la pandemia a largo plazo y por eso todo el mundo se ha embarcado en una vertiginosa carrera por desarrollar la cura para el coronavirus.

En total nueve empresas y proyectos están a la vanguardia en la creación de una vacuna para el coronavirus en diferentes países del mundo. Se trata de las siguientes empresas:

  • Moderna Therapeutics en Estados Unidos.
  • AstraZeneca y la Universidad de Oxford en Estados Unidos
  • Pfizer y BioNTech, de Alemania y Estados Unidos.
  • Janssen en Estados Unidos.
  • Sinovac en China.
  • CanSino con el Instituto de Biotecnología de Pekín en China.
  • Sinopharm con el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan en China.
  • Sinopharm con el Instituto de Productos Biológicos de Pekín en China.
  • Instituto de Investigación Gamaleya, más conocida como la vacuna rusa del covid.

Obviamente, esto se complementa con el desarrollo de fármacos capaces de combatir la enfermedad. De hecho, el centro cardiológico Monzino de Milán ha descubierto que la vacuna contra la gripe reduce la incidencia del Covid-19.

Sin embargo, la necesidad una vacuna aparece en el horizonte médico como una solución clave a futuro. Por eso todos los países buscan un tratamiento eficaz contra el COVID-19 que no solo sea eficaz, sino también escalable. En otras palabras, que pueda producirse a gran escala de forma eficaz y rápida.

En eso están trabajando diferentes países y farmacéuticas con diferentes modelos. Así es como buscan un tratamiento eficaz contra el COVID-19.

Como se desarrolla una vacuna contra el coronavirus

Todo lo que rodea la pandemia provocada por COVID-19 está siendo nuevo para los científicos Esto incluye la velocidad a la que se está tratando de fabricar una vacuna eficiente para la enfermedad global.

Ahora mismo existen más de 200 proyectos orientados que buscan un tratamiento contra el coronavirus según la Organización Mundial de la Salud. De ellos, la mayoría se encuentran en fase preclínica, pero hay 40 que ya han superado esa fase y los nueve que ya conoces que están ya en la fase tres de los ensayos clínicos. .

¿Qué quiere decir que un proyecto para la vacuna del coronavirus esté en fase 3? Que ya están realizando pruebas directas en seres humanos. Esto da medida de la importancia de encontrar un mecanismo de vacunación eficaz contra el coronavirus. Y es que normalmente esta fase tarda bastante más tiempo en alcanzarse.

Sin embargo, toda esta velocidad no es sencilla. El proceso de desarrollar una vacuna contra el coronavirus es complicado. Para empezar, es necesario conocer las características del virus, tanto inmunológicas como biológicas.

En una segunda fase, que es la que ya se ha adelantado, se debería realizar un proceso de prueba y, si ha sido exitoso, otro proceso de validación de requisitos legales. Finalmente, después de superar estos trámites se podría fabricar y distribuir la vacuna contra el coronavirus o, en realidad, cualquier otro medicamento para tratar el COVID-19.

Desde la fase 0 fase preclínica hasta su comercialización, cualquier vacuna debe pasar 4 fases.

Estas son las fases de la vacuna contra el coronavirus:

  • Fase 1: Primeras pruebas con humanos en pequeños grupos de personas sanas con entre 100 y 200 individuos. El objetivo en esta fase es corroborar que el medicamento es seguro y estudiar sus posibles efectos secundarios.
  • Fase 2: Se vuelve a realizar un estudio con más participantes y centrando la búsqueda en los efectos secundarios de la vacuna.
  • Fase 3: El número de participantes aumenta y se empiezan a comparar a personas vacunadas con las que no lo están.
  • Fase 4: Más pruebas que servirán para certificar la eficacia del fármaco, su seguridad y dar tiempo para detectar posibles efectos adversos que hubiesen pasado inadvertidos.

Por último, una vez concluidas las 4 fases se procedería a aprobar la vacuna y a su producción final.

En circunstancias normales este proceso lleva años, incluso décadas. Sin embargo, en meses ya estamos en la fase de prueba en humanos, lo que demuestra la velocidad a la que se está desarrollando la investigación. ¿Cuándo podría estar lista la vacuna en estas circunstancias? Segú los expertos habrá que esperar entre 12 y 18 meses por lo menos porque hay fases del proceso de desarrollar una vacuna contra el Covid-19 que no se pueden acelerar más.  

Por qué es tan importante conocer al virus para la vacuna

El proceso para conocer al enemigo siempre es largo cuando se trata de un virus nuevo, aunque pertenezca a una familia conocida, como es el caso. Con el coronavirus esta etapa ha sido más rápida y es donde más ha habido que adelantar fases.

La elección del antígeno (o antígenos) que se incluye en la vacuna es un aspecto clave para su éxito. Hoy en día las viejas estrategias de inclusión de microorganismos completos como inmunógenos no son viables para tratar todas las enfermedades infecciosas, y esto hace que existan vacunas diferentes. También aquí se están llevando a cabo diferentes experimentos para dar con una vacuna contra el coronavirus.

En la actualidad son más frecuentes las vacunas en las que se elige un antígeno del patógeno al que se trata de responder. Esto significa que hay que seleccionar de manera más precisa y también que no necesariamente todas las vacunas que se están desarrollando contra el COVID-19 siguen el mismo camino.

Por otro lado, además de la presencia del antígeno, también hay que contar con la presencia de los adyuvantes, que son los compuestos que van a tratar de potenciar una respuesta más fuerte del combinado. Esto añade un factor más a la elección: la combinación entre antígeno y adyuvante. Obviamente, todo esto se traduce en algo con lo que no estamos contando en esta pandemia: tiempo

La aceleración del tiempo de desarrollo de una vacuna para el coronavirus

Todo lo que está ocurriendo alrededor de la pandemia de coronavirus parece de record. Dejando al margen el análisis de lo preparada que estaba la sociedad para algo así, un debate que habrá que afrontar una vez resuelto el problema médico, todo está ocurriendo a una velocidad vertiginosa.

Tras descubrirse, apenas se tardaron 15 días en secuenciar el virus. Apenas fueron necesarios 10 días para contar con test de diagnóstico fiables y en la actualidad, hay más de una cincuentena de proyectos candidatos a convertirse en la vacuna esperada. Estos proyectos se reparten por laboratorios de todo el mundo, también de nuestro país. Nunca antes se había visto algo igual.

Esta aceleración en el proceso tiene que ver con una situación anómala en la que se detecta la necesidad de una inmunización de grupo, algo que parece demasiado costoso en términos humanos como para asumir en pleno siglo XXI dejando seguir el curso de la infección.

Ya tienes disponible la Guía gratuita de ayuda durante y después del Coronavirus. Información, consejos y recomendaciones, claves para la desescalada y más.

Descárgarla gratis aquí 👉 Guía sobre el COVID-19 Aegon Seguros

guía de ayuda coronavirus Aegon Seguros

A partir de ahí la estrategia de todas las vacunas que están más avanzadas como la vacuna de Oxford o la vacuna rusa del coronavirus son más o menos similares y es la que todo el mundo conoce. A saber, introducen una proteína de virus en el organismo y esperan a ver la respuesta del cuerpo para defenderse de la infección.

Lo que cambia es la forma en la que lo hace cada uno de los proyectos de cura para el coronavirus, tal y como explican desde Nius Diario.

Así, la vacuna china en la que trabajan de forma separada Sinovac y Sinopharm con diferentes universidades del país, inoculan el virus SARS-CoV-2 inactivado, que provocará la respuesta del organismo, pero sin que los pacientes sufran los efectos de la enfermedad.

Por su parte, Moderna y Pfizer, que trabajan en la vacuna estadounidenses para el coronavirus, utilizan el ARN del virus para activar la respuesta inmune de nuestro cuerpo.

La tercera vía, que es mayoritaria, usa un adenovirus, que es un virus común que sirve para activar la proteína inmunizante. Así es como avanza la vacuna de AstraZeneca, Janssen, CanSino y la vacuna rusa contra el coronavirus.

En qué estado está cada una de las vacunas avanzadas contra la covid-19

¿Cómo avanza cada uno de estos proyectos para la vacuna?

Ahora mismo hay nueve proyectos en fase 3, pero muchos otros que están en fases avanzadas de experimentación. La rapidez con la que se están haciendo pruebas ha hecho que algunas vacunas como la de Moderna o Pfizer hayan recibido críticas por sus protocolos de aprobación.

En cualquier caso, las vacunas para el covid que se están desarrollando buscan amortiguar la enfermedad, curarla, pero no prevenirla. Esto último es lo que más puede tardar en llegar.

Esta es la fase en la que se encuentran los proyectos más destacados de vacuna en todo el mundo, incluidos los nueve más prometedores, que resume el siguiente gráfico interactivo de RTVE.

  • Instituto Jenner de la Universidad de Oxford y AstraZeneca (Reino Unido). Fase 3. Uno de los proyectos que más publicidad ha recibido por ser uno de los más avanzado. Por ahora han descubierto que la vacuna de Oxford genera anticuerpos y células T como respuesta, aunque también han sufrido un revés con dos casos de enfermos graves por efectos secundarios.
  • Sinovac (China). Fase 3. La vacuna china ya ha sido inoculada a miles de voluntarios y según los investigadores podría estar lista a principios de 2021, aunque no está previsto que llegue a Europa, ya que la Unión Europea no tiene en sus planes adquirirla.
  • Moderna (Estados Unidos). Fase 3. Es una de las que ha anunciado precios reducidos para cada país dependiendo del volumen de compras.
  • Sinopharm con el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan (China). Fase 3.
  • Sinopharm con el Instituto de Productos Biológicos de Pekín (China). Fase 3.
  • BioNTech, Fosun Pharma y Pfizer (Alemania y Estados Unidos). Fase 3. Esta vacuna aplica cuatro variantes diferentes de estudios para ver la eficacia de cada uno de ellos y aseguran que podrían empezar a producirla este mismo año.
  • Gamaleya Research Institute (Rusia). Fase 3. La vacuna rusa es una de las más avanzadas, ya que genera anticuerpos y por ahora no ha provocado efectos adversos. Desde el Gobierno ruso aseguran que la fase 3 ya está finalizada, algo que la OMS contradice.
  • CanSino Biological con el Instituto de Biotecnologías Pekín (China). Fase 3. Otra de las vacunas chinas contra el coronavirus que ha realizado pruebas en el ejército, creando una respuesta inmune por parte del organismo.
  • Janssen Pharmaceutical Companies (Estados Unidos). Fase 3. Esta es una de las vacunas que se está probando en España y que ya prepara un ensayo con decenas de miles de participantes en Estados Unidos.
  • Curevac (Alemania). Fase 2.
  • Anhui Zhifei Longcom y el Instituto de Microbiología (China). Fase 2.
  • Novavax (Estados Unidos). Fase 2.
  • SpyBiotech y el Instituto Serum (India). Fase 1/2.  
  • Sanofi Pasteur y GSK (Francia). Fase 1/2.
  •  Inovio Pharmaceuticals (Estados Unidos). Fase 1/2.
  •  Instituto de Biología Médica (China). Fase 1/2.
  •  Consorcio Genexine (Corea del Sur). Fase 1/2.
  • Cadila (India). Fase 1/2.
  • Universidad de Osaka, AnGes y Takara Bio (Japón). Fase 1/2.
  •  Bharat Biotech (India). Fase 1/2.