Enfermedad neurológica: qué son y cuáles son sus últimos avances

enfermedad neurologica
Tiempo de lectura: 6 minutos

Cerebro, médula espinal y todos los nervios que recorren nuestro cuerpo conforman el sistema nervioso por el que se controlan todas nuestras funciones vitales. Por todo ello, cualquier problema, enfermedad neurológica, puede afectar a funciones tan variadas como el habla, el movimiento, la respiración, alimentarse, el aprendizaje o la memoria.

Enfermedad neurológica: un campo con un gran número de dolencias

Todo ello deriva en que el número de enfermedades neurológicas sea muy elevado. Se calcula que su número supera los 600 con distintos grados, zonas de afección y progreso.

Lo que si suele coincidir en la mayoría de estas es que son muy desconocidas en muchos aspectos, como su origen o su evolución. Por ello, el futuro de la enfermedad neurológica y su tratamiento está fundamentalmente en la investigación con la que se está consiguiendo mejoras en el tratamiento.

Con todo, nos encontramos con una tipología de enfermedad neurológica amplia entre las que se incluyen entre otras:

  • Enfermedades genéticas como la distrofia muscular o la enfermedad de Huntington.
  • Dolencias degenerativas como la enfermedad de Parkinson o el Alzheimer.
  • Problemas en el desarrollo del sistema nervioso como la espina bífida.
  • Enfermedades cerebros vasculares, como derrames.
  • Trastornos convulsivos, como la epilepsia.
  • Enfermedades infecciosas, como la meningitis.
  • Lesiones en la médula espinal o el cerebro.

A continuación, repasamos algunas de las más relevantes en las que además se están consiguiendo avances muy prometedores.

Principales síntomas DE LOS problemas neurológicos

Los síntomas de los trastornos neurológicos pueden ser múltiples y variados y dependen mucho del tipo de dolencia. Pero sí es cierto que hay ciertos síntomas y zonas en las que se suelen concretar, como son en los sentidos y el movimiento.

Así, entre los síntomas más comunes destacan:

  • Debilidad
  • Parálisis
  • Movimiento anormal con dificultad para caminar (arrastrando los pies)
  • Temblores, especialmente en las extremidades y convulsiones
  • Dificultad a la hora de ingerir alimento
  • Falta de reacción o apatía.

Cómo prevenir enfermedades neurológicas

La prevención de este tipo de enfermedades es compleja y depende de nuevo del tipo de enfermedad. En las de tipo degenerativo es más complejo, pero si parece claro que hábitos de vida saludables si no evitan si retrasan o hacen que estas enfermedades se desarrollen de forma más leve o al menos tardía. Entre estos están:

  • Realizar actividades que estimulen la actividad cerebral como son el estudio, ejercicios de memoria, aprender un idioma, etc.
  • Ejercicio físico, aunque sea de forma moderada pero que sea regular.
  • Evitar el consumo de alcohol, drogas y tabaco.
  • Cuidar la tensión arterial, la hipertensión eleva el riesgo de accidentes cerebrovasculares.
  • Una dieta sana y equilibrada.

Enfermedades NEuROLóGiCAS RARAS

Enfermedad de Huntington

La Enfermedad de Huntington es causada por un defecto en el cromosoma 4 que hace que produzca repeticiones por encima de las debidas de parte del ADN.  Es una enfermedad además hereditaria cuyo riesgo principal deriva especialmente en que cuantas más veces se transmiten mayores son las repeticiones y la probabilidad de que se desarrolle con anterioridad.

El resultado es problemas variados, desde movimientos espasmódicos, dificultades en el agua o trastornos musculares como la rigidez.

Avances en la Enfermedad de Huntington

Al ser una enfermedad genética, las investigaciones se están centrando en encontrar tratamientos individualizados, personalizados que disminuyan las alteraciones cognitivas, motrices y psiquiátricas.

Síndrome de Angelman

También su causa es un trastorno genético que conlleva retraso en el desarrollo, discapacidad intelectual, problemas de habla y equilibrio e incluso en ocasiones episodios de convulsiones.

Una de las características de esta enfermedad es que quien padece esta enfermedad ríen con mucha frecuencia y tienen personalidades muy excitables.

Es una enfermedad que empieza a desarrollarse muy pronto (entre los 6 y 12 meses de edad), aunque los episodios más llamativos como las convulsiones aparecen entre los 2 y 3 años.

Tratamiento: Hacia un mayor conocimiento del factor genético

Actualmente no existe cura para el síndrome de Angelman pero las investigaciones avanzan en conocer los genes específicos que originan esta enfermedad para poder así atajarla.

Mientras se avanza en esta vía los tratamientos actuales se dirigen a controlar los problemas médicos y de desarrollo:

  • Medicamentos para controlar las convulsiones.
  • Fisioterapia para tratar los problemas para caminar y moverse.
  • Terapia de comunicación y conducta.

ENFERMEDADES CONGENITAS: Espina bífida

La espina bífida aparece si la columna vertebral del feto no se cierra completamente durante el primer mes de embarazo. Este hecho daña los nervios y la médula espinal. Por ello, las pruebas de detección durante el embarazo son muy importantes en cuanto diagnostican muchos casos, pero no su totalidad, y mejoran su tratamiento temprano.

enfermedad neurologica

Los síntomas de esta enfermedad neurológica se centran en el movimiento, en el que necesitan dispositivos de asistencia como sillas de ruedas a los que se pueden añadir otros síntomas como problemas urinarios, intestinales y de dificultad en el aprendizaje.

Tratamiento temprano de la espina bífida

Se desconoce la causa de la espina bífida, pero si que existe una relación con la carencia de ácido fólico y que un nivel adecuado durante el embarazo -generalmente a través de complementos multivitamínicos- reduce su riesgo.

💡 Ampliamos esta información a través de estos consejos nutricionales para embarazadas.

También de la importancia de su tratamiento temprano, si es posible a través de cirugía fetal antes de la semana 26 del embarazo. De hecho, la función nerviosa de los bebés puede empeorar tras el nacimiento si no se trata anteriormente.

Esta cirugía previa protege a la médula espinal de más traumatismos a la vez que disminuye su riesgo de infección.

Tras el nacimiento y el desarrollo la fisioterapia personalizada es vital para ayudarles a caminar, generalmente con la ayuda de muletas y aparatos ortopédicos, en los casos más graves con andadores. De hecho, incluso aquellos que necesitan ir en silla de ruedas con una fisioterapia adecuada pueden llegar a tener una autonomía importante.

Enfermedad de Parkinson

Esta enfermedad neurológica suele comenzar como un trastorno del movimiento que en las fases más avanzadas generan otros trastornos cognitivos.

Su origen está en una concentración anómala de la proteína alfa-sinucleína en las neuronas, una alteración que investigadores de la Johns Hopkins Medicine sitúan en células intestinales.

Tratamiento paliativo

Esta enfermedad neurológica es del grupo de las degenerativas. Suele comenzar a partir de los 60 años y sus síntomas son progresivos:

  • Temblor en las manos, piernas, mandíbula.
  • Rigidez en articulaciones y tronco.
  • Pérdida de agilidad en el movimiento.
  • Problema de equilibrio.
enfermedad neurologica

Estos episodios comienzan de forma leve pero poco a poco van condicionando la vida del enfermo. En las últimas fases comienzan otros síntomas neurológicos como alteraciones del sueño o alucinaciones asociados a la demencia con cuerpos de Lewy.

Por ello, hay dos grandes líneas de trabajo. La primera, la más práctica a corto plazo la que busca disminuir y retardar los efectos de la fase inicial y la segunda la que se centra en conocer su origen y con ello poder tomar medidas paliativas.

En esta última se están utilizando las técnicas más modernas para, por ejemplo, realizar mapeos y ver acumulaciones anómalas en las neuronas, como disminuirlo y con ello generar un tratamiento paliativo que salve miles de vidas.

💡 Te damos más detalles en el artículo Primeros síntomas del Parkinson, su importancia y cómo reconocerlos.

Enfermedad de Alzheimer

Es actualmente la forma más común de demencia entre las personas mayores, afectando gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias.

Al igual que el Parkinson, el Alzheimer es degenerativo y comienza muy lentamente. Primero afecta a las partes del cerebro que controlan la memoria y el lenguaje. Un deterioro cognitivo leve es normal en las personas de mayor edad, por lo que muchas veces es complicado diferenciarlo del Alzheimer.

En fases más avanzadas de esta enfermedad neurológica si es más sencillo su diagnóstico. Se pasa a olvidarse de realizar tareas cotidianas, como leer, escribir, su aseo diario. Ya en la última etapa si es más común las conductas más ansiosas e incluso agresivas.

Tratamiento: paliativo y en sus causas

El Alzheimer suele comenzar como el Parkinson después de los 60 años. El riesgo aumenta a medida que nos hacemos más mayores y otras personas de la familia lo padecieron.

Ningún tratamiento actual detiene la enfermedad, pero sí algunos fármacos mejoran temporalmente algunos de sus síntomas, como la pérdida de memoria y problemas de razonamiento.

Las investigaciones se centran en sus causas: una inflamación crónica y de bajo nivel de las células cerebrales. Por ello, los fármacos que están en proceso de desarrollo se centran especialmente en tratar los procesos inflamatorios que ocurren en la enfermedad de Alzheimer, en concreto en estimular al sistema inmunitario para que proteja al cerebro de las proteínas dañinas de esta enfermedad neurológica.

💡 Te damos más detalles en nuestro artículo ¿Cuáles son los síntomas del alzheimer?

Esperamos que este artículo te haya servido para conocer un poco más en qué consiste una enfermedad neurológica. Si te ha resultado interesante, te animamos a compartirlo en tus perfiles sociales, así nos estarás ayudando a divulgar salud 🙂