Enfermedades renales¿Cómo saber si el riñón está enfermo?

enfermedades renales

“Las estrellas son agujeros por los que se filtra la luz del infinito”. Confucio

La mayor parte de las enfermedades renales atacan a los nefrones, estructuras pequeñas de dentro del riñón que filtran los deshechos y exceso de agua de la sangre, que se convierten en orina. Esta orina viaja por los uréteres hasta llegar a la vejiga, donde se almacena hasta que nos entran las ganas de ir al servicio. El daño en los nefrones provoca que los riñones no puedan eliminar desechos.

  1. Las enfermedades renales más comunes:
    • Piedras en el riñón (cálculos renales): Este problema es el más común dentro de las afecciones de riñón. La causa es la acumulación de minerales dentro de tus riñones. Si la piedra es grande puede causar dolor cuando se mueven a través del tracto urinario. Si la piedra es pequeña es posible que no sientas nada y se mueva fácilmente.
    • Infecciones de las vías urinarias: Suelen ser causadas por bacterias que se propagan de otras partes del tracto urinario. Estas infecciones son el segundo tipo de más común de infección en el cuerpo. Las mujeres son más propensas por la morfología corporal. Es importante tratarlas pronto para prevenir un daño en los riñones permanente.
    • Cáncer de riñón: Esta ocurre cuando las células malignas crecen y se multiplican sin control y comienza en los riñones. Estas se producen en la membrana que cubre los tubos diminutos que están dentro de los riñones y se encargan de filtrar y limpiar la sangre de desechos, produciendo la orina. Este cáncer se hace más frecuente a medida que envejecemos.
    • Insuficiencia renal aguda: Esta afección ocurre cuando tus riñones dejan de funcionar de repente, durante un corto periodo de tiempo (menos de dos días). Es decir, dejan de filtrar los desechos de la sangre. Es muy grave y requiere de un tratamiento muy rápido, puesto que pueden acumularse niveles nocivos de desechos como consecuencia a la pérdida de capacidad de filtración. Esto tiene como consecuencia el desequilibrio de la composición química de la sangre.
    • Quistes: Los quistes son unos sacos rellenos de líquido, y en el caso de los renales existen dos tipos. Es normal que durante el envejecimiento tengamos quistes que habitualmente son benignos, aunque también existen algunas enfermedades que los generan. Un tipo de estos últimos es la poliquistosis renal que es hereditaria, y cerca de la mitad de las personas que la padecen acaban con insuficiencia renal.
  2. ¿Qué síntomas presentan las enfermedades renales?

                Los síntomas son diferentes según la enfermedad, te ayudamos a identificar sus síntomas:

  • Infecciones de las vías urinarias:

                               – Dolor o ardor abdominal.

                               – Urgencia frecuente de orinar.

                               – Orina con mal olor o con apariencia turbia o rojiza.

                               – Fiebre, cansancio o temblores.

                               – Presión en la región inferior del abdomen.

                               – Con menor frecuencia, naúsea o dolor de espalda.

  • Piedras en el riñón:

                               – Vómitos.

                               – Dolor extremo en la espalda o un costado que no desaparece.

                               – Fiebre y escalofríos.

                               – Orina con mal olor o con apariencia turbia.

                               – Sangre en la orina.

                               – Sensación de ardor al orinar.

  • Cáncer de riñón:

                               -Sangre en la orina.

                               – Pérdida de apetito

                               – Dolor en el costado que no desaparece.

                               – Pérdida de peso sin razón.

                               – Un bulto en el abdómen.

  • Insuficiencia renal aguda:

                               Falta de aire.

                               – Disminución del volumen de orina excretado, aunque no siempre ocurre.

                               – Fatiga.

                               – Retención de líquido, que causa hinchazón en piernas, los tobillos y los pies.

                               – Desorientación.

                               – Debilidad.

                               – Naúseas.

                               – Dolor u opresión en el pecho.

                               – Convulsiones o coma en casos extremos.

                               – Ritmo cardíaco irregular.

  • Quistes renales: Por lo general no producen síntomas al principio, pero algunos de ellos con su evolución son los siguientes:

                               – Dolores de cabeza.

                               – Sangre en la orina.

                               – Dolor de espalda y a los costados bajos de la espalda.

  • ¿Qué pruebas hay que hacer para detectar problemas renales?
  • Exámenes de sangre: Uno de los exámenes de sangre más comunes para detectar la enfermedad renal crónica es la que mide la tasa de filtración glomerular. Esta nos muestra qué tal filtran nuestros riñones.
  • En los exámenes de orina, existen dos tipos principalmente: Pruebas de niveles de creatinina (producto de desecho que los riñones eliminan en sangre) y análisis de albúmina (proteína que puede aparecer en la orina si los riñones están dañados).
  • Biopsia (sobretodo en el caso de tener sospecha de cáncer de riñón): Se trata de tomar una pequeña muestra de tejido del riñón para analizarla en el microscopio y comprobar la causa de la enfermedad renal y el nivel de daño en los riñones.
  • Diagnósticos por imagen como la ecografía: Proporciona al facultativo imágenes de los riñones e información acerca de su tamaño y su forma, o ver si existe algo inusual.
  • ¿Cuáles pueden ser las causas principales de los problemas renales?

Entre las causas podemos diferenciar entre varias, y es crucial detectarla para elegir el tratamiento médico más adecuado:

  • Problemas genéticos: si tenemos algún familiar cercano que padezca de estas enfermedades.
  • Cuando tienes demasiado de un desecho y no suficiente líquido en la sangre, estos desechos pueden acumularse y aglutinarse en los riñones.
  • Algunos medicamentos: como los analgésicos.
  • Fumar.
  • Diabetes.
  • Presión arterial alta.
  • En el caso de la insuficiencia renal aguda, suele ser común en personas hospitalizadas y, sobre todo, en personas con enfermedades crónicas que requieren de cuidados intensivos.
  • ¿Cómo podemos prevenirlas?

Si quieres mantener tus riñones siempre sanos, aquí te damos algunas recomendaciones:

  • Reduce el consumo de alimentos con sal.
  • Deja de fumar.
  • Controla tu presión arterial.
  • Si tienes diabetes controla tus niveles de azúcar en sangre.
  • Limita la cantidad de alcohol que ingiere.
  • Elije alimentos saludables para tu corazón como frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos bajos en grasas.
  • Mantente físicamente activo.
  • Si tienes sobrepeso, baja de peso.

A parte de tener una buena calidad de vida y autocuidado para mantener nuestros riñones en buen estado por más tiempo, desde Aegon aconsejamos disponer de un seguro de salud para poder hacer cómodamente y sin esperas los exámenes pertinentes de dudas. Así podremos descartar un posible mal funcionamiento de los mismos o ponerle remedio de la manera más rápida y eficaz posible.