¿Qué es la hipertensión y cuáles son sus síntomas?

Aegon Salud que-es-hipertension-sintomas

 “La emoción es una brújula que nos dice qué hacer. Una brújula que se encuentra perpetuamente atascada en un punto, no sirve de nada”. Dan Gilbert

El 17 de mayo es el Día Mundial de la Hipertensión. Una enfermedad que puede pasar inadvertida y suele ser más frecuente a partir de los 40 años. Además, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) uno de cada cinco adultos tiene la tensión arterial elevada. Por ello queremos a ahondar más en sus características y cómo prevenirla.

¿En qué consiste esta enfermedad y por qué es tan peligrosa?

Es una enfermedad que se produce por el aumento de la fuerza de la presión que ejerce la sangre sobre las arterias de forma continua o sostenida. Una presión arterial normal es la que el corazón ejerce sobre las arterias para que estas conduzcan la sangre a todo el cuerpo.  Algo importante de señalar es que no da síntomas durante mucho tiempo y, sin tratamiento, puede dar lugar a diversas complicaciones como infarto de miocardio, daño renal y ocular y accidente cerebrovascular.

¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión?

La hipertensión arterial no produce síntomas y puede pasar inadvertida. Por ello es importante tener un control de la tensión arterial por el médico de cabecera y hacerse estudios frecuentes, en especial a partir de los 40 años y en caso de tener antecedentes familiares. Más vale prevenir: Por ello recomendamos contratar un seguro médico y así poder realizarte los chequeos que necesites cuando lo necesites, y detectar esta enfermedad a tiempo (si es que aparece).

Algunos síntomas que puedes experimentar son los siguientes:

  • Mareos o dolores de cabeza.
  • Visión borrosa.
  • Naúseas y vómitos.
  • Dolores en el pecho y dificultad de respirar.

El diagnóstico se realiza mediante la medición con un esfigmomanómetro o tensiómetro, aunque en algunos casos son necesarias otras pruebas como el holter de presión arterial. Es imprescindible completar el estudio con un análisis de laboratorio y un electroencefalograma.

Los niveles máximos normales de presión arterial sistólica (máxima) están entre 120-129 mmHg, y las de diastólica (mínima) entre 80-84 mmHg. Cifras más bajas también pueden considerarse normales en caso de no provocar ningún síntoma.

¿Cuáles son sus causas?

Existen numerosos factores que afectan a la tensión arterial:

  • La cantidad de agua y de sal que tenemos en el cuerpo.
  • Nuestros niveles hormonales.
  • El estado de los riñones, sistema nervioso y vasos sanguíneos.

Además existen algunos factores de riesgo a tener en cuenta:

  • Raza
  • La obesidad.
  • La diabetes.
  • Antecedentes familiares.
  • Consumir alcohol en exceso.
  • Tener una dieta rica en sal.
  • Tener problemas de ansiedad y estrés.

La mayoría de las veces no se identifica ninguna causa para esta afección. En este caso se denomina hipertensión esencial.

A la hipertensión ocasionada por una afección o algún medicamento se la llama hipertensión secundaria. Es el caso de la hipertensión por una enfermedad renal crónica, el embarazo, hipertiroidismo, consumo de anticonceptivos o fármacos para la migraña.

¿Cuál es el tratamiento de la hipertensión?

Como en muchas enfermedades, el mejor tratamiento es la prevención. Por ello recomendamos  un estilo de vida cardiosaludable.

  • Reduce el consumo de alcohol.
  • Deja de fumar: ya que fumar aumenta le presión arterial y la frecuencia cardíaca.
  • Mantén una dieta cardiosaludable: reduce el consumo de sal y mantén en la dieta alimentos como legumbres, fruta, verdura, frutos secos y cereales. También se recomienda el aceite de oliva como grasa principal y aumentar la ingesta de aves y pescados por encima de las carnes rojas.
  • Haz ejercicio moderado a diario.
  • Controla tu peso.

En caso de ser hipertenso es importante además tener un tratamiento antihipertensivo. Existen varios medicamentos englobados dentro de varios grupos. En ocasiones el efecto tarda en reflejarse en los resultados, por lo que es necesario esperar antes de plantear un cambio en la medicación.

¿Cuál es su esperanza de vida?

Los pacientes que mantienen un tratamiento antihipertensivo deben tener en cuenta los siguientes consejos:

  • El tratamiento farmacológico siempre ha de estar acompañado por un estilo de vida cardiosaludable.
  • No dejes nunca de tomar la medicación aunque tus niveles de presión arterial se hayan normalizado.
  • Si ves que el tratamiento no obtiene los resultados esperados, consulta con tu médico. A veces es necesario asociar varios medicamentos para el control de la presión arterial.
  • Cumplir estrictamente el tratamiento y horarios de ingesta de los medicamentos.
  • Vigila el resto de factores de riesgo.

Si eres hipertenso y cumples con estas indicaciones, tu calidad de vida puede ser muy buena. En caso de no padecer de hipertensión, también recomendamos es estilo cardiosaludable. Porque el prevenir o controlar la hipertensión depende de ti.