Síndrome de las piernas inquietas: remedios naturales para curarlo

Aegon Vitaminas

El síndrome de las piernas inquietas también conocido como enfermedad de Willis-Ekbom, es un trastorno molesto y que reduce la calidad de vida de quien lo sufre. Vamos a conocer un poco más sobre él y sobre los remedios naturales para curarlo.

Se trata de una afección que, se cree, puede llegar a afectar hasta a un 7% de la población, o incluso algo más. Es un trastorno neurológico sensorial, y dado que interfiere con el sueño también se clasifica como trastorno del sueño. Como su propio nombre indica esta afección se experimenta más comúnmente en las piernas, pero también puede ocurrir en los brazos y en otras partes del cuerpo.

Los síntomas pueden variar en cuanto a cómo se presenta, y también en la intensidad que presentan, dándose casos leves que pueden acabar siendo molestias severas.

Las sensaciones más habituales suelen ser descritas como:

Picores, hormiguero, punzadas como con alfileres, sensaciones eléctricas, palpitaciones, espasmos musculares en las piernas

Los síntomas pueden ser más, pero básicamente estos serían los más habituales, la acumulación de ellos hace que el cuerpo impulse las piernas a moverse y sacudirse, de ahí el nombre de síndrome de las piernas inquietas.

Este tipo de afección se manifiesta con mayor dureza en los momentos de reposo, y, generalmente, es más común por las noches. Puede impedir o perturbar directamente el sueño, lo que a su vez puede generar una gran cantidad de problemas de salud.

La gran mayoría de personas con esta afección mueven de manera agitada sus piernas durante la noche, en casos extremos pueden llegar a movimientos cada 15 segundos. Esto es lo que se conoce como movimiento periódico de las extremidades relacionado con el síndrome. También, por extensión, la falta de sueño, el insomnio y, por último la depresión por agotamiento, suelen relacionarse en casos extremos por este tipo de afección.

Hay una variedad amplia de factores que parecen contribuir a desarrollar el sindrome. Por ejemplo, parece que afecta más a las mujeres que a los hombres, a los adultos a partir de los 40 años que antes de esa edad, y el embarazo aumenta el riesgo de sufrir el trastorno.

Existen causas médicas achacables; por ejemplo, enfermedades cerebrales, parkinson, anemia, insuficiencia renal o diabetes, que pueden incluir el síndrome de piernas inquietas como síntoma. Si quieres saber más sobre las enfermedades cerebrales más comunes y cómo prevenirlas te recomiendo este artículo.

También determinados medicamentos, aquellos que alteren la función cerebral como los antidepresivos o antipsicóticos, pueden llegar a generar síntomas del trastorno, aunque, en algunos casos se utilizan para tratarlo.

Deficiencias alimentarias, o, transmisión genética, son otros elementos de riesgo a tener en cuenta. En este último caso se calcula que más de 50% de personas que sufren este trastorno tienen algún familiar directo con la misma afección.

Remedios naturales para detener el RLS

Generalmente, antes de recurrir a medicamentos, o como complemento a estos, se nos va a recomendar cambios en los estilos de vida y métodos naturales para tratar de paliar o eliminar la afección.

Hay que tener en cuenta que no existen medicamentos específicos, y que por tanto dependiendo de la raíz del problema, pueden ser unos u otros, pero su eficacia es relativa en todos los casos. Por tanto, las alternativas relacionadas con los hábitos de vida y los remedios naturales son muy interesantes.

Desde el punto de vista de las vitaminas que contribuye a aliviar los síntomas de este síndrome encontramos las siguientes:

Magnesio

Es uno de los remedios naturales más populares para este síndrome. La deficiencia de magnesio es común en la sociedad moderna, además, ciertos productos como el azúcar, alcohol, cafeína, e incluso el estrés, pueden agotar nuestras reservas de magnesio.

Los niveles adecuados de magnesio pueden ayudar a las fibras musculares que, en las personas con este trastorno, funcionan de manera deficiente en algunos músculos. La ayuda se traduce la posibilidad que las fibras musculares se relajen, contribuyendo además a un sistema nervioso saludable. Sin embargo hay que tener en cuenta que un exceso de hierro puede agotar el magnesio, así que es importante no sobrecargar este suplemento.

Selenio

Se cree que la dopamina está directamente relacionada con el síndrome de las piernas inquietas, por ello, el selenio puede ser una buena elección ya que apoya la función de la dopamina en el cuerpo.

Hierro

El hierro también resulta necesario para la función de la dopamina en el cuerpo. En general, las personas con síndrome de piernas inquietas poseen niveles demasiado bajos de hierro en el cerebro. Suplementos de hierro se utilizan habitualmente para el tratamiento de esta afección, aunque, lo ideal es obtenerlo de los alimentos siempre que sea posible.

Sin embargo, como ya hemos indicado anteriormente, un exceso de hierro puede agotar el magnesio, y, además, puede contribuir a un momento de ciertas bacterias patógenas cuando se poseen problemas digestivos.

Vitamina D

La que conocemos como vitamina feliz es otro remedio natural importante que puede jugar un papel determinante como remedio para quienes sufren síndrome de piernas inquietas. En este caso bien a través de los alimentos, lo óptimo, bien en forma de suplementos.

En cualquier caso, siempre que suframos este tipo de síntomas debemos descartar otras patologías que puedan provocarlos. Trastornos como la fibromialgia, de la que te hablamos aquí, pueden presentar algunos síntomas similares. Por tanto, como de costumbre, lo correcto es acudir a nuestro médico para las correspondientes pruebas que considere pertinentes…