Síntomas de migraña y cómo diferenciarla de un dolor de cabeza

sintomas migraña
Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Sabrías reconocer los síntomas de migraña frente a los de un dolor de cabeza? La migraña es un tipo de dolor de cabeza que no conviene confundir con las cefaleas comunes y que requiere de tratamiento y prevención.

Los dolores de cabeza son una de las patologías más habituales sufridas por la población. En términos médicos se denominan cefaleas, y no son pocas las veces que llegamos a confundirlas con las famosas migrañas.

Las migrañas son un tipo de dolor de cabeza, menos frecuentes y con más síntomas asociados, que producen una mayor incapacidad para la persona que las sufren. Normalmente requerirán un diagnóstico profesional para confirmar que realmente las sufrimos. Por el contrario, los dolores de cabeza son fácilmente identificables.

Síntomas de migraña frente a los de un dolor de cabeza

Tanto en las cefaleas como en las migrañas, existen diversos tipos que diferenciar. En el primer caso, las más extendidas son las cefaleas tensionales y en racimos, caracterizadas por el carácter episódico del dolor de cabeza, ya sea a lo largo de los días o varias veces en un mismo día.

En el caso de las migrañas, se diferencia si es con aura o sin ella, definiéndose aura como un síntoma neurológico que ocasiona visión borrosa o parpadeo de luces, y que normalmente precede al dolor de cabeza propiamente dicho.

Duración

Una cefalea común dura normalmente poco tiempo, dependiendo sobre todo de la actividad que estemos realizando y si llegamos a consumir analgésicos.

Los síntomas de migraña pueden extenderse durante días, sin que los analgésicos comunes tengan efecto.

Intensidad

Una cefalea común nos permite seguir con nuestras tareas y hacer vida normal.

En la migraña sentiremos un dolor tan intenso y constante que no podremos mantener la actividad que estemos realizando. En los casos de migraña con aura puede alcanzarse una incapacitación completa, teniendo que buscar un lugar donde reposar sin realizar ninguna actividad.

Síntomas adicionales

En una cefalea común casi nunca se tienen síntomas asociados, reduciéndose a un dolor de cabeza constante, pero leve.

En la migraña se puede sufrir náuseas, sensibilidad ambiental y dolor pulsátil, pudiendo intensificarse al realizar actividades que conlleven esfuerzo físico o mental.

¿Qué hacer ante síntomas de migraña o cefalea?

Medicación

Habitualmente, las cefaleas son tratadas con analgésicos disponibles para el público en la farmacia, y no requieren receta. Ibuprofeno y paracetamol son los más comunes, y aunque pueden ser eficaces para la migraña en los episodios moderados solo debemos recurrir a ellos cuando identificamos los síntomas con un dolor de cabeza estándar.

En la migraña lo más normal es hacer uso de antiinflamatorios con prescripción médica, y en el caso de tener síntomas asociados a las náuseas o vómitos, utilizar antieméticos.

Prevención

Sin duda alguna, el mejor de los tratamientos siempre será el preventivo, particularmente para las migrañas con o sin aura. Farmacológicamente se puede recurrir a betabloqueantes y neuromoduladores, y dependiendo del diagnóstico etiológico antidepresivos y antihipertensivos.

En el caso de querer prevenir dolores de cabeza eventuales y apoyar el tratamiento que se esté siguiendo para el dolor de cabeza, es interesante mantener hábitos de vida saludables, como una alimentación equilibrada, con horarios establecidos y complementada con rutinas de ejercicio físico moderado.

¿Se puede prevenir la migraña?

Al no estar claras las causas concretas de una migraña, resulta muy difícil determinar una forma de prevenirla. A pesar de ello, se pueden seguir unas recomendaciones relacionadas con algunos de los síntomas frecuentes de los pacientes que sufren migraña, de forma que las probabilidades de que aparezca sean más bajas:

  • En nuestra dieta: algunos pacientes relacionan la ingesta de ciertos alimentos con un episodio de migraña. Es importante saber con certeza cuál es el alimento desencadenante y evitar solo aquel que lo provoque. Entre los alimentos que actúan como posible desencadenante se encuentran el alcohol, los ahumados, el chocolate, los frutos secos, los cítricos o la cafeína. Ayunar se asocia igualmente con la aparición de síntomas de migraña, por lo que es importante comer varias veces a lo largo del día en horarios regulares.
  • En el sueño: es importante mantener unos hábitos de sueño saludables, descansando las suficientes horas y con un horario constante, para evitar un episodio de migraña (véase el artículo Fórmulas para dormir antes y mejorar los patrones del sueño).
  • Nivel de hormonas: especialmente en el caso de las mujeres que sufren migraña durante los ciclos menstruales. Las variaciones de estrógenos que pueden provocar, por ejemplo, los anticonceptivos, pueden llegar a empeorar los episodios de migraña.

Un proceso de migraña puede ser realmente complicado y un diagnóstico rápido puede ser clave. Acudir al seguro de salud para poder realizar este diagnóstico lo más rápido posible es una buena idea. El dolor de cabeza recurrente puede convertirse en un problema grave e incapacitante.