Dormir ¿se puede recuperar el fin de semana el sueño perdido?

Según numerosos estudios, recuperar el sueño durante el fin de semana no es una idea demasiado prudente, y a continuación te explicaremos porqué.

Está demostrado que, aunque una persona duerma durante más tiempo el fin de semana, si continúa durmiendo mal, seguirá comiendo más y aumentará de peso. Por eso es tan importante aprender a dormir mejor.

Dormir poco y la perdida de azúcar en sangre

La costumbre de dormir más durante el fin de semana no va a solucionar la incapacidad que podamos tener en nuestro cuerpo para regular el azúcar en sangre. Si entre semana seguimos manteniendo un mal hábito de sueño y nos pasamos forzando a nuestro cuerpo a trabajar, el problema persistirá.

A largo plazo, el hecho de dormir poco es algo realmente dañino para nuestra salud. Los estudios recomiendan al menos 7 horas de sueño en personas adultas, y en niños hasta 9.

Para demostrar que la carencia de sueño provoca que tengamos excesos de comida se realizó un estudio publicado por Current Biology. El estudio se dividió en tres partes y durante 10 días, a un grupo de 36 hombres y mujeres, que poseían diferentes necesidades de sueño. Ninguno de los participantes tenía recién nacidos en casa, ni ningún otro tipo de impedimento de salud que afectase a su calidad de sueño.

Al primer grupo se le dio la oportunidad de dormir un periodo de 9 horas durante todo el estudio, mientras que al segundo sólo se le permitió cinco horas de sueño cada noche, y al último grupo se le permitió dormir cinco horas de lunes a viernes, y los fines de semana se les permitió dormir el tiempo que quisieran.

Los dos grupos que estuvieron faltos de sueño, comieron algún tipo de refrigerio tras la cena, y ganaron cierto peso a lo largo del estudio, siendo los hombres los que más peso ganaron, mostrando un incremento del 2,8%. Las mujeres, en cambio, sólo un 1,1%. Los hombres que durmieron más el fin de semana, mostraron un crecimiento de peso del 3%, mientras que las mujeres sólo del 0,5%.

De esta manera, la falta de sueño y comer de más, se pueden encontrar estrechamente relacionados por la hormona del hambre, que se ven afectadas por la falta de sueño crónica. La hormona leptina reduce el apetito, mientras que la hormona grelina la incrementa, por eso tenemos hambre.

Dormir más el fin de semana no recupera lo perdido

El grupo que dormía más los fines de semana no mostró mejores resultados a pesar de ello. Tan pronto como regresaron a la rutina de dormir pocas horas el lunes, la habilidad de sus cuerpos para regular el azúcar en la sangre, resultó insuficiente. Además, este grupo mostró una mayor resistencia a la insulina, tanto en sus músculos como en sus hígados. Es un dato importante, ya que tanto el músculo como el hígado son dos de los tejidos más importantes que asumen el azúcar después de comer.

Esto nos ayuda a entender por qué cuando no dormimos lo suficiente, tenemos un mayor riesgo a enfermedades como la diabetes.

Además, una de las razones por las que el grupo de fin de semana podría verse más afectado, es porque su reloj biológico podría haberse visto alterado, privando al cuerpo de determinadas hormonas.

Otro dato muy curioso de este estudio, es que sólo los hombres parecen ser capaces de recuperar el sueño perdido durante el fin de semana. Eran capaces de dormir más durante el viernes y el sábado por la noche, mientras que las mujeres sólo lo conseguían los viernes.