¿Qué son las capacidades cognitivas y cómo nos ayudan?

capacidades cognitivas

En nuestro día a día interactuamos con el medio que nos rodea. Recibimos diferentes estímulos y damos también diversas respuestas.

Para ello desarrollamos mecanismos que nos ayuden a adaptarnos entre los que destacan las capacidades cognitivas.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

¿Qué son las capacidades cognitivas?

Las capacidades cognitivas son procesos mentales relacionados con el tratamiento de toda la información que llevamos diariamente.

Capacidades como la atención, el lenguaje o la memoria nos permite responder a los estímulos e interactuar en nuestro día a día.

Por ello es tan importante conocerlas como potenciales.

El desarrollo de las capacidades cognitivas

El proceso de desarrollo comienzas desde el momento en el que nacemos. Se pasa de respuestas a innatas a combinarlas con otras aprendidas.

Es un proceso natural en el que entra en juego no solo el entorno que nos rodea, también los estímulos que recibimos de las personas que nos rodean.

En este proceso, nuestro sistema nervioso se va especializando, aprendiendo aptitudes, y procesos y que permiten percibir, atender, procesar y responder a lo que nos rodea y adaptarnos adecuadamente a los diferentes contextos ante los que hay que reaccionar.

El papel de los sentidos y el sistema somatosensorial

Los sentidos juegan un papel principal en el desarrollo de las capacidades cognitivas. Gracias a la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto recibimos la información que nos rodea.

No es la única fuente. El sistema somatosensorial también nos proporciona información sensorial del cuerpo tan importante como el dolor y la temperatura, entre otros.

Todos estos estímulos nos ayudan a interpretar el medio con el que interactuamos, y tras procesarla y analizarla nos permite dar un respuesta adecuada a distintas situaciones: desarrollamos las capacidades cognitivas.

Habilidades cognitivas básicas

Alrededor de este procesamiento de la información desarrollamos distintas habilidades cognitivas. Estas son las capacidades cognitivas básicas:

Memoria

La memoria sin duda una de las capacidades cognitivas más importantes. En concreto es la capacidad del cerebro de retener información y recuperarla cuando deseamos. Conoce qué alimentos pueden dañar tu memoria.

Esto nos permite recordar hechos, ideas y sensaciones y con ello relacionarlas entre conceptos y todo tipo de estímulos que percibimos en el pasado y usarlo como claro mecanismo adaptativo.

Atención

Nos permite enfocarnos en la información que creemos relevante en cada momento.  Es una capacidad que desarrollamos tanto voluntaria como involuntariamente.

Lenguaje

A través del lenguaje podemos tanto expresar nuestros sentimientos y pensamientos en palabras comprensibles para las personas que nos rodean, y lo contrario, entender y procesar lo que nos dicen a nosotros.

Ya sea lenguaje oral y escrito es una capacidad básica para interactuar en nuestro entorno.

Razonamiento

Muy relacionado con la memoria, el razonamiento nos permite analizar adecuadamente situaciones, ya sean conocidas o futuras o posibles, y por tanto desconocidas, pero que pueden ser análogas a otras que ya marcó nuestra experiencia.

Esto nos permite anticipar problemas o al menos buscar las soluciones que pensemos más efectivas.

Motivación

Nos permite orientarnos hacia aquellos puntos que nos proporcionen satisfacción. Es una capacidad básica para hacer frente a muchos de los retos que tenemos en el día a día.

Orientación

Gracias a esta capacidad cognitiva podemos situarnos correctamente no solo en el espacio, también en el tiempo. Nos ayuda a prestar más atención al entorno, siendo ancestralmente uno de los mecanismos de supervivencia más importantes.

¿Cómo funcionan las capacidades cognitivas?

En la descripción de las habilidades cognitivas básicas ya vemos claramente un punto clave, la interconexión entre ellas. Combinándolas de forma adecuada en cada situación podremos hacerlas frente.

De hecho, muchas de las capacidades cognitivas funcionan inconscientemente, mientras otras tenemos no solo que usarlas de forma consciente, sino que es positivo “trabajar” estas habilidades para mejorarlas.

Así por ejemplo la memoria es fundamental para responder ante distintas situaciones, pero lo es junto a capacidad de atención, de análisis de lo que estas percibiendo y la forma de comunicarse.

¿Dónde residen las capacidades cognitivas?

La enorme variedad de capacidades cognitivas lleva a que se asocien a distintas áreas de nuestro sistema cerebral.

Algunas están muy localizadas. Por ejemplo, el lenguaje se sitúa en el lóbulo izquierdo del cerebro en la mayoría de los casos, lo que lleva a que, por ejemplo, si se produce un accidente cerebrovascular en esta zona afecte esta capacidad cognitiva.

Otras se encuentran en áreas diferentes, como ocurre con la memoria que se encuentra localizada entre otras regiones como el hipocampo, el tálamo o el cerebelo entre otras.

Por último, las hay que incluso se desconoce su mecanismo de funcionamiento, como ocurre con la capacidad de precepción que se encuentran dispersas en diferentes regiones cerebrales.

Estimulación de las capacidades cognitivas

Lo que sí coinciden todas las capacidades cognitivas es en la importancia de potenciarlas y estimularlas para conseguir mejorarlas, mantenerlas o incluso recuperarlas.

Las capacidades cognitivas son especialmente importantes cuando se tiene alguna enfermedad neurológica. En la mayoría de estas se suelen perder de forma paulatina por lo que mantenerlas ralentiza el deterioro de muchas demencias.

Para conseguirlo es importante usar diferentes acciones y ejercicios asociados a las diferentes capacidades cognitivas. Muchos de ellos activan otras áreas cerebrales asociadas o complementarias consiguiendo mejorar distintas habilidades.

Cinco actividades de gran ayuda

Concretamente, realizar algunas actividades son de gran ayuda para reforzar las capacidades cognitivas. Buenas para todas las edades, son de especial ayuda para evitar deterioros en las personas mayores.

  • Leer:  Es una de las actividades más importantes para favorecer la estimulación cognitiva. Más allá de aportar conocimientos, también favorece la concentración, la memoria y alimentar la imaginación.
  • Jugar:  Perfectos para disfrutar con la familia y con los amigos, los juegos de mesa también nos ayudan a entrenar distintas habilidades cognitivas como el cálculo, la lógica, la capacidad de planificación, el lenguaje, la memoria o la creatividad, entre otras habilidades cognitivas.
  • Aprender: Aprender cosas nuevas a la edad que favorece la actividad cognitiva. Aprender idioma, asistir a clases, coloquios, música… la variedad es enorme y los resultados siempre positivos.
  • Nuevos retos: Buscar nuevas motivaciones, un poco de esfuerzo, como resolver un crucigrama, hacer un sudoku o un puzle. Es importante no centrarnos en actividades que dominios o sean sencillas ya que podríamos resolverlas de forma mecánica, sin generar estimulación cognitiva, aunque tampoco hay que abandonarlas porqué también nos proporcionan sensaciones agradables importantes para nuestro día a día.
  • Cambio de rutinas: Variar lo que hacemos habitualmente, contribuye a crear nuevas conexiones neuronales. Pueden ser de todo tipo, desde hacer cambios en un despacho, cambiar la forma de ir al trabajo, etc.

Como has podido comprobar las capacidades cognitivas son fundamentales para nuestra vida diaria, unas habilidades que hay que cuidar y estimular, tengas la edad que tengas. Algo que puedes empezar a hacer compartiendo este post si te ha parecido interesante. Una mente despierta también es importante para la salud.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn