10 motivos por los que tener hijos sí es que te toque la Lotería

motivos-tener-hijos

“No me cabe concebir ninguna necesidad tan importante durante la infancia de una persona que la necesidad de sentirse protegido por un padre”. Sigmud Freud

Tener un hijo es una decisión muy importante en la vida de un adulto. Existen muchas cosas diferentes a tener en cuenta, entre ellas las obligaciones y responsabilidades de ser padre. Esto nos lleva muchas veces a pensárnoslo demasiado, y tardar mucho en tomar esta decisión. Pero, al mismo tiempo, crear una vida nueva conlleva muchas alegrías, cariño y amor. En este artículo vamos a comentar algunos de los beneficios que tiene tener un hijo para que te ayude en esta decisión tan bonita.

10 beneficios de tener hijos.

  1. Te produce sentimientos profundos de amor, admiración y cuidado. Estos sentimientos son mutuos, ya que el pequeño también te los proporciona. Tú eres la persona más importante en su mundo durante la infancia. Eres aquel que le hace reír, juega con él y del que aprende todo lo que tiene que saber del mundo. Esto nos da momentos muy dulces de felicidad y conexión.
  2. Tener niños mejora tu autoestima. Esto viene como consecuencia del punto anterior. Te siente importante y crucial para una persona, sientes su amor incondicional y su admiración.
  3. Saca lo mejor de ti: fomentan valores y cualidades positivas como la resiliencia, paciencia, amor, cariño y empatía. También es posible que te haga más creativo y divertido, ya que tener un hijo implica buscar planes de ocio y diversión que igual antes no te sentías tan obligado.
  4. Te obliga a planificar más tus gastos y ser más responsable. Es posible que la responsabilidad de tener un hijo te haga ser más ahorrador y no derrochar en cosas que no son importantes.
  5. Los niños enriquecen tu vida. Tener un pequeño a tu lado hace que vuelvas a sorprenderte de las cosas de la vida, ya que ellos ven todo por primera vez y tú vas a compartir estas nuevas experiencias con ellos. Esto hace que vuelvas a valorar los pequeños detalles, algo que aumentará tu bienestar y disfrute.
  6. Conoces un tipo de amor diferente, muy potente. El amor paternal es un amor incondicional. Es un sentimiento que te invade y que te hace hacer cualquier cosa por tu hijo.
  7. Los niños son muy buenos maestros de nuestro mundo. Gracias a ellos descubrimos cosas que no sabíamos, ya que te obliga a indagar en el mundo de las emociones, las relaciones, el vínculo y… ¡los dinosaurios! Si si, los dinosaurios por ejemplo. Igual cogen un tema que les encanta, y tú te sientes en la obligación de hacer una labor de investigación para poder satisfacer su sed de conocimiento. Y no hablemos de cuando entren en la “etapa del por qué”. No dejarás de buscar por internet y aprender cosas nuevas.
  8. Ser padre mejora tu salud. Esto es debido a que tenemos el hermoso objetivo de ayudar y acompañar a una nueva vida, y para ello tenemos que cuidarnos. Además, un estudio llevado a cabo por la Universidad Brigham Young encontró que la paternidad reducía la tensión arterial.
  9. Revives tu infancia. Muchos son los padres que recuperan cosas de cuando eran niños: libros, juguetes o ropa. Además, vuelves al suelo, es decir, vuelves a jugar, a experimentar y a ver el mundo a través de los ojos de un niño. Tener un hijo te hace volver al cine infantil, a parques temáticos y hacer actividades de ocio infantil.
  10. Te vuelves a divertir como un niño. Como consecuencia de todo lo expuesto anteriormente, vuelves a disfrutar de una forma genuina, infantil. Este es un ejercicio muy bonito, porque la felicidad y el disfrute se vive mucho más intensamente.

A pesar de todo esto, entendemos que existen muchos contras en esta decisión como dejar de hacer las cosas que antes hacíamos. Además, se añaden nuevas responsabilidades como el cuidado de su salud. Como los padres quieren siempre dar lo mejor a sus hijos para que vivan felices y sanos, muchos contratan un seguro de salud familiar  y poder hacer frente a situaciones de enfermedad, garantizando siempre la mejor atención.