Alimentos que dañan tus dientes y que te pueden costar un dineral a largo plazo

Nuestros dientes son una parte muy importante del cuerpo. Mantenerlos sanos y cuidados es fundamental.

Está demostrado que una de las principales causas de sufrir dolor o molestias en nuestros dientes se debe a una mala salud bucodental. También que cuanto antes comencemos a cuidar nuestra boca, mejor, de ahí la importancia del seguro dental, indispensable para los más pequeños.

Un factor a tener en cuenta para la salud bucodental es conocer aquellos alimentos que la perjudican, dañando nuestros dientes.

La buena salud de tu boca

Si queremos disfrutar de una dentadura sana y fuerte el mayor tiempo posible, hay que alejarse de los alimentos azucarados y cepillarse los dientes a diario, a ser posible acompañando el cepillado con un buen enjuague bucal.

Para poder mantener una buena salud bucal, debemos ser conscientes también de aquellos alimentos que suponen una amenaza para nuestros dientes. Esta es una lista con los principales y algún consejo para que puedas sustituirlos.

Evitar las bebidas carbonatadas

Si el azúcar no es bueno de por sí, imagínate añadido en las bebidas, como es el caso. Las bebidas azucaradas desgastan el esmalte de nuestros dientes.

Por ello, piensa en prescindir por completo de ellas. No obstante, si te resulta imposible hacerlo del todo, te recomendamos que, después de beber la bebida carbonatada, te enjuagues los dientes de manera inmediata. Es una manera de evitar que el azúcar desgaste más nuestros dientes.

Zumos de cítricos, sólo de vez en cuando

A pesar de que son una opción muy sana en cualquier dieta, un consumo excesivo de este tipo de zumos desgasta el esmalte de nuestros dientes. De hecho, pueden incluso provocarnos caries. Para intentar evitarlo hay que lavarse los dientes una vez que lo ingerimos, como hemos mencionado anteriormente. Además puede ser buena idea tomarlos con pajita.

Te recomendamos que mezcles los cítricos con otras frutas y hortalizas, ya que así evitaremos dañar el esmalte de nuestros dientes. Por ejemplo, podemos usar fresas, para compensar el efecto de los cítricos. Además, las fresas son un gran aliado para nuestros dientes, ya que son fuente de xylitol, una propiedad que evita la placa dental, fortalece nuestro esmalte y estabiliza las caries.

Las bebidas o comidas excesivamente frías o calientes, no son buena opción

En este caso, la solución para tomarlos se encuentra en el término medio, por esta razón, es muy importante que evites la ingesta de alimentos o bebidas demasiado frías o demasiado calientes. Evitarlos es clave, ya que aumentan nuestra sensibilidad dental, además de inflamar los vasos sanguíneos que se hallan en el interior del diente.

Azúcar, principal causa de caries

Las bebidas carbonatadas no son los únicos alimentos donde encontramos azúcar. De forma diaria solemos ingerir otros como el chocolate, las galletas, productos lácteos… Si eres un apasionado del azúcar, lo mejor que puedes hacer es sustituirlo, endulzando tus comidas con miel o canela.

Comer saludable y ahorrar al mismo tiempo es posible, por ello contempla las alternativas al azúcar.

Café, Ketchup, salsa de soja y vinagre balsámico

Está demostrado que cualquier tipo de salsa, tiñe nuestro esmalte. Así que ya sabes, no hay que consumirlas en grandes cantidades si lo que pretendes es tener una dentadura perfecta. Si te gustan demasiado las salsas y no quieres prescindir de ellas en tu día a día, lo mejor es elaborarlas de manera casera,. De esta forman harán menos daño en nuestros dientes.

El café también es un enemigo para nuestros dientes y también podemos sustituirlo, en este caso por té. Hay una gran variedad de té, por lo que puedes incluso mezclarlo con leche si así lo prefieres.

Vino tinto

El vino no sólo mancha nuestros labios al beber, también estropea nuestros dientes. De manera que reducir su ingesta en la medida de lo posible, es la mejor opción. De nuevo, puedes sustituirlo por otras bebidas, como el vino blanco, champán o cava.

Evita estos alimentos si quieres tener unos dientes perfectos y aprovecha las coberturas dentales de tu seguro de salud para llevar a cabo las limpiezas anuales y el mantenimiento dental básico.