Cáncer de piel: qué es, síntomas y tratamiento

Tiempo de lectura: 5 minutos

El cáncer de piel es uno de los tipos más comunes de cánceres que se dan, actualmente, en nuestra sociedad. Por ello, es imprescindible que se lleven a cabo todas las precauciones a nuestro alcance para poder evitarlo y, en el caso de detectar alguno de sus síntomas, acudir con la mayor brevedad posible a nuestro médico de confianza para que pueda hacer un diagnóstico precoz.

Tras los últimos meses de confinamiento debido a la pandemia del COVID-19, hemos estado menos expuestos a los rayos del sol y, por tanto, nos ha vuelto más vulnerables a ellos. Las ganas de volver a salir a la calle, disfrutar de la playa, la piscina y el sol durante este verano del 2020, pueden llevarnos a no tomar las precauciones necesarias ante la exposición solar, lo que podría ocasionarnos serios problemas.

En Aegon Seguros tu salud es nuestra prioridad, así que a continuación vamos a explicarte todo cuanto necesitas saber sobre este tipo de cáncer para que puedas disfrutar de un verano maravilloso sin consecuencias negativas para tu salud.

¡Adelante! Sigue leyendo e infórmate bien.

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es el resultado descontrolado de la aparición de ciertas células que no son propias de nuestra piel.

Cuando el ADN de las células que se encuentran en la piel se daña, éstas van modificándose y mutando, multiplicándose mucho más rápido de lo natural y provocando la aparición de tumores malignos que pueden causar serios problemas de salud e incluso la muerte.

Pese a que algunas personas tienen un riesgo más elevado de poder contraer cáncer de piel, lo cierto es que este tipo de cáncer puede aparecer en cualquier individuo si no se llevan a cabo las precauciones necesarias para prevenirlo.

¿Cuáles son las causas del cáncer de piel?

Según la Asociación Española contra el Cáncer, basándose en todos los estudios científicos que se han llevado a cabo en referencia a este tipo de enfermedad, las causas de contraer cáncer de piel pueden ser algunas de las siguientes:

  • Piel clara

El bajo nivel de melamina en la piel, es decir, tener la piel clara, conlleva una menor protección ante la radiación UV. Por tanto, la predisposición natural a desarrollar esta enfermedad para las personas con un color de piel más claro es mucho más elevada que para el resto.

  • Exposición solar

La exposición solar es una de las principales causas y ante la que hay que tomar, sin lugar a dudas, las máximas precauciones posibles. Aunque el bronceado pueda parecer bonito ante la sociedad, es necesario ser conscientes de que solo es la consecuencia de las lesiones que se provocan en nuestra piel tras un exceso de radiación ultravioleta.

  • Lunares

Tener muchos lunares, entre ellos los clasificados como atípicos, que tienen una forma irregular y suelen ser más grandes que los normales, puede favorecer a la aparición del cáncer de piel. Por ello, es fundamental que, en el caso de tenerlos, se lleven a cabo revisiones constantes para detectar cualquier posible cambio sospechoso.

  • Sistema inmunitario

Otra de las causas que puede conllevar a contraer un cáncer de piel es si el sistema inmunitario de la persona está debilitado. Ya sea por tener algún tipo de enfermedad como el SIDA, o por estar tomando algún tipo de medicamento inmunodepresor.

  • Antecedentes familiares, o personales, de cáncer de piel


Si existe algún tipo de antecedente previo, el riesgo es más elevado. Por tanto, es completamente necesario extremar las precauciones y revisiones.

Tipos de cáncer de piel

Existen diferentes tipos de cáncer de piel, aunque los más comunes son los siguientes:

Carcinoma de células basales

Sin lugar a dudas este es el tipo de cáncer de piel más frecuente en nuestro país y que, desafortunadamente, sigue aumentando el porcentaje de afectados anualmente con demasiada rapidez.

Aunque el carcinoma de células basales no puede acabar desarrollando metástasis, es un cáncer muy lento pero invasivo que se va desarrollando, sobre todo, en cara, orejas, cuero cabelludo, espalda y hombros.

Su procedimiento consiste en el crecimiento desmedido de las células basales situadas en la capa más superficial de la piel, lo que puede llegar a provocar, con el tiempo, deformaciones, entre otras cosas.

Carcinoma de células escamosas

Este tipo de cáncer de piel es el causante de más del 25% de los tumores malignos que se producen en la piel.

Las células escamosas, llamadas queratinocitos, que se encuentran en la epidermis, sufren un crecimiento anómalo desmesurado, creando un aspecto visual en forma de herida con costra que sangran con mucha facilidad.

Este tipo de cáncer de piel es acumulativo a la exposición solar, por tanto, el riesgo de padecerlo se incrementa con la edad.

Si no se detecta a tiempo, en algunos casos puede llegar a desembocar en metástasis, sobre todo del tipo ganglionar.

Melanoma

Aunque este tipo de tumores sean mucho menos frecuentes que los que hemos descrito anteriormente, es el más agresivo. Puesto que lentamente va invadiendo todo el tejido sano de la piel que lo rodea y es capaz de extenderse por todo el cuerpo.

Suelen aparecer como manchas en la piel, principalmente en las extremidades, aunque también se han detectado casos en las mucosas de la boca, el recto, la vagina o en el interior de los ojos.

¿Cómo detectar el cáncer de piel?

Para poder detectarlo a tiempo, es necesario estar muy atento a los diferentes síntomas de cáncer de piel que pueden surgir. Aunque en cada caso y persona pueden desarrollarse de diferentes formas, existen algunas que son comunes y que pueden suponer una detección a tiempo:

  • Aparición de rojeces que causan picor.
  • Aparición de pequeños bultos translúcidos con tonos rosados pigmentados, en algunas zonas, en colores azulados, amarronados o negros.
  • Heridas sangrantes con costras que no acaban de curarse.
  • Cambios significativos en lunares o pecas.
  • Aparición de pequeños bultos en los que su centro está más hundido.
  • Aparición de manchas diferentes a las que, por norma general, se observan en la piel.

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?

El cáncer de piel puede prevenirse tomando una serie de precauciones sencillas y fáciles de llevar a cabo;

  • Evitar exponerse en las horas de más sol. Principalmente las comprendidas entre las 12h y las 17h.
  • Controlar el tiempo de exposición a los rayos ultravioletas.
  • Cubrir, en lo medida de lo posible, cualquier zona del cuerpo que pueda quedar expuesta. Con camisetas, pantalones, gorras…
  • Utilizar protectores solares de alta protección. E ir renovando la aplicación de éstos con mucha frecuencia.

Tratamientos

El tratamiento que debe llevarse a cabo variará según el tipo de cáncer de piel, las indicaciones del médico especialista, el tamaño del tumor, su ubicación…

Los cánceres de piel que no son melanomas, pueden tratarse quirúrgicamente eliminando el tumor canceroso y la piel de alrededor. Aunque existen otros métodos como la radioterapia, la terapia fotodinámica

Como hemos dicho, el confinamiento provocado por el COVID-19 nos ha hecho más vulnerables a la exposición solar, por lo que nuestra piel está más sensible y hay que protegerla debidamente.

En Aegon Seguros te recomendamos encarecidamente que tomes todas las precauciones posibles para protegerte debidamente y evites, así, la posibilidad de contraer un cáncer de piel. Y, por supuesto, ante cualquier duda o incertidumbre que puedas tener, no dudes en llamarnos para que te asesoremos en todo lo que necesites.

Visitar a tu médico regularmente te ayudará a mantener un estado de salud óptimo y detectar cualquier problema a tiempo.

¿Te ha parecido útil este artículo? ¡Comparte con tus familiares y amigos en tus Redes Sociales!