Riesgos del Coronavirus en mujeres embarazadas y medidas de protección

Mujer embarazada coronavirus
Tiempo de lectura: 6 minutos

El embarazo es una época maravillosa de la vida en la que las mujeres pueden disfrutar y vivir inmensas emociones mientras van creando vida en su interior. Pero la llegada de la pandemia del COVID-19 está generando muchas dudas y miedos entre las mujeres embarazadas que, como es normal, se preocupan por su bebé, su riesgo de infección y su futuro periodo de lactancia.

Desde Aegon Seguros queremos ayudarte a mantener la calma y la tranquilidad, y acompañarte en estos días tan complicados que, sin lugar a dudas, te están causando tanta preocupación.

Por ello, a continuación, vamos a darte toda la información que desde el Ministerio de Sanidad están facilitando para saber cómo deben actuar las mujeres embarazadas frente a la pandemia del coronavirus. Porque vuestro bienestar es nuestra prioridad y la de todos y, juntos, lograremos superar la pandemia.

Riesgo de infección por coronavirus en embarazadas

El Covid-19 es un virus muy nuevo y desconocido para los expertos sanitarios a nivel mundial. Por ello, se disponen de pocos datos científicos a los que poder recurrir para poder crear un estricto y certero protocolo de actuación en cuanto al proceder de las personas.

Las experiencias que se van viviendo con los diferentes tipos de pacientes son las que permiten sacar conclusiones y, en cuanto a las embarazadas, ha habido pocos casos con los que poder trabajar. 

Aún así, gracias a las publicaciones llevadas a cabo por diversos médicos chinos y sus pacientes embarazadas, el Ministerio de salud ha podido publicar un protocolo al respecto, llamado “Manejo de la mujer embarazada y el recién nacido con COVID-19” en el que se exponen todos los datos de los que se disponen y, además, cómo se debe proceder ante la pandemia en el caso de estar embarazada.

Pese a que las experiencias con otros virus certifican que las mujeres embarazadas experimentan cambios inmunológicos y fisiológicos que las hacen más susceptibles a las infecciones respiratorias virales, lo primero que debes saber, para tu tranquilidad, es que no existe ningún dato probado que haga pensar que las embarazadas sean más susceptibles a infectarse por coronavirus. De hecho, todo indica que el COVID-19 puede afectar en mayor medida a hombres que a mujeres.

Los estudios del país de Asia Oriental a los que hemos hecho alusión anteriormente, publicados por el doctor Huijun Chen (Chen, 2020) y sus colaboradores, en los que se tomó como referencia a 18 mujeres embarazadas infectadas por el COVID-19, muestran como en todos los casos los cuadros clínicos de las pacientes fueron como el del resto de la población joven y sana. Sin que ni ellas ni sus bebés sufrieran más complicaciones de las que se estaban viendo en otros pacientes. Tos, fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, malestar general…

¿Puede una madre infectada por coronavirus trasmitir el virus al feto?

Teniendo en cuenta los datos que se conocen hasta el momento, no existen evidencias científicas que demuestren que una madre infectada pueda transmitir la enfermedad a su bebé, ni durante el periodo de embarazo ni durante el parto.

Además, por suerte, existen muy pocos casos de bebés recién nacidos que hayan estado infectados por el COVID-19 y, de los que hay, no hay constancia de ningún caso grave.

¿Cómo prevenir el contagio si estoy embarazada?

La forma de proceder de las mujeres embarazadas ante la prevención de contagio, es exactamente la misma que para el resto de personas que forman parte de la sociedad. Por tanto, seguir las indicaciones que el Ministerio de Sanidad y organismos oficiales van poniendo a disposición de los ciudadanos.

  • Mantener el confinamiento en el hogar
  • Evitar las interacciones sociales que no sea imprescindibles
  • Lavarse las manos con agua y jabón muy frecuentemente
  • Evitar besos, abrazos o dar la mano
  • Acudir a los controles médicos cuando el médico lo requiera y, en ese caso, tomar todas las precauciones posibles tales como el uso de guantes y mascarilla y mantener, en todo momento, la distancia de seguridad mínima de 1 metro con el resto de personas
  • Evitar, en la medida de lo posible, salir a la calle
  • No acudir a urgencias a no ser que sea por una necesidad absoluta

📌 ¿Quieres conocer más medidas? Entra en nuestro post sobre Las grandes claves para evitar el contagio por coronavirus ¡Infórmate!

Qué hacer si estoy embarazada y me he contagiado con el COVID-19

Si estás embarazada y crees que puedes haberte contagiado con el coronavirus, lo primero que debes hacer es mantener la calma. Tranquila. Todo saldrá bien.

Deberás llamar a tu médico y exponerle tu caso y los síntomas que tienes para que él valore la situación. Éste te solicitará que mantengas un aislamiento absoluto de, mínimo, 14 días y que no acudas al hospital a no ser que sea a causa de falta de aire o sensación de gravedad por cualquier otro síntoma. En cuyo caso, deberás llamar previamente al centro y exponer tu caso, para que puedan prepararse para recibir un caso de posible coronavirus en mujer embarazada.

El procedimiento que seguirán los sanitarios, si estás de menos de 24 semanas, será el mismo que para cualquier otro paciente infectado y si estás de más de 24 semanas, también se llevarán a cabo todas las pruebas necesarias para comprobar el bienestar fetal.

evitar contagio coronavirus

¿Cómo será el parto si estoy infectada por el COVID-19?

Los profesionales sanitarios que te atiendan, en el momento del parto, decidirán cuál será el mejor modo de proceder según las situaciones que se vayan presentando, al igual que pasaría en el parto de una mujer que no esté infectada.

El único cambio que se producirá será en cuanto a protección del personal sanitario. Habrá menos sanitarios en el lugar del paritorio, el médico estará previsto de más sistemas de protección de lo habitual y se le realizarán las pruebas del coronavirus al bebé en el momento de nacer.

Por lo demás, todo seguirá el mismo curso que en cualquier otro parto. Y, por fin, podrás ver la preciosa carita de tu bebé.

Eso sí, quedarán restringidas todas las visitas externas y una persona sana deberá hacerse cargo del cuidado del bebé mientras superas la enfermedad.

Y, ¿qué pasa con la lactancia si estoy infectada?

Como hemos dicho anteriormente, pocos son los datos que se tienen al respecto.

Lo que sí es evidente, por todos los estudios realizados hasta la fecha, es que la lactancia materna es completamente beneficiosa para el bebé, por lo que se presupone que ante el COVID-19 también debería serlo, ya que facilitaría el traspaso de anticuerpos de la madre al hijo a través de la leche materna.

Según los estudios hasta el momento, muestran que leche materna juega un papel insignificante en la transmisión de virus respiratorios, por lo que la madre puede continuar amamantando en caso de tener este tipo de afección.

A estos efectos, la Sociedad Española de Neonatología, junto a la OMS, recomiendan la lactancia materna siempre y cuando las condiciones clínicas de madre e hijo lo permitan y, además, se extremen al máximo las medidas de protección y aislamiento recomendadas.

Si estás muy enferma para amamantar, lo más conveniente es que se extraiga la leche para evitar problemas de congestión mamaria. El bebé podrá tomar esta leche.

De forma adicional, deberás tomar medidas de protección tales como usar mascarilla cuando estés cerca del bebé y lavarte las manos con agua y jabón antes de entrar en contacto cercano con el recién nacido.

Si llevas a cabo todas las medidas de prevención establecidas por el Ministerio de Sanidad tu riesgo de contagio, estando embarazada, se reducirá considerablemente. Y si, llegado el caso, te vieras infectada por el COVID-19, tranquila. En España contamos con grandes sanitarios que están decididos a ayudar a toda la población frente a esta pandemia y harán, por ti y por tu bebé, todo aquello esté en sus manos y más.

Trabajos citados

Chen, h. (2020). Clinical characteristics and intrauterine vertical transmission potential of COVID-19 infection in nine pregnant women: a retrospective review of medical records. The Lancet, 760-762.