Cuidados intensivos hospitalarios: diferencias entre UVI y UCI

UVI y UCI
Tiempo de lectura: 4 minutos

En la actualidad, la crisis sanitaria que ha ocasionado la pandemia provocada por el SARS-CoV-2 ha hecho que los ciudadanos tengamos que estar familiarizados o manejar más que nunca conceptos relacionados con la salud y con la organización hospitalaria, como están siendo, por ejemplo, los indispensables cuidados intensivos de los centros.

¿Hay diferencias entre UVI y UCI?

  • De acuerdo con la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), en los últimos años las acepciones para referirse a las unidades que proporcionan asistencia a los pacientes más graves del hospital han ido cambiando. Tradicionalmente, se las conocía como UVI (Unidades de Vigilancia Intensiva).
  • Pero, en la actualidad, puesto que la asistencia al paciente tiende a reforzar los aspectos «activos», y no solo la vigilancia del enfermo, se ha pasado a nombrarlas, genéricamente, como UCI (Unidades de Cuidados Intensivos).
  • No obstante, la entidad puntualiza que hay hospitales en los que, para hacer hincapié en que los pacientes atendidos en esta área son los más graves y complejos (pacientes críticos), estas unidades son denominadas Unidades de Cuidados Críticos (UCC).
  • Finalmente, en otros centros se prefiere focalizar la unidad en la especialidad médica que atiende principalmente a estos pacientes, por lo que se las puede llamar también Unidades de Medicina Intensiva (UMI).

Medicina intensiva y pacientes críticos

A las áreas de cuidados intensivos, entonces, se destinan pacientes considerados graves, denominados pacientes críticos, que son aquellos que sufren una inestabilidad orgánica, estructural o funcional y están en situación de riesgo vital real o potencial; o bien sufren un fallo de uno o más de un órgano vital.

Por este motivo son los médicos y enfermeras intensivistas los que se hacen cargo de estos pacientes en las UCI. La Comisión Nacional de Medicina Intensiva define la especialidad de Medicina Intensiva como la parte de la medicina que se ocupa de los pacientes con disfunción actual o potencial de uno o varios órganos que representa una amenaza para sus vidas y son susceptibles de recuperación.

Entre los ámbitos de intervención destacados por parte de los intensivistas están:

  • Sistema cardiovascular.
  • Sistema nervioso central.
  • Sistema endocrino.
  • El tracto gastrointestinal.
  • Hematología.
  • Microbiología.
  • Las periferias (y la piel).
  • Sistema renal (y metabólico).
  • Sistema respiratorio.

Ya tienes disponible la Guía gratuita de ayuda durante y después del Coronavirus. Información, consejos y recomendaciones, claves para la desescalada y más.

Descárgarla gratis aquí 👉 Guía sobre el COVID-19 Aegon Seguros

guía de ayuda coronavirus Aegon Seguros

UCI: características y funcionamiento

Las caracterísiticas que definen la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), según el Ministerio de Sanidad son:

  • Se trata de una organización de profesionales sanitarios que ofrece asistencia multidisciplinar.
  • Ocupa un espacio específico del hospital.
  • Dicho espacio cumple unos requisitos funcionales, estructurales y organizativos, que garantiza las condiciones de seguridad, calidad y eficiencia adecuadas para atender  a sus pacientes.
  • Los pacientes ingresados en estas unidades son susceptibles de recuperación, pero que requieren soporte respiratorio o precisan soporte respiratorio básico junto con soporte de, al menos, dos órganos o sistemas; así como todos los pacientes complejos que requieran soporte por fallo multiorgánico.
  • Asimismo, la UCI puede atender a pacientes que requieren un menor nivel de cuidados.

De esta manera, como aclara la SEMICYUC por su parte, el paciente que ingresa en la UCI es porque requiere una atención médica y de enfermería y unos recursos tecnológicos que no pueden proporcionarse en una planta de hospitalización convencional. El personal especializado que se hace cargo lo hace durante las 24 horas del día.

En cuanto a las recomendaciones que el Ministerio de Sanidad propone para la estructura de la UCI, esta debe responder a los criterios de organización y funcionamiento previamente establecidos. Los espacios necesarios en la unidad tienen que ver con las necesidades y actividades de cada uno de los usuarios principales de la unidad: pacientes, personal clínico y de enfermería y visitantes.

Así, las zonas que componen la UCI son:

  • Acceso y recepción de familiares.
  • Sala de UCI: boxes de pacientes y control de enfermería.
  • Apoyos generales de la unidad.
  • Personal.

A este respecto, se señala que el diseño general de la unidad y, especialmente, de la sala de la UCI (habitaciones de pacientes y control de la unidad) necesita, por un lado, disponer de un ambiente de privacidad para el paciente y, por otro, facilitar una observación y control continuo de este por parte del personal de la unidad.

Cada zona que integra la unidad debe quedar claramente diferenciada y con conexiones bien definidas entre ellas, de modo fluya una adecuada separación de visitantes, pacientes, personal y suministros. Los pasillos de circulación de pacientes en cama deben disponer de una anchura no inferior a 2,40 metros, con el fin de permitir el paso de equipos y suministros.

UCI

Comunicación en las UCI

Las situaciones que se viven en las unidades de cuidados intensivos generan estrés a todos los agentes implicados; especialmente a los profesionales sanitarios responsables de los pacientes. Sobre esta cuestión, el artículo «Proyecto ‘Humanizando los Cuidados Intensivos’, nuevo paradigma de orientación de los Cuidados Intensivos», en la revista Bioética y Derecho, hace una reflexión sobre cómo el trabajo en equipo en la UCI requiere, entre otros elementos, de una comunicación efectiva para evitar errores y consensuar tratamientos y cuidados al paciente. Asimismo, el artículo apunta que una correcta comunicación con pacientes y familiares favorece un clima de confianza y respeto, y facilita la toma conjunta de decisiones.