Día Mundial de la Medicina del Sueño

dia-mundial-medicina-del-sueño

“Los sueños parecen al principio imposibles, luego improbables, y luego, cuando nos comprometemos, se vuelven inevitables”. Mahatma Gandhi

Descárgate la infografía para dormir como un bebé… 😴 ¡Estos consejos te vendrán de lujo! 

Infografia del Sueño 2019
Infografia del Sueño 2019

El Día Mundial de la Medicina del Sueño es una celebración en la que recalcan la gran importancia que tiene el sueño en nuestro desarrollo y energía vital para afrontar el día. Todos los años se celebra el viernes del equinoccio de marzo, y se hace con actividades por todo el mundo para llamar la atención sobre los distintos problemas de sueño que padecen, han padecido o padecerán una multitud de personas por todo el mundo.

¿Por qué se celebra el Día Mundial del Sueño?

El primer día Mundial del Sueño se celebró el 14 de marzo del 2008 y su lema en inglés fue “Sleep Well, Live Fully Awake”.

Este evento es promovido por la Asociación Mundial De Medicina del Sueño todos los años, y trata de concienciar a la sociedad sobre los trastornos del sueño; y así promover la prevención, la psicoeducación y una mejor comprensión de un trastorno que afecta a aproximadamente un 45% de la población. Por lo que estos trastornos afectan enormemente a la salud y calidad de vida de muchas personas.

He aquí una serie de razones por las que dedicar un día a este tipo de trastornos:

  • La mayoría de estos trastornos se pueden tratar e incluso prevenir pero, según algunos estudios, menos de un tercio acude a pedir ayuda profesional.
  • Estos trastornos constituyen un problema de salud mundial que ya afecta a un 45% de la población mundial.
  • Si comprendemos mejor las condiciones del sueño y contribuimos a la investigación en este área, es posible que ayudemos a reducir su incidencia en la sociedad.

¿Cuáles son las causas de los trastornos del sueño?

Existen al menos tres indicadores de buena calidad en el sueño:

  • Duración: tiene que ser la suficiente para que la persona pueda rendir y estar alerta y descansada al día siguiente.
  • Continuidad: los periodos de sueño deben ser ininterrumpidos a lo largo del proceso.
  • Profundidad: el sueño debe pasar por diversas fases, pero es imprescindible que sea lo suficientemente profundo como para ser reparador.

La causa principal de estos trastornos es el estrés, aunque existen algunos factores hereditarios en algunos tipos de trastornos del sueño. Otros factores de tipo psicológico son los cambios de horario, las alteraciones ambientales y las crisis emocionales agudas.

¿Qué tipos de trastornos del sueño existen?

Existen muchos tipos de trastornos del sueño con diversa gravedad y origen. En este artículo mencionaremos los más comunes:

  • Insomnio: Se trata de la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o la sensación de no haber tenido un sueño reparador durante al menos un mes. Es frecuente que aparezca junto a una combinación de dificultades para dormir y despertares frecuentes durante la noche.
  • Hipersomnia: Se caracteriza por una somnolencia excesiva durante al menos un mes, y se manifiesta tanto por episodios prolongados de sueño como por momentos de sueño diurno que se producen prácticamente cada día.
  • Narcolepsia: Consiste en una serie de ataques de sueño irresistibles que aparecen diariamente durante un mínimo de tres meses. En este cuadro aparecen otros síntomas como la pérdida súbita del tono muscular (generalmente asociada a emociones intensas) pero con la conciencia preservada , y alucinaciones e incluso parálisis de sueño antes y después de los episodios de sueño.
  • Apneas: Existen varios tipos de apnea de sueño, pero la definición básica es que se trata de una suspensión repentina de la respiración en varios momentos en el ciclo de sueño, que a veces se manifiestan en ronquidos, resoplidos, jadeos o pausas en la respiración que provocan que el sueño no sea reparador.
  • Trastornos del ritmo circadiano: Se caracterizan por la presencia persistente de un patrón de sueño desestructurado, es decir, son individuos que tienen sueño en momentos del día en los que hay luz, y se activan en momentos en los que no hay luz y el resto del mundo se encuentra descansando. Un ejemplo leve es el jet lag.
  • Pesadillas: Lo esencial de este problema es la aparición repentina de sueños terroríficos que despiertan a la persona. Suelen tomar forma de sueños largos y elaborados que provocan mucha ansiedad o terror. La peculiaridad de estos sueños es que suele centrarse en amenazas físicas para la persona, fracasos o situaciones embarazosas principalmente. Cuando la persona se despierta, es capaz de describir el sueño en un gran porcentaje de casos.
  • Síndrome de piernas inquietas: Se trata de una urgencia de mover las piernas por incomodidad o sensaciones no placenteras en las piernas. Esta necesidad aparece en momentos de descanso o inactividad, se alivia con el movimiento, y es peor durante la tarde o noche.
  • Terrores nocturnos: Son despertares bruscos que suelen estar predecidos por gritos o lloros de angustia. Aparecen normalmente durante el primer tercio del sueño y se prolongan entre uno y diez minutos. La persona que los sufre, a pesar de seguir en el sueño, manifiesta un miedo muy intenso, que es difícil de calmar o incluso de despertar. Si se consigue despertarle, la persona no recordará nada de lo sucedido o tan sólo imágenes fragmentadas.

Es importante resaltar que todos estos trastornos son persistentes (más de dos o tres meses) y producen un malestar significativo y deterioro en algunas de las áreas importantes de la persona como la laboral, social, familiar o académica.

¿Cuál es el tratamiento de los trastornos del sueño?

Existen varios tipos de tratamientos para aliviar estos síntomas:

  • Tratamientos farmacológicos: Sobretodo en un inicio nos pueden ayudar, o tratar un momento concreto. Producen efectos ansiolíticos y relajantes.
  • Higiene del sueño:Mantener unos hábitossaludables y rituales antes de dormir:
    • Dormirse aproximadamente a la misma hora y despertarse a la misma hora.
    • No consumir por la tarde sustancias excitantes como alcohol, café y otras drogas.
    • Si realizas ejercicio físico, evitar hacerlo en la última hora del día si tienes problemas de sueño.
    • Conocer y tratar de respetar tus ritmos dentro de lo que tu actividad te deje. El cuerpo suele hablar: hay gente que se activa más a una hora que a otra, aunque el cuerpo se suele adaptar dándole un tiempo.
    • Evitar siestas prolongadas de más de 30 minutos, y es preferible que sea incluso antes de comer.
    • Cenar de una forma ligera y, al menos, una o dos horas antes de acostarse, Tampoco irse a la cama con sensación de hambre: tomar un vaso de leche o infusión.
    • Si llevas más de 15 o 20 minutos dando vueltas en la cama y no te duermes, es preferible que te des una vuelta fuera de la cama o hagas una actividad que no te active, a que te quedes en la cama. Esto evitará que “cojas manía” a la cama.
    • No realices en la cama actividades que implique actividad mental:estudiar, trabajar, usar el ordenador,…
    • Evita la exposición de luz brillante antes de dormir si tienes problemas de sueño.
    • Mantener un ambiente en el que te sientas relajado y favorezca el sueño. A veces no podemos tenerlo porque escuchamos a algún vecino o ruido. Lo importante es volver a ti y a tu habitación, y no centrarte en cosas de fuera.
    • A veces los rituales relajantes pueden ayudar: como la relajación guiada que ofrecen algunas aplicaciones, escuchar música etc.

¿Cómo podemos evitar estos problemas?

Existen varias cosas sobre las que podemos ser responsables nosotros mismos a pesar de vivir en un mundo en el que el estrés es común:

  • Hacer deporte de forma regular: El deporte es una actividad que libera muchas hormonas que ayudan a liberar estrés y aumentar la felicidad.
  • Tener frecuentemente un contacto social positivo, en especial cuando no nos sintamos bien. Esto ayudará a que nos sintamos mejor anímicamente aunque no hablemos de lo que  nos preocupa.
  • Seguir el programa de higiene de sueño: seguir unas pautas.

Este día que es el Día Mundial de la Medicina del Sueño también se conoce como “Día de dormir”. Algunos lo confunden con el Día Mundial de la Felicidad pero, realmente, el dormir con calidad es un seguro de vida. En caso de querer disfrutar tú y los tuyos  de este momento sin problemas, puedes acudir a tu seguro de salud en familia para que te ayude a detectar el problema y ponerle remedio. Y estate tranquilo sobre lo que pued apasar.