Hongos en la piel: tipos de hongos, cómo se contagian, recomendaciones y tratamiento

hongos en la piel
Tiempo de lectura: 4 minutos

La infección por hongos en la piel y en las mucosas (micosis) es una de las más frecuentes que se producen en verano. Con este artículo queremos ayudarte a saber un poco más sobre ellos ¿Cómo se contagian los hongos? ¿Qué tipos de hongos hay? ¿Cómo podemos prevenirlos o tratarlos?

Antes de empezar, te explicamos qué son exactamente los hongos, y es que, sin duda, son un ser vivo muy especial. De acuerdo con la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV):

Los hongos son seres vivos que forman un reino propio, es decir, no son ni plantas, ni animales, ni bacterias. De hecho, carecen de clorofila, hojas y raíces y no pueden sintetizar sus propios nutrientes.

Esto significa que deben a vivir como parásitos, principalmente de las plantas y, en menor medida, de los animales.

¿Por qué salen los hongos en la piel?

Los factores que favorecen principalmente el desarrollo de las infecciones fúngicas, y sobre todo en la época de verano, son:

  • El calor.
  • La humedad.
  • Una higiene no adecuada.
  • El hecho de habitar lugares no ventilados.
  • El uso de piscinas comunitarias e instalaciones deportivas.

No obstante, la mayoría de los hongos que desarrollan dermatomicosis suelen convivir con el ser humano sin causar ninguna patología, según se explica en el artículo «Dermatomicosis comunes en verano. Identificación y tratamiento» (2003), publicado en la revista Farmacia Profesional.

Síntomas de los hongos en la piel

En este sentido, la AEDV señala igualmente que las infecciones causadas por hongos que son parásitos exclusivos del hombre no suele conllevar grandes síntomas e incluso se pueden prolongar durante años.

Así que el contagio en estos casos depende más de características individuales y de los factores de riesgo antes mencionados. Por otro lado, la agresividad con la que un hongo infecta al ser humano depende de su capacidad para sintetizar enzimas que permiten la invasión en la piel.

¿A quiénes afectan más?

Respecto a las infecciones de la piel, cabe indicar que afectan de la misma manera tanto a mujeres como a hombres y se dan en todas las edades. Eso sí, la AEDV precisa que algunas de ellas son casi exclusivas de la infancia, como las tiñas del cuero cabelludo, por ejemplo, mientras que otras, como las infecciones de las uñas, son más propias de los adultos y su incidencia crece con la edad.

hongos en la piel como curar
El uso de instalaciones deportivas requiere que no estemos en contacto con el suelo

Tipos de infecciones por hongos en la piel (micosis)

Los hongos infectan al ser humano por diferentes mecanismos. Atendiendo al grado de invasión, las micosis pueden ser superficiales, intermedias y profundas o sistémicas. Así, dentro de las micosis que afectan la piel, se distinguen tres grupos:

  • La pitiriasis versicolor. Provoca manchas redondeadas en la piel, que cambian de color dependiendo de la época del año, y produce descamación con el roce.
  • Las candidiasis. Aparecen placas blanquecinas y provoca picor y sensación de quemazón.
  • Las tiñas. Los síntomas de la tiña de la cabeza pueden variar, pero, por lo general, se presenta como zonas calvas de aspecto escamoso que producen picazón.

Tanto la pitiriasis versicolor como las candidiasis están ocasionadas por tipos distintos de hongos (denominados levaduras), mientras que las tiñas están producidas por un grupo concreto de hongos filamentosos que pueden alimentarse de la queratina, componente fundamental de la capa más superficial de la piel, el pelo y las uñas.

Esas llamadas levaduras que originan las enfermedades mencionadas en primer lugar están presentes, de forma inofensiva, en la piel o en las mucosas, respectivamente, de gran parte de la población adulta sana, por lo que necesitan algún condicionamiento añadido para desarrollarse y volverse agresivas.

Por su parte, los hongos que ocasionan las tiñas no se encuentran nunca en la piel sana, y su contagio puede producirse a partir del suelo, de animales infectados o de otras personas.

Recomendaciones para prevenir los hongos

En realidad, librarse de una infección por hongos en la piel es sencillo y posible si se tienen en cuenta las siguientes recomendaciones ante los factores de riesgo de contagio que, como hemos comentado, aumentan en esta época del año: el calor, la humedad, una higiene no adecuada, etc.: 

  • Evitar andar sin calzado en lugares públicos y húmedos, como las piscinas, duchas, gimnasios y vestuarios.
  • Secar bien la piel, incidiendo en las zonas con pliegues, zona submamaria y en los pies, fundamentalmente entre los dedos.
  • Quitarse el bañador mojado, sobre todo en el caso de las mujeres, para evitar la proliferación de la Candida albicans (candidiasis), el hongo más común en las infecciones vaginales. En este caso, se deben utilizar jabones con un pH apropiado (entre 3.5 y 5.5) y evitar el uso de aceites, jabones o desodorantes perfumados.
  • No compartir toalla, peine, ni esponja con otra persona.
  • No utilizar ropa interior de fibras sintéticas.
  • Es recomendable cambiar los calcetines varias veces al día y utilizar zapatos de piel y materiales naturales, así como evitar el calzado cerrado o hecho con materiales que impiden la transpiración.
tratamiento hongos en la piel

Tratamiento de los hongos en la piel

Conocidos los diferentes tipos de hongos, elegir el fármaco adecuado para el tratamiento de las dermatomicosis va a depender de varios factores:

  • El agente que lo causa
  • La localización de la infección
  • La gravedad
  • La seguridad del medicamento en cuestión

En general, las micosis superficiales se tratan con fármacos antifúngicos tópicos y se presentan como cremas, lociones, geles, polvos, soluciones y aerosoles.

Por su parte, en casos de hongos resistentes, micosis de mayor afectación o situaciones de riesgo, se hará necesaria la administración de medicamentos orales indicados por el profesional sanitario. Consulta con tu especialista, puedes localizar al más próximo a tu zona en nuestro cuadro médico.