¿Qué es la sordera? tipos, causas, síntomas y avances

sordera

Más del 5% de la población mundial, unos 430 millones de personas, padece una pérdida de audición incapacitante o sordera según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una cifra que se prevé alcance los 700 millones de personas en 2050

En España la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) estima que la población sorda o con algún tipo de discapacidad auditiva supera el millón de personas.

Además, 3 de cada 1.000 bebés nacen con pérdida de audición, por ello, es la anomalía congénita más frecuente. También la sordera puede desarrollarse posteriormente.

Sea de una forma u otra, la sordera limita la vida de quién la padece, pero se ha avanzado mucho, no solo médicamente, sino en especial en aspectos sociales y de integración.

Queremos cuidarte estés donde estés
Servicio de telemedicina 24 horas, 365 días del año


Entender la sordera: cómo es el proceso de audición

La percepción de los sonidos y su interpretación se desarrolla en los oídos, en un proceso en el que las ondas sonoras se convierten en señales eléctricas que se envían al cerebro.

El pabellón auditivo recoge las ondas, las redirige al oído medio, se transforman allí en vibraciones y el oído interno las convierte en señales eléctricas.

En este momento en el que entran en funcionamiento las células ciliadas de la cóclea junto a sustancias químicas. Estos impulsos eléctricos se desplazan por el nervio auditivo hasta el tronco cerebral, que los transmite al cerebro procesando esa señal.

La complejidad del proceso hace que haya una variedad importante de causas de la sordera, como sus posibles tratamientos o medidas para paliarla.

Tipos de sordera

Podemos clasificar la sordera según diferentes criterios, que van desde el momento en que se produce, condicionando a otros aspectos como el habla, o localización de la lesión.

Cuándo se produce la sordera

Se divide en dos tipos:

  • Sordera precolutiva: Se desarrolla antes de que aprenda el lenguaje y, por tanto, no ha aprendido a hablar.
  • Sordera poslocutiva: Se produce después de haber aprendido el lenguaje.

Por tipo de lesión

  • Conductiva o de transmisión: Viene producida por dolencias o enfermedades que conlleva que no lleguen los sonidos al oído interno.
  • Sensorial o de percepción: Por daños en las células ciliadas o los nervios del oído interno.
  • Mixta: Cuando se combinan aspectos de pérdida conductiva y sensorial.

Según en grado de pérdida auditiva

  • Leve: La pérdida auditiva se sitúa entre los 20 y 40 decibelios
  • Moderada: Cuando está entre los 40 y 70 decibelios.
  • Severa: Entre los 70 y 90 decibelios.
  • Profunda: Más de 90 decibelios, por lo que no tiene conciencia sonora.

Causas y síntomas de la sordera

Existen un gran número de causas, pero a la hora de agruparlas hay dos grandes bloques, las que se producen antes del nacimiento y las que se adquieren después.

Sorderas congénitas

Tienen diferentes causas, entre las que están:

  • Factores hereditarios.
  • Complicaciones en el embarazo o en el parto.
  • Infecciones durante la gestación como la rubeola.
  • Efectos adversos de algunos fármacos durante el embarazo.

El diagnóstico actualmente se produce tras el nacimiento gracias al cribado neonatal de la hipoacusia. Para ello se coloca una pequeña sonda en el canal auditivo del bebé. Los estímulos sonoros son transmitidos al oído interno a través del oído medio mostrando si hay o no respuesta.

causas y síntomas de la sordera

En caso de no ser diagnosticado al nacer puede ser detectado ante la falta de reacción del niño ante sonidos fuerte o no llegar a balbucear. En algunos casos la sordera es acompañada con ceguera.

Sorderas adquiridas

Se producen a lo largo de la vida, siendo la más común el envejecimiento, a la que hay que unir muchas otras causas como:

  • Infecciones, tanto en el oído de forma crónica como otitis media, y otras infecciones como sarampión o meningitis.
  • Obstrucciones auditivas.
  • Traumatismos craneoencefálicos.
  • Algunos medicamentos.
  • Ruidos excesivos.

Quien la sufre suele ser consciente de empezar a sufrir sordera ya que tendrá problemas para seguir una conversación, dificultad para oír cuando hay mucho ruido o de diferenciar ciertos sonidos, especialmente los agudos.

Dudas frecuentes: ¿Se puede tratar la sordera?

No hay un tratamiento único y perfecto para quien sufre sordera. No obstante, se están aplicando muchas mejoras, especialmente en edades tempranas.

Tratamiento temprano en niños

El principal hándicap está en que a esta edad afecta la capacidad del niño para desarrollar tanto el habla, como la lengua y con ello las destrezas sociales. Por todo ello, los tratamientos tempranos son esenciales.

Para conseguirlo es importante empezar a tratarlos desde muy temprano, aproximadamente los seis meses de edad en aspectos como:

  • Aprender las destrezas del lenguaje, mejorando su percepción y producción.
  • Enseñanza de métodos de comunicación alternativa.

Pero también, son cada vez más los que son susceptibles de instalar sistemas de audioprotesis e implantes cocleares.

Tecnología: audífonos, prótesis auditivas e implante cocleares

A pesar de que la sordera no se cura, muchas personas con sordera conservan lo que se denomina “audición residual” algún nivel de audición.

Aprovechando al máximo este nivel de audición residual existen distintas opciones.

Audífonos

Aumentan el volumen del sonido y con ello distinguirlos mejor. Pueden usarse para todas las edades, adaptando el tipo de dispositivo a cada necesidad. Por ejemplo, para los más pequeños son recomendables los que se enganchan detrás de la oreja.

Cirugía

Todas las partes del oído medio e interno involucradas en la audición tienen que funcionar en su conjunto.  Por ello si alguna no se formo correctamente generará pérdidas auditivas. En estos casos de sordera conductiva, la cirugía puede disminuir sus efectos.

Prótesis auditivas

Las prótesis ancladas al hueso es otra opción cuando hay una pérdida auditiva conductiva o mixta. Esta especialmente indicado para quienes no pueden ponerse audífonos.

Implante cocleares

Está especialmente indicados a los niños que sufren sordera grave o profunda y los audífonos no son eficaces.

La función de los implantes cocleares no es aumentar el sonido, sino enviar directamente señales del sonido al nervio auditivo.

Existen muchos tipos, pero todos coinciden en tener dos claras partes diferenciadas:

  • El dispositivo externo, formado por un receptor (micrófono), un procesador de lenguaje y una antena. Su función es recibir el sonido y convertirlo en la señal eléctrica.
  • La parte que se implanta quirúrgicamente dentro del hueso que rodea el oído (hueso temporal). Esta consta de un estimulador-receptor cuya función es decodificar y enviar una señal eléctrica al cerebro.
seguro de salud 4 meses gratis

Opciones de comunicación y lenguaje

Como ya hemos adelantado, la base más importante para los casos de sordera severa está en mejorar sus opciones de comunicación y lenguaje. Existen muchas formas de mejorar las destrezas del lenguaje.

Auditivo-oral-verbal

En la medida de lo posible se apoya en audífonos o implantes cocleares y el uso de la lectura de labios y gestos naturales, especialmente para quienes no tengan residuo auditivo o no puedan usarlo.

Existen muchos hándicaps que van desde su proceso de aprendizaje progresivo, la dificultad de usarlo en entornos donde se use siempre el entorno oral.

Por ello, hay que estimular y practicarlo en su entorno más cercano y con ello favorecer su inclusión en el sistema educativo y laboral.

En estos casos, uno de los mayores hándicaps que se han encontrado en los últimos meses es el uso de mascarillas que impiden la lectura de los labios. El desarrollo de mascarillas transparentes para sordos, hoy minoritarias, es por ello importante, especialmente en su entorno más cercano.

Para conseguirlo es de gran utilidad seguir estos consejos durante el proceso de aprendizaje, especialmente en los niños:

  • Estar cerca de la persona para que pueda ver su cara.
  • Busque minimizar los ruidos de fondo y distracciones.
  • Mantener el contacto visual.
  • Imite los movimientos y sonidos que haga la persona sorda y espere a que los repita.
  • Busque aumentar estas acciones de aprendizaje en actividades en la que disfrute.
  • Tómese descansos, el aprendizaje debe ser gradual y pausado.

Comunicación total y el lenguaje de señas

En este enfoque se combina oído residual, habla y lenguaje de señas. Las propias características del niño determinarán en que forma de comunicación hay especial énfasis. Por ejemplo, existen muchas personas que realizan una comunicación simultánea (hablar y utilizar el lenguaje de signos a la vez).

sordera y lenguaje de señas

En España, la Ley 27/2007, reconocen las lenguas de signos españolas a la vez que se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas. Para conseguirlo, desde el año 2010 existe en España el Centro de Normalización Lingüística de la Lengua de Signos Española (CNLSE) que trabaja tanto para normalizar la lengua de signos española y difundiéndola.

¿Cómo comunicarnos con una persona sorda?

Normalizar la comunicación con una persona sorda debe ser el objetivo de todos, para ello son de utilidad una serie de recomendaciones.

  • Si quieres llamar la atención a una persona sorda tócala con suavidad, o haz señas con la mano.
  • Pregunta o averigüa el modo de comunicación preferido de la persona sorda.
  • Aunque utilices un intérprete habla directamente a la persona sorda.
  • Si la persona con la que hablas lee los labios, intenta hablar directamente, con claridad y despacio, sin gritar ni gesticular excesivamente.
  • Aleja manos y objetos de la boca cuando hables.
  • Aprovecha las expresiones fáciles, movimientos corporales y gestos para comunicarse.

Seguir avanzando en la inclusión de las personas con sordera es labor de todos. Muchos avances tecnológicos son de gran ayuda, pero, lo fundamental siguen siendo las personas que comprenden, ayudan y estimulan para superar esta limitación.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Antonio Luis Gallardo Sánchez-Toledo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).