¿Cómo tomar la tensión? todo lo que necesitas saber para hacerlo correctamente

persona tomándose la tensiónUnsplash

Tomar la tensión con cierta regularidad puede ser una manera sencilla de detectar cualquier problema cardíaco en etapas tempranas.

La tensión o presión arterial es la fuerza ejercida por la sangre en las arterias en su camino hacia los distintos órganos del cuerpo. Modificaciones en esta “intensidad” pueden conllevar riesgos para el corazón.

Uno de los problemas más frecuentes relacionados con la tensión es la hipertensión, es decir cuando la presión tensión es más elevada de lo que debería. Lo que a la larga puede repercutir en daño en las arterias. El aumento de presión hace que estas se endurezcan y por tanto pase menos sangre y con ello oxígeno. Lo que a la larga puede derivar en complicaciones tan serias como infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca e ictus. 

Si bien el riesgo de hipertensión se agrava con la edad, sobre todo a partir de los 40 años, puede darse en personas jóvenes. La mala alimentación, el sobrepeso o el sedentarismo son factores modificables que pueden conducir a ella.

💡 Sobre cómo cuidarse y llevar unos hábitos de vida saludable hablamos en nuestro artículo Prevención en salud ¿Por qué es importante el cuidado de la salud?

Sin embargo la hipertensión no muestra sintomatología alguna, por lo que podría pasar desapercibida. Medirse la tensión es la mejor manera de detectar niveles de presión arterial más elevados de lo normal, por lo que en realidad esta sencilla prueba es más importante de lo que de primeras cabría pensar.

No obstante, si lo vas hacer en casa, aspectos como en qué brazo tomarse la tensión o cuál es la tensión correcta que hay que tener son alguna de las dudas más frecuentes que pueden asaltarte. Te explicamos todo ello a continuación.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

¿Cómo medir la tensión correctamente?

Los especialistas recomiendan tomarse la tensión al menos una vez cada 4 años hasta los 40 años y a partir de entonces cada 2 años. Salvo que detectemos que tenemos la tensión alta, momento a partir del cual se deberían seguir las pautas marcadas por el médico.

Aunque lo normal es que no pase tanto tiempo sin medirla, ya que es una de las pruebas básicas que te hará tu médico de cabecera sea cual sea el motivo de tu consulta. Se trata de ese momento en el que el sanitario va inflando un manguito en torno a tu brazo y después lo deshincha.

Sin embargo, aunque sea una prueba habitual en cualquier revisión rutinaria, no está demás tomarse la tensión en casa de vez en cuando. Para mantener más control sobre esta información clave a la hora de mantener la salud.

Métodos para tomar la tensión

Como permite saber la Fundación Española del Corazón, existen 2 métodos para medir la tensión correctamente:

  • Método auscultatorio: se trata de forma tradicional de colocar un manguito de goma alrededor del brazo, unido a un sistema que mide la presión arterial,mientras que con un fonendoscopio, colocado a nivel de la arteria del brazo, se puede ‘oír’ los sonidos de la sangre a medida que se desinfla el manguito, lo que permite establecer los valores de la presión arterial sistólica y diastólica.
  • Método oscilométrico: es el que utilizan los aparatos automáticos, los cuales poseen en su interior un sensor de presión electrónico calibrado que analiza las oscilaciones de la arteria del brazo al colapsarla con el manguito. Este último método es el empleado por la mayoría de los aparatos que se encuentran en farmacias.

Aparatos homologados para medirse la tensión en casa

Si vas a comprarte un dispositivo para poder tomarte la tensión en casa te darás cuenta de la gran cantidad de opciones que existen disponibles en el mercado. Por supuesto, como casi todo, habrá distintas calidades. Sin embargo, a este respecto es importante que te decidas por uno que sea capaz de medir la presión arterial con certeza.

Lo imprescindible, asegurarte de que ha pasado los controles de calidad exigidos. Para ello la Fundación Española del Corazón tiene disponible un listado sobre los tensiómetros homologados comercializados.

Si bien hay distintos tipos de monitores, todos tienen las mismas partes principales:

  • Un brazalete inflable que se pone alrededor del brazo. Algunos aparatos inflan el brazalete automáticamente, mientras que otros, como necesitan que se les bombee aire manualmente.
  • Un indicador con números y manecilla, o una pantalla digital, que muestran la lectura de su presión arterial.
  • Algunos monitores de presión arterial tienen un “estetoscopio” (el instrumento que usa el médico para escuchar el corazón).

A la hora de escoger un modelo, puede ser recomendable decantarse por aquel que implique un funcionamiento y una lectura de los datos lo más sencilla posible. También será importante que el brazalete se ajuste bien al brazo.

¿Cómo tomar la tensión en casa?

Para que la medida obtenida al tomarte la tensión en casa sea correcta debes seguir una serie de indicaciones:

  • Como la presión arterial cambia a lo largo del día y de la noche, haz la medición siempre a la misma hora.
  • Busca una habitación tranquila, sin ruidos ni interrupciones, con una temperatura de 20-25º C.
  • Antes de tomarla debes haber pasado al menos 5 minutos en reposo.
  • No bebas, comas, fumes ni hagas ejercicio físico media hora antes.
  • Siéntate con la espalda apoyada en el respaldo de la silla, no cruces las piernas y quítate la ropa que pueda oprimirte el brazo.
  • Si el tensiómetro es de brazo, coloca el manguito dos o tres centímetros por encima del codo (a la altura del corazón). Deja la palma de la mano boca arriba y el codo lígeramente flexionado a la altura del corazón. Este debe estar en contacto con la piel así que remángate la ropa.
  • Si el tensiómetro es de muñeca, pon la muñequera a la altura del corazón.
  • No hables durante la medición.
  • Realiza dos mediciones separadas al menos dos minutos y quédate con el resultado de la media de ambas.
  • Apunta los valores obtenidos para informar a tu médico.

La tensión se mide en el brazo de referencia o dominante, es decir, aquel en el que la tensión arterial es más alta. Para identificarlo, inicialmente mide la presión arterial en ambos brazos y escoge como el de referencia aquel que presente las cifras más altas. Para identificarlo, los especialistas aconsejan tomar como mínimo dos medidas separadas cinco minutos entre ambas.

¿Cuáles son los niveles correctos de presión arterial?

Para poder medirte la prensión arterial de manera correcta es imprescindible que conozcas cómo hay que tener la tensión.

Los niveles de tensión correcta implican dos cifras:

  • Los niveles máximos de presión arterial sistólica (máxima) están entre 120-129 mmHg
  • Los de diastólica (mínima) entre 80 y 84 mmHg. Aunque cifras más bajas pueden considerarse normales, siempre que no provoquen ningún síntoma, aclara la Fundación Española del Corazón.

Para saber si se tiene la tensión alta, y por tanto, riesgo de hipertensión la presión arterial sistólica (máxima) están entre 130-139 mmHg, y las de diastólica (mínima) entre 80-89 mmHg. Es decir, entre la horquilla de 90 mm de tensión diastólica y los 140 de mm de tensión sistólica. Ahora bien, en diabéticos, los niveles superiores a 140/85 mmHg son considerados altos.

Tras tomarte la tensión descansa relajado y espera un par de minutos para volver a medirla. Lo conveniente es que vayas tomando registro de las cifras para después poder ponerlo en conocimiento después de un profesional sanitario. Y si detectas unos niveles de presión más elevados de lo normal acuden a consultarlo con tu médico.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.