La citología vaginal o prueba de Papanicolau: Para qué sirve y cómo se hace

citología vaginal

La citología vaginal es una prueba diagnóstica que se lleva a cabo para detectar, de forma precoz, una gran variedad de enfermedades en el aparato reproductor femenino. Gracias a ella se salvan muchas vidas, y es que detectar a tiempo, por ejemplo, un cáncer de útero, permite iniciar el tratamiento cuanto antes y la esperanza de vida de la paciente aumenta considerablemente.

La prueba de la citología vaginal es totalmente aconsejable a partir de los 20 años, aunque todas las mujeres deben llevar a cabo una revisión ginecológica anual desde el momento en el que empiezan a tener relaciones sexuales. En la revisión, el ginecólogo empezará a realizar todas las pruebas necesarias para poder detectar cualquier enfermedad, infección o cáncer. 

Es imprescindible acudir a las visitas anuales con el ginecólogo, ya que en ellas es donde se verificará que todo está en perfectas condiciones y, en el caso de que esto no sea así, detectará el problema y empezará con el tratamiento adecuado cuanto antes.

Con el seguro médico de Aegon podrás reservar tu cita médica con uno de los ginecólogos de nuestro amplio cuadro médico sin largas listas de espera que demoren tu revisión anual. ¡Cuida de ti, de tu mujer o de tus hijas!

Qué es la citología vaginal

La prueba de Papanicolaou, también llamada citología vaginal, es una prueba médica que se realiza en la revisión ginecológica anual. Con ella se recogen muestras de células del cuello uterino para, posteriormente, llevarlas al laboratorio y analizarlas con un microscopio.

Para poder recoger dichas muestras y hacer la citología, la paciente debe estirarse sobre la camilla y colocarse en la denominada posición ginecológica. Es decir, cada pie sobre uno de los ‘estribos’ de la camilla.

Es entonces cuando el ginecólogo coloca un espéculo en la vagina con el fin de poder mantener separadas las paredes vaginales y conseguir así acceder mejor al cuello del útero.

En este momento se introduce una espátula y un cepillo con los que poder recoger la muestra, y se lleva a cabo el frotis por diversas zonas: las paredes de la vagina, la parte externa del cuello uterino y el canal endocervical.

Las muestras obtenidas se colocan en un portaobjetos o frasco destinado a tal fin y se llevan al laboratorio, donde se realiza el análisis de las células obtenidas.

La prueba se obtiene en apenas un minuto y, aunque a veces puede resultar molesta dependiendo de cada mujer, no es dolorosa.

Porque la salud es lo más importante

¿Qué enfermedades detecta?

La citología vaginal es necesaria porque, con ella, se pueden detectar de forma precoz enfermedades y, al hacerlo, empezar cuanto antes el tratamiento adecuado.

Algunas de las enfermedades que se detectan con la citología son:

  • Cáncer de cuello de útero
  • Lesiones premalignas
  • Alteraciones provocadas por el virus del papiloma humano
  • Detección de infecciones causadas por hongos, bacterias o parásitos
  • Cambios en las células vaginales asociados a la menopausia

Según los estudios realizados por la Asociación Española Contra el Cáncer, la realización de la citología vaginal en las revisiones anuales ha ayudado a reducir en casi un 80% la mortalidad de las mujeres afectadas con cáncer de cuello de útero.

Cuando se lleva a cabo la prueba de Papanicolaou, los resultados pueden ser normal, incierto o anormal. Y con referencia al virus del papiloma humano, citología positiva o negativa.

Cuando el resultado es normal, es una buena noticia, puesto que no se ha detectado ningún cambio celular en el cuello uterino.

Cuando el resultado es incierto, es necesario volver a repetir la prueba ya que con las células recogidas no se ha podido llegar a una conclusión.

Y cuando el resultado es anormal, significa que sí se han detectado cambios en el cuello uterino, por lo que el ginecólogo llevará a cabo todas las pruebas que crea conveniente para poder dar con el diagnóstico, saber cuál es la gravedad y aplicar el tratamiento preciso.

El resultado de la prueba del virus del papiloma humano (VPH) puede ser negativo, es decir, que no se ha detectado dicho virus que está relacionado con el cáncer de cuello de útero. Pero, si el resultado es positivo, sí es posible que el virus detectado tenga relación con el cáncer de cuello uterino y, de nuevo, el ginecólogo tomará las medidas que considere necesarias para dar con un diagnóstico fiable.

¿Cuándo se hace?

Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, la citología vaginal debe practicarse anualmente en mujeres mayores de 25 años, aunque si es posible llevarla a cabo a partir de los 20, o cuando se empiezan a tener relaciones sexuales, es todavía más aconsejable para poder detectar el virus del papiloma humano.

Durante los 40 es esencial ser regular con las visitas al ginecólogo, y a partir de los 65 años, si los resultados obtenidos hasta el momento han sido negativos, ya no se considera una prueba necesaria.

Aun así, será el ginecólogo quien decida si llevar a cabo la prueba o no lo considera necesario.

💡¿Cada cuándo te haces un chequeo médico? Conoce las pruebas médicas recomendadas por edades y no faltes a tu cita con el médico.

La citología y las relaciones sexuales

La citología y las relaciones sexuales es una de las preguntas más frecuentes que tienen las mujeres antes de acudir a su revisión anual con el ginecólogo.

Cuando una mujer mantiene relaciones sexuales, a través de la penetración y el contacto con el esperma, las paredes de la vagina se inflaman y, además, pueden producirse irritaciones. El esperma, además, puede quedarse adherido a las paredes por un máximo de 72 horas.

Todo ello hace que durante la citología la mujer pueda sentir molestias y, peor aún, que las pruebas recogidas salgan alteradas y el resultado no sea completamente real.

Por tanto, los médicos aconsejan que no se mantengan relaciones sexuales durante, por lo menos, 48 horas antes. 

seguro de salud

Otra asociación entre la citología y las relaciones sexuales es que los ginecólogos aconsejan realizar la prueba cuando se empiecen a tener relaciones sexuales para así poder detectar a tiempo cualquier indicio de contagio por el virus del papiloma humano.

En Aegon cuidamos de tu salud y la de tu familia, por ello queremos recordarte la importancia de llevar a cabo tus revisiones anuales ginecológicas en la que se te realizará la citología vaginal y todas aquellas pruebas que tu médico considere necesarias para verificar que tu salud es óptima. ¡Ponte en contacto con nuestros asesores y accede a nuestro amplio cuadro médico con tu seguro de salud!

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.