¿Cómo nos afecta el cambio de hora?

cambio de hora
Tiempo de lectura: 5 minutos

Sumar o restar una hora más puede parecer un cambio pequeño, pero, modificaciones como el cambio de hora tienen su efecto sobre la salud. Un efecto que ha hecho que en los últimos años se haya aumentado el debate sobre su utilidad. ¿Podemos evitarlo? ¿Por qué se produce? ¿Cómo nos afecta? En definitiva, a través de este artículo te contamos en detalle todo lo que tienes que tener en cuenta sobre el cambio horario ¡Empezamos!

¿Afecta el cambio de hora a nuestra salud?

En un momento en el que se pone en duda la utilidad económica del cambio de hora, toma más fuerza su principal punto en contra, el perjuicio sobre la salud. Aunque se esgrimen diferentes consecuencias del cambio, la única en la que existe evidencia es en la alteración del sueño.

Cambios en el sueño y cansancio

La alteración del sueño no solo es el efecto más evidente, también es el que ocurre más rápido. El cambio de horar supone una modificación en la secreción de melatonina. Esta hormona regula los estados de sueño y vigilia y lo hace en relación con la luz solar. A menos luz se produce más melatonina y viceversa.

Por tanto, desde que se produzca el cambio de hora, se producirá menos melatonina a la hora de dormir, causando un desequilibrio, temporal, que conlleva un mayor cansancio. Por lo que, de todas formas, parece que nos afecta más el cambio de hora del verano que el del invierno, dado que, al haber más horas de luz, el sueño se produce de forma más tardía.

Horario y reloj biológico

Esto es así, porque el resto del horario no cambia (trabajo, colegios, comida,…) y para nuestro reloj biológico la única realidad es que nos levantaremos una hora antes o una hora más tarde, y se alterará la rutina del sueño. Es como si fuera un pequeño jet-lag, que se produce cuando viajas a una ciudad en distinto huso horario.

La buena noticia es que este cambio se realiza en fin de semana, para que esta modificación sea llevada de la mejor manera posible. De todas formas, es posible que los siguientes días estén marcados por el cansancio, el descoloque del sueño y la irritabilidad, en especial en personas más sensibles.

No afecta a todos por igual, aunque hay personas más sensibles al cambio de hora. Los bebés lactantes y los niños suelen sentir más estos cambios, ya que presentan más problemas en acomodarse al nuevo horario al seguir rutinas más estrictas. Estas rutinas son cruciales para darles cierta seguridad al hacer sus días predecibles. Por ello, si somos padres de familia, notaremos en nuestros hijos estos efectos en mayor medida durante los días posteriores.

cambio horario marzo 2020 insomnio

Afortunadamente, aunque no se puede recuperar el sueño perdido, sus efectos son limitados. Con el paso de los días, lo más normal tras 3-4 jornadas, nuestro cuerpo se ajusta y se recupera.  Nos volvemos a adaptar hasta el siguiente cambio horario.

ℹ️ En el caso de sentir que este malestar se prolonga en el tiempo, puede ser de ayuda consultar con un especialista médico o psicólogo para que te prescriba pautas de higiene de sueño que te ayuden a regular el sueño. Consulta al especialista de tu seguro de salud.

Esto puede ser especialmente útil si ya padecías de trastornos de sueño-vigilia, como el cansancio diurno, insomnio o despertares nocturnos.

¿Eliminar el cambio de hora sería mejor para la salud?

Si se suprime el cambio de hora, no se producirán estos efectos, pero tampoco es tan sencillo. ¿Qué horario escoger, el de horario de invierno o el horario de verano? En ambas elecciones tendríamos meses en el que nuestro horario de trabajo o estudio diferirá de forma importante de nuestro reloj biológico.

Por ejemplo, en caso de elegir el horario de invierno, en junio amanecería en Levante y Baleares antes de las 05:30, mientras que en si se elige el de verano, en el mes de diciembre saldría el sol más tarde de las 10 de la mañana en ciudades gallegas como Vigo.

Aunque el cuerpo se adecúe, ya ocurre, por ejemplo, con los trabajadores con turnos de noche, le estaríamos sometiendo a un ritmo hormonal diferente al natural que, finalmente, acabaría perjudicándole.

Todo ello se podría atenuar con dos cambios. El primero adecuar nuestro huso horario. Actualmente usamos el de Europa Central cuando nos correspondería geográficamente el mismo que utiliza Reino Unido o Portugal. El segundo y más complejo, una racionalización de horarios que, por ejemplo, finalizar la jornada de trabajo antes y que, en todo caso, se adecúe más a nuestro reloj biológico.

Consejos para sobrellevar mejor este cambio horario

Aunque siempre podemos llevar a cabo algunas practicas que nos ayuden a sobrellevar este cambio de hora de la mejor manera posible, las repasamos por aquí:

  • Los días de antes puedes levantarte y acostarte 15 minutos antes, así tu cuerpo se va haciendo al nuevo horario.
  • Cena platos calientes y con bajo nivel de carbohidratos.
  • Realiza ejercicio físico leve por las tardes y evita estímulos luminosos como el móvil, tablet o la televisión antes de dormir.
  • Realiza actividades relajantes antes de dormir como una lectura sencilla o escuchar música relajante.

💡 Anota estos 11 trucos y consejos para dormir mejor.

cambio horario marzo 2020 trabajador nocturno

Razones para el cambio de hora

No todos los países cambian su horario y los que lo hacen, optan por distintas fechas. Actualmente son 86 naciones las que aplican esta medida que busca conseguir ahorro en el consumo de energía eléctrica aprovechando mejor las horas de sol. Por ello es normal que esta medida comenzara tras la crisis del Petróleo de 1974 y que empezara a implantarse en Europa en 1980.

Hoy, cuatro décadas después, este ahorro ha dejado de ser relevante. Por ejemplo, la Comisión de Industria, Investigación y Energía del Parlamento Europeo, publicó en febrero de 2019 un informe en el que señala que los cambios estacionales de hora pueden producir ahorros en el consumo de energía, pero que son marginales. Además, señala que no existe certeza que se obtengan en todos los países.

¿Ahorramos con el cambio de hora?

En el caso concreto de España, el Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía (IDAE) cifró hace años este ahorro en hasta un 5%, aunque este estudio queda ya desfasado con respecto a los hábitos actuales.

Este menor ahorro se debe tanto a cambios de hábitos del ciudadano como que cada vez nuestros hogares y empresas son más eficientes: edificios con mejores envolventes verticales para que pierdan menos energía, menor consumo de iluminación LED, nuevos sistemas de climatización, etc. consiguen ya un ahorro importante que hace que el efecto del cambio de horario sea más limitado.

El cambio de hora a debate

El menor ahorro, que hemos mencionado, y sus efectos negativos sobre la salud, llevó a que la Comisión Europea en 2018 realizara una consulta pública en la que participaron 4,6 millones de ciudadanos. Un 80% se mostró a favor de acabar con el cambio horario.

Por ello, la Comisión propuso acabar con esta práctica y que en marzo de 2019 fuese el último cambio de hora. La falta de acuerdo entre los países y la falta de análisis sobre el posible impacto llevó a que la anulación se retrasase hasta el 2021. En este plazo los países deben decidir si optan por mantener el horario de invierno o de verano.