Cuidado con los seguros de vida

Consejos al contratar un Seguro de Vida

“Si te engañan una vez, culpa al otro; si te engañan dos veces, cúlpate a ti mismo». Anónimo.

 

 “Ya tiene el préstamo concedido, pásese mañana a firmar”.

Muchas entidades financieras utilizan esta estrategia para que el cliente, invadido por la alegría de tener el capital en sus manos en tan poco tiempo, deseche la opción de indagar en las condiciones; y así no enfrascarse en arduos debates de obligaciones y comisiones que retrasen más la operación. En esta maniobra, los bancos y cajas suelen incluir la contratación obligatoria de un seguro de vida, que en muchas ocasiones contiene numerosas irregularidades.

 

¿Qué es la declaración de salud?

El principal problema que tiene contratar un seguro de vida  con el banco se encuentra en la declaración de salud.

En la firma de préstamos e hipotecas suele incluirse la solicitud para el seguro de vida (que no es en sí mismo el seguro), en el cual se incluye una declaración de salud.

La veracidad de dicha declaración es determinante para el cobro del seguro en caso necesario. Sin embargo, casi siempre se pasa por alto sin analizar lo que realmente se está firmando. Cuando llega la hora de cobrar es cuando aparecen los problemas, ya que estas compañías se ciñen a cualquier minucia para no abonar las cantidades acordadas.

 

¿Qué problemas puede haber para cobrar?

Hay que tener claro que si la persona firmante tenía cualquier tipo de padecimiento antes de realizar la solicitud y esta no se declaró, la aseguradora no abonará la cuantía correspondiente a ninguno de los beneficiarios.

Aun habiéndose realizado dicha declaración, en ocasiones las compañías deniegan el pago basándose en sinsentidos, porque saben que muchos ciudadanos desechan la vía judicial por no poder asumir los costes de la misma.

 

¿Es más caro contratar un seguro de vida con el banco?

Además de lo anterior, por regla general, los costes son mucho más elevados al contratar un seguro de vida con el banco que si se contratase de manera independiente.

En Internet hay herramientas gratuitas de fácil acceso, como las calculadoras de seguros, que pueden ayudar a comprobar la diferencia entre el seguro que nos está vendiendo el banco y el que se podría contratar de modo particular.

 

Consejos al contratar un Seguro de Vida

Contratar un seguro de vida es una decisión muy importante. La compañía con la que se contrate debe ser de total confianza, dejar completamente claras las condiciones y tener una atención al cliente impecable (deben estar disponibles para resolver cualquier duda cuando se necesite y ayudarte siempre con las gestiones).

Tanto si se contrata con el banco como si se hace de manera particular, es muy recomendable seguir los siguientes consejos para evitar problemas:

  • Comparar el precio que tendría contratar un seguro de vida de manera particular con el coste que tiene asumirlo con el banco.
  • Solicitar los préstamos e hipotecas sin ninguna prisa, leyendo y entendiendo todas las cláusulas del contrato y la letra pequeña. Esto es muy importante, ya que algunas entidades utilizan la prisa como herramienta de presión para que las ambigüedades en el contrato se pasen por alto.
  • Es altamente recomendable consultar con un abogado y clarificar sobre el contrato todo lo que resulte ambiguo.