Día Mundial de la Hepatitis. Descubre qué tipos existen y cuál es la más peligrosa

dia-mundial-hepatitis

“La salud es la mayor posesión. La alegría es el mayor tesoro. La confianza es el mayor amigo”. Lao Tse

El 19 de mayo es el día mundial de la lucha contra la hepatitis B y C. Esta celebración tiene como objetivo concienciar a toda la población sobre estas enfermedades cuyo virus está presente en una de cada doce personas.La hepatitis es una inflamación del hígado producida por diversos virus. En un porcentaje considerable de personas, al no tener síntomas apreciables, el hallazgo de esta enfermedad es fortuito. Por ello, creemos importante hablarte de ellas.

1. ¿Cuántos tipos de hepatitis hay y cuáles son?

Existen varios tipos de hepatitis que enumeramos a continuación:

  • La hepatitis A o hepatitis infecciosa: Está provocada por el virus de la hepatitis A (VHA), su transmisión en relativamente fácil y los síntomas suelen ser de carácter leve y no se cronifica (no daña al hígado de forma permanente), sobretodo en niños:
    • Cansancio.
    • Ictericia: piel de color amarillento.
    • Inapetencia.
    • Náuseas y vómitos.
    • Orina de color oscuro.
  • La hepatitis B o hepatitis sérica: Esta es producida por el virus de la hepatitis B (VHB) y tiende a cronificarse con facilidad (se considera crónica a partir de los 6 meses), aunque algunos pacientes se curan completamente y se vuelven inmunes al virus. La mayor parte de los infectados no experimentan síntomas en la fase aguda (o transcurre como si fuera una gripe), aunque algunos pacientes presentan durante algunas semanas síntomas similares a los de la hepatitis A.
  • La hepatitis C: Está causada por el virus de la hepatitis C, y suele cronificarse en un 85% de los casos. En la mayoría de los pacientes permanece asintomático, aunque la enfermedad puede progresar lentamente existiendo un riesgo de sufrir cirrosis o cáncer hepático. En la mayoría de los casos, se suele descubrir de forma casual en análisis o porque dan la cara síntomas por su cronicidad y complicaciones.
  • Hepatitis D o hepatitis delta: Esta es la hepatitis más grave y el virus que la provoca es el virus de la hepatitis D (VHD). Este virus necesita la infección por el virus de la hepatitis B para poder sobrevivir en el ser humano. Por ello, el paciente que esté infectado por él también tiene el VHB, y esto pasa en un 5% de los casos de VHB. Los síntomas agudos en una infección simultánea de ambos virus son parecidos a los de la hepatitis A, aunque pueden ser más graves.

En el caso de que la infección del VHD sea posterior a la del VHB, no suele existir un cuadro con síntomas agudos graves, pero la infección por VHD tiende a cronificarse con más facilidad y desembocar en una cirrosis en pocos años y presentar un alto riesgo de cáncer hepático.

  • La hepatitis autoinmune: Es un tipo de hepatitis crónica y progresiva de origen desconocido. Sobretodo ocurre en mujeres y se caracteriza principalmente por la presencia de anticuerpos en el hígado que no reconocen a las células hepáticas como propias, por lo que actúan destruyéndolas.
  • Hepatitis de origen tóxico: Se produce por la presencia en el hígado de sustancias como toxinas, medicamentos… El daño podría ser producido por la alteración de una de las enzimas hepáticas, la P-450 o citocromo. La consecuencia de ello es el aumento de productos tóxicos en el hígado e impedir la formación de elementos necesarios para degradarlos.

1.1. ¿Cuál es la hepatitis más leve?

La hepatitis A suele ser la menos grave de todas ya que no puede ser crónica y no causa daño permanente en el hígado. Una vez que la persona padece de ella, su sistema inmune produce anticuerpos contra el VHA y esto le protege de sufrir nuevas infecciones. En un pequeño porcentaje de los casos, el cuadro clínico se complica con fallo hepático o fallecimiento.

1.2. ¿Qué tipo de hepatitis es mortal?

  • La hepatitis B es potencialmente mortal ya que puede dar lugar a complicaciones que provoquen la muerte al paciente como son la cirrosis y el carcinoma hepatocelular. Afortunadamente, desde 1982 existe una vacuna contra esta enfermedad, cuya eficacia estimada es de un 95%.
  • La hepatitis C también conllevan un alto riesgo de muerte por cirrosis o cáncer hepático. La diferencia con la B es que no dispone de vacuna, aunque sí que tiene cura en la actualidad.

2.Tipos de hepatitis contagiosas y cómo se contagian:

Las hepatitis contagiosas son las siguientes:

  • Hepatitis A: Se contagia por los siguientes medios:
    • Consumiendo agua o alimentos contagiados por materiales fecales que contienen el virus.
    • Por el contagio de persona a persona.
  • Hepatitis B: El contagio se produce a través de fluidos corporales infectados (sangre, semen, secreciones vaginales, saliva, lágrimas y orina de individuos infectados). Existen portadores crónicos que no presentan síntomas pero sí que pueden transmitir el virus. La transmisión suele producirse:
    • Compartiendo jeringuillas contaminadas con sangre de otra persona contagiada por el virus durante el consumo de drogas.
    • Por contacto con material infectado como agujas de tatuajes, piercings o acupuntura.
    • Mantenido relaciones sexuales con una persona infectada por dicho virus sin protección.
    • Durante el parto o lactancia de una madre contagiada, esta puede trasmitírselo al bebé. Esto ocurre en el 90% de los casos si no son protegidos de forma adecuada.
    • Compartiendo material de higiene personal o sanitario como cepillos de dientes o maquinillas de afeitar.
    • Por una transfusión de sangre contaminada por el virus. Actualmente esta vía es poco usual dados los controles y medidas exhaustivas que se han desarrollado en los últimos años.
  • Hepatitis C: Sus principales vías de transmisión son las mismas que en el caso de la hepatitis B.
  • En la hepatitis D también se transmite por el contacto con la sangre u otros fluidos corporales de una persona infectada, aunque la transmisión durante el parto de la madre al hijo es rara (5% de los casos)

¿Hay tratamiento y curación para estas enfermedades? ¿Cómo podemos convivir con ella y mantener una buena calidad de vida?

En caso de padecer cualquiera de las formas de hepatitis, es importante consultar con un especialista y seguir sus consejos. En cada tipo de hepatitis existen unos tratamientos, aunque en algunos casos la hepatitis se cronifica y hay que convivir con ella manteniendo unos hábitos de vida saludables y con las correspondientes revisiones médicas. A continuación, comentamos algunos de los tratamientos que existen en la actualidad:

  • La hepatitis A se cura sin tratamiento en la mayoría de los casos.
  • En la hepatitis B existen diferentes tratamientos:
    • Medicamentos para la hepatitis B crónica: por via intravenosa (p.e. Interferon) o por vía oral (p.e. Adefovir)
    • Trasplante de hígado: Esto es posible si el virus provoca un daño hepático grave que produzca insuficiencia hepática cuyos síntomas son:
      • Picajón generalizada.
      • Más tiempo de lo habitual para que se interrumpa un sangrado.
      • Formación de moratones con facilidad.
      • Hinchazón de estómago o tobillos.
      • Vasos sanguíneos en forma de araña.
    • Detección temprana del cáncer y tratamiento de éste en caso de derivar en él.
  • Con respecto a la hepatitis C, en los últimos años ha habido un enorme avance. Los tratamientos actuales pueden curar esta afección:
    • Medicamentos antivirales: La elección del tratamiento depende del tipo de hepatitis C, la presencia de daño hepático y otras afecciones o tratamientos anteriores. Gracias a la investigación, actualmente estos medicamentos obtienen mejores resultados, en menor tiempo y con menos efectos secundarios.
    • Transplante de hígado: Este recurso se utiliza en caso de que las complicaciones que hayas sufrido sean graves. Pero, en la mayoría de los casos, la infección puede aparecer y entonces se requiera de un tratamiento con medicación antiviral para evitar daños en el hígado transplantado.
  • En el caso de la hepatitis D, se debe de tratar junto a la hepatitis B. Muchos de los medicamentos que sirven para el VHB no sirven para el VHD. El medicamento adecuado es el interferón alfa, y un transplante en caso de hepatitis B crónica terminal.

Por lo que pueda pasar en el futuro, vemos de suma importancia tener un seguro de vida para proteger a nuestra familia en casos de enfermedad o incapacitación. Por ello, te recomendamos calcular tu seguro de vida en unos sencillos pasos. Y así tener la seguridad de que todo saldrá bien en el futuro.