Cómo no malgastar el dinero: 7 formas de evitarlo

como no malgastar el dinero

Cuando hablamos de nuestra capacidad de ahorro, no solo se trata de controlar el gasto. También debemos ser conscientes de que muchas veces tiramos el dinero sin darnos cuenta. Entonces te preguntarás… ¿Cómo no malgastar el dinero? Os dejamos algunos tips que os serán de gran utilidad.

Cuando hacemos una previsión de gastos mensuales para gestionar mejor nuestra economía doméstica, estamos planteando un recuento de los gastos más comunes: el alquiler o la letra de la vivienda, los recibos de la luz, el agua, Internet, la alimentación, los seguros…

Entonces podemos tratar de dilucidar sobre qué es mejor gastar menos o ganar más, pero, incluso si tenemos respuesta a esa duda, no podemos olvidarnos de los gastos hormiga.

Los gastos hormiga son esos pequeños gastos cotidianos que terminan disparando el gasto final. Alrededor de estos gastos, y también del conjunto de nuestro gastos, hay formas de tirar el dinero, de malgastar, que no siempre tenemos en cuenta. Veamos siete manera de evitarlo:

Utiliza un presupuesto

Puedes permitirte algunos caprichos, pero es mejor asignar una cantidad al mes para tomar café, cenar fuera o ir al cine. El truco no está en dejar de disfrutar de tu vida, si no en planificar tus gastos extraordinarios. ¿Cuánto te puedes gastar diariamente en caprichos? Piénsalo bien. Acabas de comenzar tu camino en el ahorro hormiga.

Hacer un presupuesto que funcione es perfectamente posible y te ayudará a gestionar mucho mejor tu dinero.

No improvises con tus gastos

Ten claro cuánto quieres ahorrar al mes y cuánto puedes gastar. No te salgas de ese guión o tu presupuesto mensual volará por los aires. Es duro, pero al final de mes, lo agradecerás. Si tienes gastos no programados, intenta eliminar en lo posible los rutinarios.

Controla los ingresos

Si cada comienzo de mes te relajas y acabas el mes con la cuenta del banco bajo mínimos, no te agobies, es lo habitual en las economías domésticas ajustadas. Al cobrar la nómina a principio de mes se suele tener una falsa sensación de abundancia, que sin dudar nos lleva a realizar más gastos en caprichos. Antes de sacar la cartera, recuerda los agujeros que puedes llegar a hacer en la cuenta del banco. Empieza a controlar ese impulso ¡y no te dejes llevar al ver la cuenta llena!

Marca objetivos

En el ahorro, tener una gran meta también ayuda a ser constante en el esfuerzo. Por ejemplo, coge un bote de cristal y cada euro que ahorres en gastos hormiga destínalo para las vacaciones o a algún curso que te interese. Ver cómo crece el bote con cada ahorro mensual, te hará multiplicar tus esfuerzos para luchar contra los gastos hormiga.

Utiliza el metálico para pequeños pagos

El dinero de plástico es cómodo, rápido y traicionero. Un gasto hormiga pagado con tarjeta no duele de inmediato, pero si cuando mires los últimos movimientos de tu tarjeta. Los pagos pequeños hazlos siempre en metálico. Gasta lo que lleves en el bolsillo. Así te dará tiempo a pensar si es necesario o no gastar ese dinero o usar la tarjeta.

Controla el gasto en transporte

Haz un repaso a cada uno de tus desplazamientos. Calcula cuánto gastas en cada viaje y averigua si puedes ahorrar racionando tus viajes. Si usas transporte público, mira las ofertas de abonos mensuales y elige el tuyo. O si eres de los que tiene que usar vehículo propio para ir al trabajo, comparte coche o incluso maletero para transportar tus cosas. Y si viajas fuera de tu ciudad, comparte coche en cualquiera de las plataformas online que hay en el mercado.

Planifica la cesta de la compra

Hacer la lista de la compra no es un invento para los despistados, sino para los ahorradores. Antes de ir a comprar haz una lista de todo lo que necesitas y no te salgas de ella. Agrupa tus compras por comercio, ve al grano y, a poder ser, baja sin hambre. No te engañes. Cada vez que visitas un supermercado, hay gastos hormiga colándose en tu carro.

Estos siete gastos hacen que tu presupuesto se resienta. Una forma de combatirlos es ahorrar automáticamente todos los meses a principio de mes. Otra es contar con un presupuesto que se convierta en tu guía financiera.

Si te preocupa tu capacidad de ahorro de cara al futuro, no dudes en ponerte en contacto con nuestros profesionales. En Aegon somos expertos en planes de ahorro e inversión.