¿Cómo generar ingresos pasivos? Ideas y ejemplos

ingresos pasivos

Para la mayoría de nosotros la principal fuente de ingresos proviene de nuestro trabajo, ya sea como asalariados o por cuenta propia si somos autónomos. Es lo que denominamos ingresos activos. No son los únicos, junto a estos están los ingresos pasivos.

A pesar de que por definición son bastante distintos, no son antagonistas. Los ingresos pasivos conviven con los activos, y en la mayoría de los casos sirven como complemento.

Por todo ello conocer cómo generar ingresos pasivos y todas sus implicaciones es importante.

Te ofrecemos la solución que necesitas. Asegura tu ahorro

Qué son los ingresos pasivos

Es fundamental en primer lugar conocer que es un ingreso pasivo. Como su propio nombre indica son aquellos que de forma recurrente se reciben sin dedicarle trabajo o tiempo, o que este sea el mínimo posible.

En este sentido la inversión, ya sea económica, en trabajo o tiempo, se realiza al principio en la creación de la fuente de ingresos, para después de su puesta en marcha que su intervención sea mínima.

Esta definición determina que las fuentes de ingresos pasivos sean múltiples y muy variadas.

También lo son sus objetivos:

  • Tener una fuente más de ingresos para el día a día.
  • Conseguir cubrir imprevistos.
  • Fomentar el ahorro a largo plazo.

Sea cual sea el objetivo, contar con fuentes de ingresos pasivos repercute en la salud financiera del consumidor. Y lo que es cada vez más importante, gracias esencialmente a la digitalización se está produciendo una democratización en la generación de ingresos pasivos.

Ejemplos de ingresos pasivos

Los ingresos pasivos por tanto son una fuente adicional de dinero, que dependerá de muchos factores, tanto personales como profesionales.

Así, en los primeros, la tenencia de ciertos bienes posibilita conseguir estos ingresos, y en los profesionales, cada vez más en auge, lo es tener determinados conocimientos.

Por todo ello, es fundamental evaluar todos estos factores previamente para ver a que tipo de ingresos pasivos podemos optar.

Rentas inmobiliarias

Alquilar un inmueble es uno de los ingresos pasivos más tradicionales pero que también ha cambiado a lo largo del tiempo.

Así, aunque se mantienen los alquileres de pisos y casas a largo plazo, otras figuras están creciendo enormemente como es el caso de los alquileres vacacionales por periodos más cortos favorecidos por el auge de plataformas online que publicitan esta posibilidad.

Ahorro e inversión

Es otra de las formas más clásicas. Dejar un dinero en depósito o cobrar dividendos de acciones generan ingresos pasivos recurrentes.

Con todo ello hay que tener en cuenta que no toda inversión es ingreso pasivo, solo lo es la que genera beneficios periódicos, si se invierte exclusivamente pensando en conseguir una plusvalía, como ocurre con las criptomonedas, por ejemplo, habrá que realizar una inversión continua, compra y venta, para generar estos ingresos.

Venta de productos de segunda mano

Otra de las formas más usadas para conseguir ingresos pasivos es la venta de productos de segunda mano de todo tipo. Su crecimiento está siendo muy importante por diferentes motivos.

En primer lugar, porqué es más sencillo. Gracias al auge de distintas plataformas de Internet y aplicaciones móviles se puede conectar fácilmente millones de vendedores y con ello facilitar la venta de todo tipo de productos.

La segunda es el compromiso medioambiental. La reutilización de productos, darles una segunda vida, es una tendencia al alza que ha hecho que por ejemplo crezca la compra de ropa, calzado o mobiliario. A todo esto no hay que olvidar otras formas más tradicionales como las colecciones o los libros antiguos o descatalogados entre muchas otras.

Creación de contenidos

Crear cualquier tipo de contenido: escrito, oral o audiovisual genera trabajo, pero una vez hecho puede convertirse en una fuente continua de ingresos.

Igualmente la digitalización ha multiplicado las opciones. Si empezamos por las más clásicas, escribir un libro, las posibilidades de autoeditarlo son mayores, especialmente si se hace en formato electrónico o e-book. Otra forma de conseguir ingresos con contenido escrito está en los blogs, mucho de gran éxito y con miles de seguidores.

El contenido audiovisual es otro de los más exitosos, con podcasts o videos en canales como YouTube o Vimeo en los que poder monetizar los contenidos.

Incluso las obras de arte o cualquier objeto coleccionable se puede multiplicar los ingresos gracias a los NFT.

Intermediarios en compraventa

Aunque parezca una actividad activa, la verdad es que hay muchas formas de hacerlo y de generar ingresos pasivos. Una de estas es el dropshipping, webs que permiten vender productos de terceros actuando como intermediarios.

En este caso hay que adquirir el producto y venderlo, aunque no sea necesario tener almacenaje, pero hay otras formas online que son incluso más sencillas. El marketing de afiliados o crear páginas webs que describen y comparan productos de terceros para incentivar su venta a cambio de una comisión es también cada vez más frecuente.

Cómo gestionar los ingresos pasivos

Como se puede ver en todos estos ejemplos las posibilidades son muchas y también las diferencias.

En algunas puede ser necesario un importante esfuerzo inicial, acumular una importante riqueza, como cuando se compra un inmueble para alquilar, para conseguir estos ingresos.

Por el contrario, en otras ideas de ingresos pasivos no se necesita una “inversión” tan importante pero si una mayor constancia para conseguirlo. Si vas a hacer un canal YouTube, por ejemplo, lo más probable es que tardes un tiempo para lograr unas ganancias adecuadas.

En todo caso, como hemos visto, un ingreso pasivo no significa no hacer nada. Necesitan dedicación, tiempo y esfuerzo, pero una vez hecho, gestionado de forma adecuada, si pueden generar un beneficio periódico.

En definitiva se debe evitar confundir ingreso pasivo con dinero fácil, requiere de esfuerzo, previo o durante su gestión, y en muchos de conocimiento, pero gracias a esto la economía familiar puede conseguir ganancias relevantes.

La fiscalidad de los ingresos pasivos

Por último, un punto importante es que los ingresos pasivos deben tributarse, pagar impuestos.

El problema está en que con fuentes de ingresos pasivos tan variada también lo es su fiscalidad, así podemos distinguir:

  • Ingresos de capital mobiliario que tributan en la declaración de la renta, como son los intereses de cuentas y dividendos.
  • Rentas de alquiler de vivienda habitual como ingreso de capital inmobiliario también en el IRPF.
  • Como actividad económica, donde se incluyen un gran número de ingresos pasivos, desde el alquiler vacacional, comisiones por recomendaciones o publicidad de contenidos.

Como podéis comprobar existen muchas formas de conseguir ingresos pasivos, muchas al alcance de todos siempre con la dedicación necesaria.

Por todo ello, si quieres conseguir un dinero extra o que lo hagan tus allegados no dejes de compartir este post. Ya sea para imprevistos, o para conseguir ahorro, tener siempre mayores ingresos ayuda a tener unas finanzas personales más equilibradas.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn