¿La mili cuenta para la jubilación?

servicio militar jubilación

El acceso a la jubilación en España es cada vez más duro en dos aspectos: edad y años cotizados. Para poner un ejemplo, en el año 2022 la edad legal de jubilación ordinaria está establecida en 66 años y dos meses, siempre que el trabajador haya cotizado menos de 37 años y seis meses. Solo podrán jubilarse con 65 años si se ha cotizado 37 años y seis meses o más cotizados. Estos años suben cada ejercicio y hacen que sea más importante acumular cotizaciones. Por ello, la posibilidad de que el servicio militar cuente para la jubilación es cada vez más importante. Te lo explicamos.

El servicio militar y la jubilación: qué dice la Seguridad Social

El 31 de diciembre de 2001 finalizó el servicio militar obligatorio en España. Aunque hayan transcurrido más de veinte años fueron millones de jóvenes los que hicieron la famosa mili.

Aunque el tiempo fue reduciéndose, en 1940 su duración se estableció en dos años y acabó siendo de solo nueve meses. No deja de ser un tiempo en el que en lugar de trabajar, y cotizar, se estaba prestando un servicio que era obligatorio.

Por todo ello, es lógico que muchos se preocupen por si la mili cuenta para la jubilación. En este sentido la Seguridad Social señala que sí lo hace pero solo en determinadas circunstancias.

Según la normativa actual, “los períodos de servicio militar o prestación social sustitutoria sólo se computan para alcanzar el período de cotización específico en el caso de jubilación anticipada”.

Aunque acota este supuesto solo a este tipo de jubilación, sí señala que puede usarse tanto si la jubilación es voluntaria o involuntaria.

Como en la jubilación anticipada existe una penalización económica, que se calcula según el tiempo que se jubile antes y los años cotizados, añadir un tiempo cotizado supone una menor merma económica.

¿Cómo computa?

A la hora de entender cómo el servicio militar computa para la jubilación hay que tener en cuenta dos aspectos:

  • El tiempo máximo que computar siempre será de un año, con independencia si la mili fue más larga.
  • La prestación social sustitutoria y el servicio militar tienen el mismo valor. Por tanto ambas tendrán el mismo uso de cara a solicitar la jubilación anticipada en la Seguridad Social.

Por todo ello solo sí se solicita la jubilación anticipada será cuando el programa, si se presenta online, o el formulario, si se hace por escrito, habilitará la opción de añadir el tiempo en el que se estuvo en la “mili” como tiempo cotizado.

Es importante señalar que este tiempo se suma como si fuera trabajado. No son pocos casos que gracias a la cotización por el servicio militar alcanzan los años mínimos para poder jubilarse.

Trámites y certificado de la mili para la jubilación

Tramitar la solicitud de jubilación añadiendo el tiempo en el que se estuvo en el servicio militar no es complicado, si puede serlo acreditar que se hizo la mili y su duración.

En realidad la Seguridad Social no establece ningún tipo de documento obligatorio que haya que formalizar la petición de reconocimiento del servicio militar para la jubilación. Solo señala que se acredite este hecho. Ante esto, hay disparidad de formas.

La forma más directa para hacerlo es con la denominada cartilla militar. Este documento refleja no solo los destinos y puestos alcanzados, también el tiempo en el que se estuvo haciendo la mili.

El problema es que son pocos los que mantienen este documento por lo que es muy común que se solicite una certificación militar para la jubilación al Ministerio de Defensa, para que acreditar que el tiempo que se cumplió con este servicio, ya sea obligatorio o voluntario, se ha realizado.

Con esto, se conseguirá que se sume el tiempo dedicado a la mili, como hemos señalado con un máximo de un año, a la vida laboral.

Cómo solicitar el certificado de la mili

El proceso se inicia entregando una instancia en la Delegación del Ministerio de Defensa que existe en cada provincia española. En ella se debe llevar o trasladar toda información que ayude a localizar el expediente militar:

  • Arma en el que se hizo la mili: ejército de tierra, armada, ejército del aire.
  • Lugares donde se prestó el servicio: generalmente la instrucción se hizo en un lugar y el resto de la mili en otro.
  • Fechas, lo más aproximadas posibles en las que se hizo la mili.

Con todo ello se cumplimentará la instancia oficial aportando también una fotocopia del DNI.

Debes tener en cuenta que los archivos militares están muy descentralizados. Este hecho se produce no solo porqué hasta la llegada de la democracia existían tres ministerios (tierra, armada y aire) sino incluso lugares distintos en los que se centralizaba la información.

Por todo ello es un proceso a veces lento. La recomendación, si especialmente se piensa en la jubilación anticipada voluntaria, es solicitar este certificado de forma anticipada. Es un error no hacerlo por tanto con tiempo que puede generar un perjuicio económico si no se puede acreditar la cotización por el servicio militar.

Ya con el certificado, no hay que olvidar que este plus de cotización no se añade automáticamente, por lo que habrá que cumplimentar esta opción en la petición.

Todo esto deja al solicitante un papel proactivo: debe primero acreditar que ha hecho la mili y luego debe solicitar que se compute.

Con todo ello como hemos explicado es un proceso que, aunque solo puedan beneficiarse unos pocos casos, puede ser muy importante.

Conocer este proceso es importante, seguramente tendrás familiares y conocidos que hicieron la mili y pueden beneficiarse. Pero también se deben tener en cuenta las limitaciones y que el proceso no es ni rápido ni automático.

Lo importante es si con ello se consigue una jubilación con mejores condiciones económicas. Esperamos que este artículo te haya permitido aclarar y entender cómo el servicio militar computa para la jubilación. Si te ha resultado una información útil, te animamos a divulgarla en tus canales sociales. ¡Sigue leyendo nuestro Blog!

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn