Cómo curar un resfriado: principales remedios

consejos para saber como curar un resfriado
Tiempo de lectura: 3 minutos

Un resfriado común es algo prácticamente inevitable, tampoco existe una cura para esta dolencia leve, pero a veces molesta mucho. A lo largo del año, especialmente en los meses de otoño e invierno, serán muchos los que tengan este achaque. Por eso, a continuación repasamos los principales remedios para saber cómo curar un resfriado.

Un resfriado no es una gripe

Principales diferencias

Tener un resfriado es molesto, pero sus síntomas no tienen nada que ver con una gripe. Esta se contagia por un virus, especialmente por vía aérea, pero también con objetos contaminados. Este es el único punto común, el origen vírico, porque las diferencias entre la gripe y el resfriado son sustanciales. 

La gripe suele aparecer de forma repentina, el resfriado arranca con algunos de sus síntomas (como mayor mucosidad) de forma escalonada. La gripe también tiene una duración mayor que el resfriado y, lo más importante los síntomas son más graves en la gripe que en la mayoría de los resfriados donde mayoritariamente no llega ni a cursar fiebre.

Para la gripe si existe una vacuna, recomendada para personas mayores o pacientes con algún tipo de riesgo. Para el resfriado solo nos queda seguir algunos hábitos para intentar no enfermar.

Buenas costumbres para prevenir un resfriado

Entre estas costumbres indispensables están:

  1. Ventilar las estancias, especialmente las que alberguen mucha gente ya sea en casa como en el trabajo.
  2. Llevar una higiene impecable en manos, evitando tocarse mucosas como boca, nariz o manos.
  3. Y también tener limpios los dispositivos que utilizamos y tocamos, más si lo compartimos, como el teléfono.

Los mejores remedios para el resfriado

Si ya se ha cogido un resfriado, ahora toca intentar paliar sus síntomas. Hay muchos remedios, muchos son más mitos que realidades, como atiborrarse de vitamina C, que no debe faltar en una alimentación saludable pero que no es ningún remedio como tampoco lo es usar antibióticos. Repasamos los más importantes:

Estar bien hidratado

Combina beber abundante agua, combinándola con caldos y zumos. Ayudará a disminuir la congestión además de ser imprescindible si se tiene fiebre.

El descanso es fundamental

Es cierto que casi siempre que se está resfriado hay que compaginarlo con trabajo, estudios y obligaciones familiares, pero de todas formas hay que procurar que el cuerpo descanse lo más posible.

Importancia de la ventilación

Si ventilar las habitaciones es recomendable para evitar, también lo es para intentar pasar el resfriado más rápidamente. A esto hay que añadir usar un humidificador. Un ambiente húmedo ayuda a descongestionar y respirar mejor.

Cuidado especial con la garganta

Para los síntomas que más se repiten debemos aliviar la garganta y su dolor o picor, tanto con remedios que se pueden adquirir en farmacia como otros naturales, como la miel o hacer gárgaras diluyendo en un vaso de agua media cucharada de sal.

La nariz, otra zona clave

Los aerosoles y gotas nasales de solución salina ayudan a descongestionar y reducir el taponamiento. De forma indirecta alivia la congestión la ingestión de líquidos calientes (no demasiados, que irritarían la garganta) como caldos o infusiones.

Alivio del dolor

Por último, hay que aliviar el dolor, principalmente garganta, cabeza y en ocasiones muscular y de articulaciones, aunque este es más frecuente en la gripe. El paracetamol, en la dosis según tramo de edad, es lo más recomendado por los especialistas.

¿Es necesario medicarse?

Frente a estos efectivos remedios para el resfriado también existe la posibilidad de comprar algún tipo de tratamiento anticatarral en las farmacias. Muchos de estos productos contienen componentes destinados a diferentes síntomas: alivio del dolor de garganta, descongestionantes y analgésicos.

Su uso puede ser positivo, pero no es una panacea. Si no se descansa bien, se hidrata y se mantiene el ambiente que nos rodea en condiciones adecuadas no acortarán esos días de molestias que trae cualquier resfriado.