¿Por qué es importante la podología en un seguro de salud?

Salud Cobertura Podologia

No hay cobertura en un seguro de salud que pueda considerarse poco importante. Algunas, que aparentemente son accesorias, en realidad tienen una labor en tratamiento y prevención muy por encima de lo que se piensa. Este es el caso de la podología, cobertura dentro de los seguros de salud de Aegon y que es una prestación muy importante a lo largo de la vida del asegurado.

Nuestros pies soportan el peso del cuerpo, se les exige incluso más cuando practicamos deporte, andamos con ellos miles de kilómetros a lo largo de la vida, muchas veces les sometemos al uso de calzado poco adecuado o directamente vamos descalzos exponiéndoles a múltiples riesgos… por estas razones y muchas más, la podología es una prestación tan importante para todos, os lo explicamos.

Desde la infancia hasta la edad adulta

Desde que se empieza a andar, la podología ya es una prestación importante ya que en los primeros años se pueden desarrollar con mayor facilidad patologías que requieran de tratamiento podológico como la aparición de pies planos o cavos. Además, hay que tener en cuenta que los niños realizan prácticas tan habituales entre los más jóvenes como ir descalzo en piscinas o instalaciones deportivas que conlleva con frecuencia el contagio de papilomas. Cuando se es adolescente los riesgos continúan, especialmente por las infecciones por pie de atleta.

A medida que somos más mayores, el uso de calzado poco adecuado y la mayor actividad del día a día son desencadenantes de problemas como lumbalgias, o sobrecargas que pueden tener su origen en nuestros pies o que directamente los afectan como uñas encarnadas, hongos, sudoración excesiva, o lesiones deportivas como la fascitis plantar. Ya más mayor se hacen más frecuentes otras dolencias como los juanetes o los dedos en martillo.

La podología en el cuidado de los diabéticos

Un caso especial que pone en relevancia la importancia de la podología como cuidado y prevención está entre los enfermos diabéticos. La diabetes puede causar problemas serios en los pies, en los que una pequeña herida puede tener consecuencias muy importantes.  

En primer lugar, la diabetes produce daños en los nervios, que tiene como consecuencia la reducción de la sensibilidad en los pies y que no detectemos heridas, roces, ampollas y cualquier otro tipo de lesiones que ocurren con relativa frecuencia. Si a este unimos que se reduce el flujo de sangre en los pies, y por tanto los tiempos de cura son muchos más prolongados, se multiplica el riesgo de infecciones.

Para evitar problemas importantes, además de las curas, la labor de prevención del podólogo es fundamental. Además de revisar los pies todos los días y tener una higiene adecuada (lavarlos a diario, controlar su humedad y transpiración), la labor del podólogo es fundamental en el cuidado de uñas para evitar cortes o si tienes uñas encarnadas, cuidar durezas, callos y cualquier anomalía que se detecte.

Por prevención, por bienestar o por salud, la podología es otra de prestación fundamental que debe estar en nuestro seguro.