Primeros auxilios: qué debemos saber

Aegon - primeros auxilios

“Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad.” José Martí

Consejos Tu Salud

Una situación de emergencia en la que se produzcan una o más víctimas puede producirse en cualquier momento y poseer breves conocimientos de primeros auxilios puede salvar una vida. Toda persona debería tener al menos nociones básicas de cómo actuar en estas situaciones, para ayudar a responder correctamente mostraremos algunos consejos generales aplicables a todas las emergencias.

  1. Hay que velar por la seguridad propia, identificando el origen del daño del afectado y evitando que nos pueda ocurrir a nosotros. Hay que tener en cuenta que sin nuestra seguridad nunca podremos ayudar al prójimo.
  2. Es necesario asegurar la zona usando cualquier método de señalización que se encuentre a nuestro alcance (triángulos de emergencia, luces de emergencia, etc).
  3. Se debe realizar una evaluación general de la situación, identificando el número de afectados y los peligros potenciales de nuevos sucesos.

Inmediatamente después habrá que llamar a los servicios de emergencia. En caso de estar solos y no ser posible contactar con los servicios de emergencia hay que dejar una marca que identifique claramente el lugar donde se encuentra la víctima.

Posteriormente se han comprobar el pulso, la respiración, el grado de consciencia y la gravedad de los afectados. Los afectados se han de atender por grado de gravedad, destacando que no siempre el que más se queja es el que más lo necesita. En los casos en los que no se pueda acceder a la víctima se intentará la comunicación verbal para evaluar su estado.

Una vez establecido contacto con los servicios de emergencia lo más aconsejable es seguir al pie de la letra sus indicaciones.

Es importante tener en cuenta a la hora de actuar algunas de las variables más frecuentes que se pueden dar, como son el número de personas que pueden proporcionar auxilio, una o más de una, ya que varios de los puntos podrían realizarse de manera simultánea acortando los tiempos de respuesta. Es imprescindible saber que estos casos de emergencia cada segundo es importante y hay que tratar de realizar todas las acciones de la manera más rápida posible sin poner la calma y sin cometer errores.

Existen muchas situaciones cotidianas que deben resolverse de manera inmediata como pueden ser los casos de atragantamiento mediante la maniobra de Heimlich o compresión abdominal, o las reanimaciones cardiopulmonares. Para realizar estas operaciones de manera adecuada lo más aconsejable es asistir a pequeños cursos prácticos de primeros auxilios.