Vacaciones Low Cost: Cómo disfrutar de tus días de descanso cuando no puedes salir de tu ciudad

Aegon Vacaciones Low Cost

Las vacaciones son sinónimo de viajes y nuevas experiencias para algunos, para otros de desplazamientos a una segunda residencia en la costa o en el interior, pero también para muchos, no pueden salir de su ciudad por falta de recursos económicos. La última Encuesta de Condiciones de Vida del INE acaba de señalar que el 40% de los españoles no puede permitirse irse de vacaciones al menos una semana al año. Aunque el dato muestra una mejora importante frente a años anteriores –cuando se superó el 45%- muestra una realidad que se repite en muchas familias pero que no debe dejarnos sin disfrutar de un merecido descanso.

 

Aunque no cambiemos de ciudad, podemos organizar y disfrutar de las vacaciones y de una oferta cultural que se multiplica justamente en estos momentos estivales. También, las ciudades son más amigables, con menos tráfico y menos colas, lo que unido a nuestro tiempo libre le hace una combinación perfecta.

 

Consejos para disfrutar de las vacaciones en tu ciudad

 

Para conseguir nuestro propósito os dejamos una serie de consejos para conseguirlo, son todos sencillos y baratos pero

 

Siempre planifica, no dejes nada para la improvisación: Piensa la estancia en tu ciudad como si fuera una localidad desconocida que quisieras visitar, porque seguramente, en buena parte, así lo sea. Hay muchos sitios o que no has visto, o lo has hecho mal, o quieres repetir. Para ello, no dejes todo para la improvisación. Planifica que vas a ver adecuándolo a la oferta cultural del verano y aprovecha la ventaja que te confiere vivir en la ciudad: conoces transporte, lugares donde tomar un descanso, almorzar, etc…

 

Desconecta al máximo de tu vida corriente: Aunque estés en tu ciudad, estás de vacaciones. Coge los mismos hábitos que si estuvieras en un hotel en la playa o de tour en cualquier ciudad. Desconecta, usa el teléfono y redes sociales sólo para ocio y procura disfrutar de tus vacaciones sin estrés.

 

Pasea, usa transporte público… mira tu ciudad con otros ojos: Es barato y cómodo. El transporte público en verano está menos congestionado, algo que notamos especialmente en los autobuses. Con ello, podemos desplazarnos más rápido y barato, y también, poder disfrutar de los desplazamientos dentro de la ciudad.

 

Ocio al mejor precio: ¿Alguna película que no hayas visto? En verano son cada vez más cadenas de cine que ponen reposiciones al mejor precio y bien fresquitos. Los mismos precios especiales los encontramos en sesiones de entresemana en los Teatros. Sin trabajar al día siguiente, toda una oportunidad, por mucho menos dinero, que no puedes perder.

 

El placer de relax en parques y terrazas: Por último, casi todas las ciudades tienen grandes o pequeños rincones de naturaleza en su interior. Parques, muchos de ellos, espacios históricos en los que disfrutar, descansar y refrescarse. Al igual que ocurre con las terrazas, en muchas ocasiones, con menos gente y con todo el tiempo del mundo para pasar grandes veladas.