Voy a organizar una fiesta ¿Necesito un seguro?

1 nov seguros organizar fiesta

Seas un empresario, un profesional autónomo o incluso un particular, seguramente que en alguna ocasión has tenido que organizar un evento de todo tipo, desde una conmemoración especial en tu casa, la fiesta de una comunidad de vecinos o de tu barrio o una presentación de tu negocio.

En muchas ocasiones dejamos la organización a una empresa especializada en eventos. En este caso, no solo la empresa asume el rol de la preparación y éxito del evento, también de la responsabilidad que puede derivarse de este, que va desde daños que se pueden producir en asistentes, trabajadores o incluso terceros. Por ello es importante que revisemos la cobertura genérica (póliza) que siempre debe tener estas empresas, pero también si es necesaria que exista alguna protección adicional.

Cuando nosotros organizamos el evento

La responsabilidad cambia si somos nosotros quienes organizamos y gestionamos el evento, solo nos limitamos a comprar o contratar algunos servicios como el catering o la decoración. En este caso nosotros somos los responsables de lo que pueda ocurrir el evento y por tanto de tener las coberturas adecuadas ante cualquier percance.

En este punto es importante en primer lugar que analicemos los aspectos claves del evento para luego trasladarlo a sus coberturas: cuantas personas acudirán, dónde se realizará (interior, aire libre), si se contratará personal externo (catering, fotógrafos, azafatas…) y si tienen cobertura propia, etc.

Sobre esta necesidad pivotará nuestra cobertura. Existen seguros específicos para eventos, pero estos en realidad no dejan de ser seguros de responsabilidad civil adaptados con algunas coberturas adicionales. Por ello lo importante, para elegir el más adecuado es que analicemos no solo el qué necesitamos, también el qué tenemos.

Por ejemplo, si celebramos el evento en nuestra casa, saber que cobertura tiene el seguro del hogar nos permitirá ahorrar o si un local que alquilamos la tiene o incluso si es insuficiente tan solo habrá que complementarlo. También es importante saber si el personal contratado tiene una cobertura propia.

El organizador como responsable

A partir de ese punto, analicemos lo que necesitamos cubrir y no solo es el evento en si, también la preparación y desmontaje de este. Pensemos que como organizadores en todo caso seremos los últimos responsables de lo que suceda, desde una posible intoxicación alimentaria, a algún accidente de las personas que participan o incluso un robo que se produzca en un guardarropa.

La mejor prevención en todos estos casos es tener una cobertura completa para todas las posibles contingencias, incluso las más improbables. Una de las ventajas de contratar seguros para eventos es que al ser de escasa duración su precio, salvo que tengan algún riesgo extraordinario, no suele ser muy elevado.

Con todo ello conseguiremos no solo que el evento sea un éxito, sino que disfrutemos de la tranquilidad de tener todo controlado, incluso si se produce algún tipo de riesgo o percance.