¿Qué es el hormigueo en el cuerpo?

hormigueo en las manos

El hormigueo en las manos o en las piernas y el entumecimiento son sensaciones comunes, que todos hemos tenido en alguna ocasión. Es algo tan corriente que no le solemos dar importancia, especialmente porque lo relacionamos con una de sus causas más comunes, una mala postura.

Pero no es la única de las causas. Por lo que es tan importante conocer su porqué y cuando debemos consultar a un médico.

También lo son las distintas precauciones o remedios caseros para el hormigueo que podemos aplicar. Por todo ello, es importante conocer a fondo que hay detrás del hormigueo y qué podemos hacer.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

Sentir hormigueo en el cuerpo: Por qué

El hormigueo en el cuerpo tiene una razón, pero múltiples causas y están en la respuesta a esta pregunta ¿Por qué el hormigueo en las manos y el hormigueo en las piernas es el más común?

Lo es precisamente porqué es en las extremidades donde se encuentra el mayor número de terminaciones nerviosas y, por tanto, donde la sensación de hormigueo y de entumecimiento es mucho mayor.

De la médula espinal, parte del sistema nervioso central, parten diferentes fibras nerviosas, acabando muchas de ellas en las extremidades. Si se produce una alteración en estas terminaciones se produce el hormigueo, lo que técnicamente se conoce como parestesia.

El hormigueo puede estar muy localizado, solo en parte de las extremidades superiores o inferiores, pero también se puede generalizar a todas las manos o los pies. También, aunque es meno común, puede producirse hormigueo en la cabeza u hormigueo en la cara.

Su duración no suele ser muy prolongada, aunque esta, como la cantidad de episodios de hormigueo o entumecimiento, o si afectan solo a una de las extremidades o ambas, sí dan pistas de sus distintas causas.

Causas del hormigueo

Existen muchas causas del hormigueo. La más común es por comprensión o irritación de los nervios. Pero también enfermedades periféricas e incluso afectaciones medulares o cerebrales.

Estas son las causas más comunes:

  • Comprensión de los nervios: es una de las causas más comunes del hormigueo en el cuerpo. Si se comprimen los nervios en alguno de los puntos que van desde la médula espinal hasta las terminaciones se generan hormigueo. Causas comunes de la comprensión son las hernias discales, aplastamiento o el síndrome del túnel carpiano en el hormigueo en las manos.
  • Malas posiciones: una posición forzada en brazos o piernas pueden comprimir los nervios y dar la sensación de adormecimiento en las extremidades, falta de sensibilidad y hormigueo. Muchas veces la mala postura o la comprensión viene derivada de una inmovilización forzosa como ocurre con una fractura.
  • Problemas en riesgo sanguíneo: pueden producirse tanto por alteraciones externas, comprensión, como internas como varices o ateromas. En todo caso, la dificultad de circulación puede causar hormigueo e incluso dolor.
  • Quistes sinoviales: comunes en manos y pies pueden afectar a la circulación y con ello generar igualmente hormigueo.
  • Déficit de vitamina B y E: en concreto de las vitaminas B1, B6, B12 o E, que son imprescindibles para la formación de la mielina que recubre los nervios y que produce una mayor sensibilidad en las extremidades.
  • Migrañas: en este caso suelen ser síntomas previos a un episodio, como parte del aura, caracterizada por una mayor hipersensibilidad.
  • Accidente cerebrovacular: uno de sus múltiples síntomas es la pérdida o la alteración de la sensibilidad en algún brazo o una pierna.
  • Cardiopatía isquémica: uno de sus síntomas de un infarto o angina de pecho es que puedan provocar sensación de hormigueo en el brazo izquierdo.
  • Enfermedades sistémicas: la diabetes o el hipotiroidismo pueden afectar a los nervios periféricos y generar hormigueo en manos, pies o cabeza.
  • Polineuropatía periférica: esta alteración de los nervios causa falta de fuerza, de sensibilidad y hormigueo.
  • Esclerosis múltiple: esta enfermedad autoinmune provoca una pérdida de mielina afectando a varias partes del cuerpo.
  • Crisis de ansiedad: también es muy común el entumecimiento de piernas, manos y cara.

Hormigueo en las manos

Como hemos visto, el hormigueo en las manos y en los brazos es uno de los más comunes por la gran cantidad de terminaciones nerviosas que alberga y su sensibilidad.

Presión, cambio de temperatura o posiciones forzadas hace que se produzca hormigueo en manos y entumecimiento.

Generalmente el hormigueo en las manos suele ser corto y de fácil corrección. Tras eliminar esa presión o cambiar la postura suele desaparecer.

Es especialmente preocupante cuando se produce un infarto o cuando dura muchos días.

También lo es si lo acompañan otros síntomas como:

  • Presión en el pecho: ya que puede ser indicativo de un infarto.
  • Cansancio: también posibles síntomas de hipotiroidismo o diabetes.
  • Dificultad de hablar: asociado con ictus.

En todos estos casos debes acudir al médico para verificar que detrás del hormigueo no haya una enfermedad importante.

Hormigueo en las piernas

El hormigueo en las piernas y el hormigueo en los pies es común tras malas posiciones, especialmente cuando se está sentado, acostado o parado en la misma posición durante un tiempo prolongado.

Así, por ejemplo, es muy frecuente que se produzca al quedarse sentado sobre una pierna, lo que provoca tanto compresión del nervio como mala circulación.

Pero también, a diferencia del hormigueo en las manos, los problemas en la espalda como las hernias discales, son una causa común del hormigueo en las piernas.

Así, si la causa es una hernia discal si se suele administrar medicación tanto analgésica contra el dolor como antiinflamatoria que alivia también el hormigueo.

También puede ser motivado por otras causas como diabetes o esclerosis múltiple, entre otras, por lo que, de nuevo, si los síntomas son prolongados hay que consultar a un especialista.

Hormigueo en la cabeza y en la cara

El hormigueo en la cara es menos común y suele por ello causar mayor alarma. Aun así, las causas más comunes suelen ser poco preocupantes como es la migraña o en muchos casos tras la extracción de una pieza dental, entre otras.

💡 Te contamos qué son las migrañas, tipos, causas y tratamiento.

Otra de las causas del hormigueo en la cara son las derivadas de la inflamación de los nervios que proporcionan la sensibilidad en la cara o la cabeza, como el facial o el occipital, pueden causar hormigueos que son percibidos en la cara y en la cabeza.

También alteran los nervios faciales y provocan hormigueo en la cara los cuadros de ansiedad.

Remedios caseros para el hormigueo

Salvo cuando detrás de un hormigueo hay una enfermedad más importante, en el resto, que es la mayoría, hay una serie de remedios caseros para el hormigueo que son muy eficaces.

El primer grupo es el que busca aliviar o incluso hacer desaparecer la tensión de los nervios que provoca el hormigueo:

  • Mediante masajes, que acompañados de calor mejoren la circulación y con ello en muchos casos hagan desaparecer el entumecimiento.
  • Estiramientos, enfocados en piernas y brazos, que alivian igualmente la tensión de los nervios periféricos.

Más a largo plazo también tienen un efecto positivo una alimentación cuidada y el ejercicio ayudan a conseguir beneficios, pero en este caso más a largo plazo:

  • La actividad física mejora la circulación sanguínea y disminuye el estrés y la ansiedad.
  • La alimentación combate el déficit de muchas vitaminas, puede aportar antioxidantes y antiinflamatorios de forma natural y también mejora la circulación.

Como hemos mostrado algo tan común como el hormigueo puede tener múltiples causas.

Por esto, si te parece interesante este post no dudes en compartirlo. Ya que, aunque en la mayoría de los casos es una molestia sin importancia si puede ser un síntoma asociado a dolencias más relevantes.

Tener siempre a mano los mejores servicios médicos son siempre clave para tu tranquilidad.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Whatsapp
Whatsapp
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn